¿Deberíamos legalizar el cannabis? Devolvamos a Oriente lo que le pertenece – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

¿Deberíamos legalizar el cannabis? Devolvamos a Oriente lo que le pertenece


Frédéric Sahut | 18/10/2021

Demos gloria a nuestros antepasados ​​y su bacanal bajo las espalderas, los racimos y las vides. También rindamos homenaje a los banquetes galos, a los cuernos llenos de cerveza y pociones mágicas.

Los pueblos del mundo grecorromano son pueblos de vino. Los del mundo celta, alemán y nórdico son gente de cerveza. Mezclando estos dos líquidos en un antiguo cráter que ahora se llama «agitador», obtenemos un cóctel único: la civilización occidental. El alcohol es parte de nuestra cultura común. Este buen amigo y este mejor enemigo abre las puertas a la amistad, el contacto, el habla, la poesía, pero también los excesos y las riñas. Es algo emocionante que nos permite salir de nosotros mismos, para bien o para mal.

Los pueblos orientales son pueblos narcotraficantes. Amapolas del Triángulo de Oro y Afganistán, kif del Magreb, hachís de Arabia… Allí también a los hombres les gusta juntarse pero la fiesta tiene otro significado: contemplación y palabras raras, enigmáticas y austeras… Estas drogas son narcóticos que permítales meterse dentro de sí mismos sin empujarlos a la acción. Inch’Allah o la rueda del Samsara, la misma lucha.

La pasión orientalista del siglo XIX hizo el puente entre estos dos mundos. Los cruceros de hachís y opio siguieron las rutas de la seda y las corrientes del mar Rojo. Nuestras élites tenían apetitos en otros lugares. Ya no eran las especias que codiciaban, sino sustancias más activas, más trascendentes. Nuestros poetas rimbaldianos y nuestros aventureros Pierre Loti jugaron en ambas escenas, desde el vaso de absenta hasta los harenes, narguiles y pipas de porcelana en las posiciones del Loto Azul. «Todo el encanto de Oriente, mitad delicia turca, mitad cicuta, indolencia y crueldad… en fin, el Corán alternativo», como decía Michel Audiard.

Hoy, en la tierra de Francia, como un castaño con hojas exóticas, nos sirven el mismo plato recalentado. ¿Deberíamos legalizar el cannabis?

Dejando a un lado la trivialidad de los estrechos aspectos económicos y el peñón de Sísifo empujado por la policía en una lucha interminable, bajar la bandera equivaldría a sumisión, a aculturarse a costumbres y dependencias que no son nuestras. No se trata solo de toxicidad y salud pública sino sobre todo de una forma de estar en el mundo porque si el hombre occidental es más bien un hombre de acción, el hombre oriental es ante todo un hombre de contemplación. ¡Una verdadera elección social que tiene muchas implicaciones!

Sobre el tema del antagonismo entre estas dos actitudes, por supuesto, hay excepciones que no invalidan la regla: la Pythia respiraba aromas sospechosos, dormitando en su templo en Delfos mientras los hashishins del «Viejo de la montaña» se unían a comandos chiítas para asesinatos terroristas… hiperactivos.

Entonces, devolvamos a Oriente lo que le pertenece y contentémonos con nuestros dispositivos habituales y bien asimilados que usamos para conectarnos con algo más que nosotros mismos. Para los que creen en el Cielo, está el vino de la Misa y para los que no creen en él, proclamemos con moderación al escuchar a André Breton: «Prefiero el vino de aquí al de más allá».

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: MurrrPhoto: Drogadicto

 

Frédéric Sahut
Frédéric Sahut es cronista y colaborador de Boulevard Voltaire.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies