El fraude de Amaiur: la "gesta épica" del asedio de Maya (II) – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

El fraude de Amaiur: la «gesta épica» del asedio de Maya (II)


Armando Besga Marroquín | 09/06/2022

Los demás aspectos contradicen el relato inventado por los publicistas nacionalistas. Toda la guarnición del castillo estaba al servicio del rey de Francia, quien era el que pagaba las soldadas. Es más: los navarros de la guarnición habían jurado fidelidad al monarca francés.

Probablemente, ello fue consecuencia del abandono en que les tenía el inepto Enrique de Albret, también vasallo del rey francés, que pretendía recuperar el trono que había perdido, en una huida vergonzosa, su padre; y que no hizo casi nada, pese a los grandes feudos que tenía en Francia, que cuadriplicaban, por lo menos, la extensión de Navarra. Inicialmente habían combatido por Enrique, pero nunca por patriotismo. Sucede que, una vez más, los nacionalistas, como los antiguos terratenientes y tantos otros, confunden «patria» con «patrimonio». Por lo que luchaban esos agramonteses era por el restablecimiento del régimen partidista que había establecido en su favor Juan III. Por eso, los banderizos nobles, poco después de su derrota, pasaron a servir a Carlos V, como ya habían hecho la mayoría, pues otra forma de medro no conocían.

Esos banderizos, además, se comportaron como malhechores feudales, pues se dedicaron a saquear la poblaciones vecinas y a sembrar el terror entre los beamonteses, algunos de los cuales fueron ejecutados en el castillo con total desprecio de la leyes y libertades del reino.

Contra ellos se movilizó finalmente el Virrey de Navarra, reuniendo un ejército en el que el contingente más numeroso era el que formaban unos dos mil quinientos navarros (una proporción de 50 a 1 con respecto a los navarros de la fortaleza). Además, ya no eran banderizos sino navarros que luchaban contra una invasión francesa (que acabó entonces en Navarra) y para liberar a una población oprimida, que había pedido socorro al Virrey: ni siquiera estamos ante una tergiversación como las de las guerras carlistas o la Guerra Civil, porque la contienda había dejado de ser una lucha de bandos y se había convertido en un enfrentamiento entre las monarquías española y francesa.

El asedio duró menos de una semana y los combates violentos no llegaron a las 48 horas. Derribado el torreón, lo que hacía imposible la defensa, y sin esperanzas de auxilio, los defensores capitularon ante la enorme superioridad del enemigo. Entre los pocos muertos que hubo, señal de que los combates no fueron tan encarnizados, no consta que ninguno fuera de los defensores, que únicamente tuvieron, como ha señalado Peio Monteano, «media docena de heridos, la mayoría con quemaduras por la explosión» de la torre, que decidió el combate. No cabe reprochar la rendición, pero la defensa del castillo no fue ninguna gesta; la resistencia de las tropas españolas, entre las que había también navarros, el año anterior en el mismo castillo ante un ejército francés fue mucho más heroica (un 70-75% de bajas), pero no suficiente para las autoridades españolas, pues procesaron al alguacil de la fortaleza por su rendición.

De hecho, el episodio de Maya es un episodio menor, al que no dieron importancia las crónicas de la época, ni figura en las historias de Europa que tratan de esa época. Y apenas se menciona en las obras españolas de mayor extensión. No se trata de una censura de una verdad incómoda, como han argüido algunos escritores nacionalistas. En la monumental historia de Prosper Boissonade, Histoire de la réunion de la Navarre a la Castille: Essai sur les relations des princes de Foix-Albret avec la France et l’Espagne (1479-1521), no hay ninguna mención. Por cierto, esta obra, que sigue siendo tan importante, ha sido objeto de dos traducciones fraudulentas, una falsificación para la que todavía no he encontrado parangón.

SUGERENCIA:   Soberanía o servidumbre: "Una España fuerte es peligrosa"

Dos consideraciones finales más:

1) Lo que los nacionalistas llaman «Guerra de Navarra» para alargar la resistencia a la conquista española de Navarra en una guerra relámpago, que fue paseo militar, no es más que una yuxtaposición de episodios de dos de las «Guerras de Italia», que enfrentaron principalmente a las monarquías francesa y española.

2) La única participación en el asedio de Maya de personas provenientes del territorio del parlamento vasco se produjo en el ejército español. Además de los vascongados que pudiera haber en el ejército profesional castellano, hubo un grupo de dinamiteros guipuzcoanos que fueron decisivos en la victoria, dada su participación en el derribo del torreón, que sentenció la contienda. Si no hubo más, fue porque en esos momentos los franceses ocupaban Fuenterrabía, donde había también agramonteses, y porque se proyectaba una campaña contra Bayona. Y es que hay que recordar que el contingente más numeroso del ejército que conquistó el reino de Navarra en el verano de 1512 procedía de Las Vascongadas, cuyos habitantes desde hacía siglos estaban acostumbrados a ganar unos ingresos extraordinarios participando en empresas militares. Luego destacaron también en la defensa del reino ante la invasión francesa del otoño de 1512, empresa en la que los guipuzcoanos ganaron los cañones que figuraban en el escudo de la provincia hasta que el PNV decidió desfigurarlo, suprimiendo también la figura del rey. Y en la defensa de Pamplona se hallaba San Ignacio de Loyola cuando, en 1521, se produjo una nueva invasión francesa, que significó la conquista del castillo de Maya, que se recuperó entre el 13 y 19 de julio del año siguiente.

SUGERENCIA:   10 artículos para contextualizar las elecciones presidenciales francesas

Si los nacionalistas han convertido el breve y poco sangriento asedio del castillo de Maya en una gesta épica es porque no han encontrado otra empresa mejor para sus propósitos. Y, desde luego, porque están acostumbrados desde la época de Sabino de Arana a sustituir los hechos que les faltan con textos producidos sin escrúpulos.

Armando Besga Marroquín: El fraude de Amaiur: Verdades y falsedades sobre la conquista española de Navarra. Letras Inquietas (Junio de 2022)

El fraude de Amaiur: la «gesta épica» del asedio de Maya

Capítulo 1
Capítulo 2

Imagen: Autor desconocido: Castillo de Maya

 

Armando Besga Marroquín
Armando Besga Marroquín nació en Bilbao en 1956. Se licenció en Geografía e Historia y se doctoró en la Universidad de Deusto. En 1983, obtuvo una cátedra de enseñanza media en las últimas oposiciones para cátedras y desde 1987 es profesor de historia medieval de la Universidad de Deusto. Su tesis de licenciatura («Consideraciones sobre la situación política de los pueblos del Norte de España durante la época visigoda del Reino de Toledo») supuso la primera refutación de la teoría indigenista sobre los pueblos del norte de España, que culminó con la tesis de doctorado («Orígenes hispanogodos del Reino de Asturias»), que demostraba que la monarquía asturiana era un reino neogodo, que aseguraba la continuación de la historia de España, iniciada con la conquista romana. Sus investigaciones, que abarcan medio centenar de monografías, se han centrado en la Alta Edad Media, particularmente en el reino visigodo, el reino de Asturias y los Países Vascos. También ha publicado más de treinta artículos de divulgación. En Letras Inquietas ha publicado los ensayos Hispania: La primera España y Spania: La España visigoda.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies