El marxismo renano y la Primavera de los Pueblos – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

El marxismo renano y la Primavera de los Pueblos


Joakim Andersen | 21/09/2021

En 1848, las revoluciones sacudieron varios países europeos, un período agitado que ha sido bautizado como la Primavera de los Pueblos. También fue una época intensa para dos futuros dioses lares del pensamiento marxista-leninista llamados Marx y Engels.

Ambos informaron, analizaron e intentaron influir en los acontecimientos en el Neue Rheinische Zeitung. Para los historiadores de las ideas, se trata de una lectura gratificante, entre otras cosas porque nos permite seguir los hilos de su análisis que luego son más difusos. No menos importante es la dialéctica entre pueblo y clase, aunque también encontramos elementos tempranos como la actitud pendenciera hacia Proudhon y el interés por la economía política.

En el primer número Engels se refiere directamente al pueblo, «el pueblo alemán ganó su condición de soberano luchando en las calles de casi todas las ciudades del país… La proclamación audaz y pública de la soberanía del pueblo alemán debería haber sido el primer acto de la Asamblea Nacional». En la última parte, el editorial advierte a los trabajadores que «la burguesía envía a los trabajadores al fuego y los traiciona después de la manera más infame». En general, el pueblo, das Volk, desempeña un papel central. Engels se muestra a menudo como un demócrata radical con tintes nacionalistas, por ejemplo cuando defiende que la soberanía del pueblo debe estar en el centro de la nueva constitución.

Pero Marx también menciona la necesidad de un pueblo armado, en términos que recuerdan al movimiento de la milicia estadounidense contemporánea. En un texto sobre los planes de los opositores, escribe que el «Berlín reaccionario se esfuerza por desarmar cuanto antes a todos los guardias civiles, especialmente en el Rin, para destruir poco a poco todo el armamento del pueblo que se está desarrollando, y entregarnos indefensos en manos de un ejército formado en su mayoría por elementos extranjeros fácilmente reunidos o ya preparados». También es interesante la idea de que una élite antipopular puede utilizar «elementos extraños» contra el pueblo (compárese con Weber). Tanto Marx como Engels, por cierto, sostenían que «la intimidación por parte del pueblo desarmado o la intimidación por parte de una soldadesca armada, esa es la elección que tiene la Asamblea». En resumen, la identidad entre el pueblo y los militares parece ser tan decisiva como el armamento del pueblo.

En varios textos, Engels desarrolla el argumento sobre las élites y los extraños. Esto se aplica también a la política de intercambio de personas en la Polonia controlada por los prusianos. Se pregunta en este contexto «¿cómo miraríamos a personas que compraron nuestras tierras por casi nada mientras la competencia estaba excluida, y que además lo hicieron con el apoyo del gobierno?» y señala que «en Poznan esos colonos fueron enviados metódicamente, con incesante persistencia, a los dominios, los bosques y las fincas divididas de la nobleza polaca para expulsar de su propio país a los polacos nativos y a su lengua y establecer una verdadera provincia prusiana». Obsérvese en este contexto el razonamiento no del todo correcto de Engels y sus ambigüedades sobre la relación entre los intereses prusianos y los judíos locales, utilizando palabras como «ávido de beneficios».

De interés general es la relación entre la minoría local y la autoridad extranjera, algo que podría denominarse minorías compradoras como una ligera referencia a la izquierda de los años 70. En cualquier caso, la perspectiva básica es que «todos los gobernantes existentes hasta ahora y sus diplomáticos han empleado su habilidad y sus esfuerzos para enfrentar a una nación con otra y utilizar a una nación para suprimir a otra, y de esta manera perpetuar el dominio absoluto». Un tema que se repite en los escritos posteriores de ambos, citando a un envejecido Engels, que «la verdadera cooperación internacional entre los pueblos de Europa sólo es posible cuando cada uno de estos pueblos es plena y firmemente dueño de su propia casa».

Vinculado a esto, de nuevo principalmente en Engels, está el interés por el conflicto entre un Occidente libre y sus clases y naciones asociadas, por un lado, y un Oriente despótico, por otro. Pero también en Marx encontramos este tema, entre otras cosas escribe que «la derrota de la clase obrera en Francia y la victoria de la burguesía francesa fue al mismo tiempo una victoria de Oriente sobre Occidente, la derrota de la civilización por la barbarie. La supresión de los rumanos por parte de los rusos y sus herramientas, los turcos, comenzó en Valaquia; los croatas, los pandores, los checos, los serezanos y gentuza similar estrangularon la libertad alemana en Viena, y el zar está ahora omnipresente en Europa. El derrocamiento de la burguesía en Francia, el triunfo de la clase obrera francesa y la liberación de la clase obrera en general es, por tanto, el grito de guerra de la liberación europea».

El eurocentrismo está más que implícito aquí. Lo mismo ocurre con el escepticismo sobre la «pérfida Albión», Marx pasa a atacar a «Inglaterra, el país que convierte a naciones enteras en sus proletarios, que abarca el mundo entero con sus enormes brazos, que ya ha sufragado una vez el coste de una Restauración europea, el país en el que las contradicciones de clase han alcanzado su forma más aguda y descarada»– Los valientes pueden actualizar el análisis hasta la década de 2020, momento en el que otro imperio puede haber ocupado el lugar de Inglaterra en Occidente.

La distinción entre Estado y sociedad es interesante en general, sobre todo en el caso de Prusia, cosa que no gusta a los autores. Entre otras cosas, Engels escribe que «no sólo los polacos, sino también los demás prusianos, y especialmente nosotros, los del Rin, podemos contar una historia sobre las medidas rígidamente reguladas y estrictamente aplicadas de la digna burocracia prusiana, medidas que perturbaron no sólo las viejas costumbres e instituciones tradicionales, sino también toda la vida social, la producción industrial y agrícola, el comercio, la minería, en fin, todas las relaciones sociales sin excepción».

La burocracia y el Estado aparecen aquí como actores relativamente autónomos, que no pocas veces dominan a la burguesía. La relación ambivalente de la burguesía con los trabajadores y la monarquía/burocracia/militar es, según ambos, especialmente fuerte en Alemania. Pero la actitud básica, Estado frente a sociedad, se expresa con agudeza en pasajes como «la evolución no esperará a que caduquen las letras de cambio giradas por los Estados europeos sobre la sociedad europea».

En este contexto, la insistencia de Engels en el valor de la centralización, la «estricta centralización revolucionaria», puede parecer algo contradictoria. Pero en última instancia se trata de geopolítica y supervivencia. Por lo demás, la redacción acerca de los impuestos y las huelgas fiscales es interesante. Entre otras cosas, Marx insta a los lectores a «¡matar de hambre al enemigo y negarse a pagar impuestos! Nada es más tonto que suministrar a un gobierno traidor los medios para combatir a la nación, y el medio de todos los medios es el dinero». Un amigo del orden objetará que «eso era entonces, eso era la antigua monarquía, el Estado de nuestro tiempo tiene una base de clase muy diferente». Pero la cuestión es entonces qué base de clase es la que hay realmente y si no es también el de hoy un «gobierno traidor».

En cualquier caso, lo más interesante es el análisis del juego. Se trata del juego entre el pueblo y los superiores, pero éste se desglosa en la «táctica del juicio» entre obreros, burgueses y superiores, donde una parte del pueblo se arriesga constantemente a utilizar a los obreros para obtener concesiones de los superiores, pero luego cambia de bando. Para complicar aún más las cosas, Marx y Engels también introducen el lumpemproletariado, a veces con matices étnicos, en pasajes como «la burguesía se alía con los lazzaroni contra la clase obrera». El proyecto de la burguesía de «transformar la monarquía feudal en monarquía burguesa por medios pacíficos» se ve simultáneamente saboteado por el hecho de que «la vieja burocracia no quiere verse reducida a la condición de sirviente de una burguesía para la que, hasta ahora, ha sido un tutor despótico». Esto se complica aún más por el factor étnico y el conflicto entre Occidente y Oriente. En definitiva, un panorama complejo, pero un modelo útil para entender también nuestra propia época. Aunque las clases y los estados concretos de hoy sean en parte diferentes a los de entonces.

Por último, observamos que Engels prefiguró la idea de Carl Schmitt de que un orden no puede basarse a largo plazo en dos principios opuestos, «los resultados de la revolución fueron, por un lado, el armamento del pueblo, el derecho de asociación y la soberanía del pueblo, conquistados de facto; por otro lado, el mantenimiento de la monarquía y el Ministerio Camphausen-Hansemann, es decir, un Gobierno que representa a la gran burguesía. Así, la revolución produjo dos conjuntos de resultados, que estaban destinados a divergir. El pueblo salió victorioso; conquistó libertades de marcado carácter democrático, pero el control directo pasó a manos de la gran burguesía y no a las del pueblo..

En general, pues, hay cierto valor en los artículos de los intensos años revolucionarios de 1848 y 1849, sobre todo para aquellos que quieran encontrar análisis y citas verdaderamente subversivos para desarrollarlos más o echar en cara a los marxistas del establishment.

Fuente: Motpol

Imagen: wal_172619: Karl Marx y Friedrich Engels

 

Joakim Andersen
Joakim Andersen dirige el blog Oskorei desde 2005. Tiene una formación académica en ciencias sociales y una formación ideológica como marxista. Estos antecedentes se expresan hoy en día en un interés por la historia de las ideas y en un enfoque en las estructuras más que en las personas y los grupos (el adversario es, en definitiva, el Nuevo Orden Mundial, no los musulmanes, los judíos u otros grupos). Con el paso de los años, la influencia de Marx ha sido complementada por, entre otros, Julius Evola, Alain de Benoist y Georges Dumezil, ya que el marxismo carece tanto de una teoría sostenible de lo político como de una antropología. Hoy en día, Joakim no se identifica del todo con ninguna etiqueta, pero considera que la fijación, entre otras cosas, del conflicto imaginario entre «derecha» e «izquierda» es algo que oscurece los verdaderos problemas de nuestro tiempo. Su blog también sigue centrándose en la historia de las ideas, y se complace en presentar las corrientes extranjeras al público sueco.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



 

 

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies