El significado de la historia – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

El significado de la historia


Denis Collin | 01/07/2022

Desde el comienzo de los tiempos modernos, la historia ha sido «secularizada». Donde esperábamos el fin de los tiempos y la salvación de la humanidad a través del reinado de Dios en la Tierra, donde esperábamos el apocalipsis, la revelación última, comenzamos a creer que los hombres, guiados por la razón, transformarían ellos mismos la Tierra en un paraíso.

El progresismo aparece como el cumplimiento de la soteriología cristiana. Kant no lo oculta: su «idea de una historia universal desde el punto de vista cosmopolita» no es más que la reanudación bajo una forma nueva, conforme al espíritu de la Ilustración, de la esperanza cristiana. Hegel lo prolonga y Marx completa el ciclo: el comunismo es una nueva comunidad de santos.

Es fácil ironizar sobre estas filosofías de la historia que no son más que teleologías, es decir, teologías de la historia. ¡Las mentes fuertes no se dejan atrapar por esta trampa de tontos! ¡Pero es un poco fácil! Sin esperanza de tiempos mejores, ¿qué motivo tenemos para actuar contra la injusticia de este mundo? Podemos decir: «siempre habrá malos, siempre habrá maldad en el mundo y no podemos hacer nada al respecto, siempre será así». Pero si no podemos hacer nada al respecto, ¿cuál es el punto? ¿Que los malvados sean malvados, porque hagamos lo que hagamos, nada cambiará?. Dar el consentimiento al mundo tal como es no es otra cosa que otorgar el consentimiento al mal. Y este consentimiento al mal es una renuncia a nuestra libertad como hombres, a nuestra responsabilidad por el mundo. Todavía se puede ser un poco sartreano.

Sin embargo, en nuestra negación del mal, podemos jugar fácilmente con el alma hermosa. Rechazamos absolutamente cualquier compromiso con el mal, protestamos y asaltamos y exigimos la pureza absoluta de nuestras acciones y las de los demás. Como el campo de las buenas causas es, por desgracia, muy amplio, elegimos una que empujará a todas las demás a las sombras, una causa que nos dará una imagen orgullosa de nosotros mismos. El narcisismo moral es una enfermedad muy extendida que afecta a muchos belicistas dispuestos a luchar «por sus valores» hasta la última gota de sangre ajena. Como dice Jankélévitch, el purista es intransigente, está a favor de la libertad hasta el final, ¡si la libertad muere! Y el narcisismo moral es una de las variedades del purismo. A la inversa, el cínico que cree que el poder es justo abre sus brazos al mal y nos invita a amar a los malvados. Que el poder hace el derecho es, como ha demostrado Jean-Jacques Rousseau, nada más que un galimatías.

SUGERENCIA:   Leamos a Carl Schmitt para afrontar el siglo XXI

Estas dos actitudes simétricas se refuerzan mutuamente y ambas eluden la profunda diversidad de la naturaleza humana. Los buenos nunca son del todo buenos y los malos suelen ser incapaces de ser malos en todo momento, como había señalado mi querido Maquiavelo. Para hacer el bien, siempre nos vemos más o menos llevados a aceptar el mal. Para hacer las paces, que es bueno, tienes que negociar con tus enemigos, ¡hacer las paces con tus amigos está al alcance de todos! Añadamos que, si en el plano individual subjetivo todos deben esforzarse por hacer el bien, en la historia, es decir en la arena política, se puede, la mayoría de las veces, buscar sólo un mal menor. Lo que complica aún más el juego.

Las filosofías de la historia que creen en una especie de dinámica histórica ineludible, estas filosofías que no son más que una versión más o menos reelaborada del optimismo leibniziano (todo es lo mejor en el mejor de los mundos posibles( nos eximen de tener que asumir nuestras responsabilidades, ya que del mal siempre sale el bien, siendo el mal en Leibniz (siempre) sólo un mal relativo. Excusas como «no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos», ¡han encubierto tantos delitos!

SUGERENCIA:   Deconstruyendo a Eric Zemmour: los contras

En verdad, la historia no hace nada y no va a ninguna parte. En cada etapa siempre podemos elegir entre lo mejor y lo peor y la mayoría de las veces tomamos algún camino zigzagueante entre obstáculos. Pero tendremos que afrontar las consecuencias de nuestros actos. Los hombres hacen su propia historia. Desafortunadamente, el verdadero significado de nuestras acciones a menudo se nos escapa. Creemos hacer lo mejor y resulta que producimos lo peor. Nuestras acciones, de hecho, se entrelazan con las acciones de millones y millones de sujetos que también actúan según lo que creen que es lo mejor (al menos lo mejor para ellos. Porque si los hombres hacen su propia historia, la mayoría de las veces no saben qué historia están haciendo. Contrariamente a lo que piensan los filósofos un tanto tontos del liberalismo, cuando todos actúan pensando sólo en sí mismos, generalmente surge el caos. Porque si los hombres hacen su propia historia, la mayoría de las veces no saben qué historia están haciendo.

En resumen, no podemos, o ya no podemos a estas alturas, creer en el significado de la historia. Ya no está disponible para servir como justificación. Pero no estamos exentos de comprometernos, ya que, en todo caso, estamos comprometidos, ya que la indiferencia sigue siendo una elección, la elección por el orden existente. La esperanza en un mundo mejor es una elección moral que se nos impone.

Denis Collin: Nación y soberanía (y otros ensayos). Letras Inquietas (Marzo de 2022)

Imagen: anncapictures: Reloj de bolsillo

 

Denis Collin
Denis Collin es profesor de filosofía y autor de numerosos ensayos políticos y filosóficos.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies