Deconstruyendo a Eric Zemmour: los contras – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Deconstruyendo a Eric Zemmour: los contras


Georges Feltin-Tracol | 19/01/2022

Hay que reírse del nombre grotesco que utilizan algunos partidos como La République en marche. El nombre del movimiento zemmourian, ¡Reconquista! no forma parte de este registro de tibieza semántica.

Es un buen título y un excelente eslogan que tiene sus precursores. El programa embrionario, en cambio, sigue siendo deficiente. El nuevo candidato no hace casi ninguna crítica al actual despotismo sanitario. Aparte de la inmigración y de una visión embellecida de las Trente Glorieuses, en particular de los años 50 y 60, sus escasas propuestas parecen satisfacer a los nostálgicos de Nicolas Sarkozy, a los parias de Marine Le Pen, a los huérfanos de Marion Maréchal, a los decepcionados del ex-candidato en 2017 François Fillon y a los lacayos de La Manif pour Tous. Eric Zemmour cree que es él quien va a provocar la famosa «unión de las derechas», esa fantasmagórica alianza entre la «derecha» versallesca y el «bloque popular» periurbano o la coagulación entre la pequeña burguesía conservadora y los Chalecos Amarillos. No es seguro que la amalgama tome…

Si realmente quiere lograr esta improbable síntesis, aunque las cuestiones sociales, identitarias y ecológicas estén entrelazadas, Eric Zemmour debería recurrir a Mon Programme, escrito en 2012 por Guillaume Faye. Los comentaristas no entienden que el autor de Premier sexe es proteccionista por fuera y liberal por dentro. Refiriéndose a liberales heterodoxos como el economista neomarginista franco-italiano Vilfredo Pareto, el economista ganador del Premio Nobel en 1988 Maurice Allais y el economista «comunitario» François Perroux, Guillaume Faye desarrolló «un programa revolucionario que no pretende cambiar las reglas del juego sino cambiar el juego». ¿Se siente Zemmour capaz de cambiar el juego? Durante su discurso en Villepinte, podría haber proclamado su voluntad de dar la vuelta a la tortilla. Se detuvo en medio del Rubicón.

Buen editorialista y ensayista de talento, Zemmour no deja de ser simpático. Sus dos condenas judiciales le convierten incluso en víctima de la corrección política. Es el único candidato presente en las encuestas que desea la saludable derogación de las leyes liberticidas y conmemorativas del hemiciclo. En 2013, firmó la petición de los «343 bastardos» contra la penalización de los clientes de prostitutas. Si aún no ha adoptado toda la etiqueta de los medios de comunicación, su discurso real contrasta con los tonos dulces de los otros candidatos.

Su entorno inmediato, formado por antiguos sarkozistas y ex-Macron start-ups, plantea preguntas legítimas. ¿No le impidió aceptar invitaciones para hablar en una emisora de radio nacionalista-revolucionaria en Internet? ¿No es bajo su presión que el nuevo candidato ha estimado en parte la inelegancia de su dedo medio a una marsellesa que en gran medida lo merecía? Este séquito corre el riesgo de llevarle a un callejón sin salida liberal-conservador difícilmente compatible con las aspiraciones de seguridad social de la Francia periférica. Se trata de una verdadera laguna estratégica, táctica y programática.

SUGERENCIA:   Europa: un campo de juego en tiempos de guerra para la estrategia estadounidense-otanista

Eric Zemmour no duda en repetir que quiere rehacer el RPR de los años 80 (¡y no, matizando, el Frente Nacional de los años 70 o de principios de los 90!) ¿Pero qué Asamblea para la República? ¿La del discurso de Égletons en Corrèze en 1976 a favor de un «laborismo a la francesa» (para entender una forma diluida de gaullismo de izquierdas en confrontación directa con el liberalismo avanzado giscardiano)? ¿La de 1977, que abrió sus listas municipales en París a los militantes del Partido de las Fuerzas Nuevas, una escisión activa del Frente Nacional? ¿El Appel de Cochin antieuropeo de 1979 redactado por los antiguos asesores soberanistas del presidente Georges Pompidou, Marie-France Garaud y Pierre Juillet? ¿La del periodo 1982-1986, que se benefició del trabajo del Club de l’Horloge, el laboratorio de ideas nacido de la Nueva Derecha y que se distinguió de ésta por su cristianismo, su liberalismo económico y su atlantismo? ¿La del fallido golpe interno del ex-ministro del Interior y líder de la derecha Charles Pasqua y del socialsoberanista gaullista Philippe Séguin en 1990 contra Alain Juppé? ¿La del no al referéndum sobre el Tratado de Maastricht en 1992? ¿O la de 1995 con Jacques Chirac haciendo campaña sobre la «brecha social»?

El nuevo candidato se autodenomina gaullista. ¿Por qué entonces hace declaraciones ultraliberales que harían palidecer a Thatcher y Reagan? Debería más bien suscribir medidas prácticas de desglobalización susceptibles de reconciliar a los artesanos y comerciantes sans-culottes, canuts propietarios de sus herramientas de trabajo y a los católicos sociales de Albert de Mun, Léon Harmel, René de La Tour du Pin, pensadores y practicantes del corporativismo y de la doctrina social de la Iglesia católica, y de G. K. Chesterton: el interés del Estado en la economía no es sólo por derecho propio, sino también por interés de sus ciudadanos. La participación de los trabajadores en los beneficios, la participación efectiva en la comunidad productiva de destino llamada «empresa», la asociación de capital y trabajo y la cogestión. Por otro lado, no reclama la salida de la civilización europea de la decadente camisa de fuerza de la unión falsamente europea y abiertamente cosmopolita.

SUGERENCIA:   La plaga del fideísmo: fideísmo y escepticismo

Los escritos políticos de Eric Zemmour se inclinan claramente por una recentralización político-administrativa en torno a París y su región. Esto es un grave error. Francia sufre una hipertrofia centralizadora parisina, así como una descentralización abortada y monopolizada por los partidos políticos. ¿Olvida que en 1969 Charles De Gaulle defendió una regionalización acompañada de una desconcentración administrativa mucho más pertinente que las leyes de Gaston Defferre de 1982, que establecían una descentralización inestable entre municipios, departamentos y regiones? ¿Ignora que, en 1947, el antiguo inconformista de los años 30, Jean-François Gravier, denunció los antiguos estragos del centralismo parisino en Paris et le désert français?

Su otro grave error se refiere a la asimilación. Nostálgico de la escuela de la Tercera República, el candidato prefiere no insistir en el desastroso historial de los Hussards noirs. Más allá de los gratos recuerdos del escritor y cineasta Marcel Pagnol en la clase de su padre en Marsella, las leyes escolares de Jules Ferry han alterado de forma duradera y profunda la identidad francesa arraigada y europea. Los maestros de la Belle Époque rompieron las identidades vernáculas y favorecieron así indirectamente el terrible etnocidio del campo francés entre 1914 y 1918.

Querer e incluso exigir en el siglo XXI la imposible asimilación de facto de millones de no europeos no sólo es un disparate, sino también un desprecio a todas las personalidades colectivas. ¡Atrevámonos a decirlo con firmeza! El desacuerdo sobre este tema entre Jean-Luc Mélenchon y Eric Zemmour es una cuestión de grado, no de naturaleza. La criollización soñada por los primeros no es más que el resultado final de la asimilación republicana de los segundos.

¿Realmente pretende Éric Zemmour adoptar una «síntesis nacional y popular» o sólo está tocando la campana civilizatoria? Las próximas semanas mostrarán si es capaz de alcanzar el umbral de la segunda vuelta o si será otro Louis Ducatel, el empresario que se presentó al Elíseo en 1969 con fines publicitarios.

Deconstruyendo a Zemmour

1. Los pros
2. Los contras

Georges Feltin-Tracol: Zemmour y la sombra romana de Francia. Letras Inquietas (Enero de 2022)

Imagen: Autor desconocido: Acto electoral de Eric Zemmour

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.

Ya a la venta el número 6 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 6 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies