Elementos para un nuevo nacionalismo y La ilusión marxista: una traducción bienvenida – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Elementos para un nuevo nacionalismo y La ilusión marxista: una traducción bienvenida


Georges Feltin-Tracol | 22/10/2021

Activista activo a mediados de la década de 1970 en Suiza en nombre del Cercle Culture et Liberté, el belga Daniel Cologne escribió varios folletos muy conocidos. Además de Julius Evola, René Guénon y el cristianismo (reeditado en 2011 por ediciones Avatar), escribió en 1977 con Georges Gondinet un fascículo con el provocativo título: Para acabar con el fascismo. Ensayo de crítica tradicionalista-revolucionaria. Contribuyó a la revista Defensa de Occidente de Maurice Bardèche y en el mismo año publicó Elementos para un nuevo nacionalismo, un llamamiento conciso y vibrante por una derecha europea integral.

Descatalogado hasta hoy, este breve ensayo metapolítico acaba de ser traducido al español con el acuerdo del autor que se había enterado unos meses antes de la existencia de una edición publicada en la lengua de Cervantes por Julius Evola, René Guénon y el Cristianismo y Para acabar con el fascismo.

Para la ocasión, el ensayo, titulado Elementos para un nuevo nacionalismo y La ilusión marxista, va acompañado de un prefacio inédito del autor que sitúa su punto de vista en el contexto de la Guerra Fría. Añadió textualmente una conferencia impartida, también en 1977, en Lausana, luego publicada en marzo de 1978 en el número 156 de Defensa de Occidente y que trata de La ilusión marxista.

Cuando Daniel Cologne escribe su ensayo sobre un nuevo nacionalismo que sólo puede concebir como europeo, ya se inscribe en las afueras de la Nueva Derecha del GRECE, cuya orientación biohumanista, nominalista y científica empírica desaprueba. Los diversos cambios posteriores de la Nueva Derecha en París han dejado obsoletas sus críticas, a menudo premonitorias. Con una hermosa pluma didáctica, el autor vuelve al «mito de la tercera vía», intenta definir una auténtica derecha orgánica radical y traza perspectivas de futuro sobre la nueva idea nacionalista. Así sostiene que «si, en el plano económico, el nacionalismo revolucionario puede situarse en la izquierda, en términos de valores esenciales, políticos, éticos y culturales, debe ser una ideología de derecha y no tener miedo. Reclamar esta etiqueta después de haberlo redefinido adecuadamente. Al contrario de lo que creen la mayoría de los nacionalistas revolucionarios, es al rechazar la etiqueta que juegan el juego del terrorismo intelectual, se les acusa de ahogar a los peces y se les considera cómplices del establishment burgués. La mejor forma de evitar este malentendido es no tomar estúpidamente la etiqueta por sí misma, ni querer huir de ella a toda costa, sino redefinirla en la perspectiva tradicionalista antes mencionada, que autoriza su reivindicación de los componentes. ideología nacionalista revolucionaria».

Concibe este ideal nacionalista europeo siguiendo los pasos de Max Scheler, el fundador de la antropología filosófica y autor intelectual de Arnold Gehlen, y su amigo Georges Gondinet. Este último había teorizado poco antes un nacionalismo ternario basado en la complementariedad de la patria carnal (regiones y/o etnias), la patria histórica (la nación política) y la patria ideal (Europa). Daniel Cologne cree que «la única forma de resolver el espinoso tema de las etnias, cuyo despertar amenaza a las naciones en colapso, es abrir los nacionalismos a Europa. Por un lado, el nacionalismo debe tomar prestada de la gran tradición política de nuestro continente la noción de un estado orgánico que concilie la unidad necesaria para cualquier sociedad desarrollada con el respeto e incluso el fomento de su diversidad natural. Concebido orgánicamente, el nacionalismo acomoda una cierta autonomía de las regiones. Por otra parte, si la nación, lejos de constituirse como un absoluto, se considera sólo como un componente autónomo del gran conjunto orgánico europeo, las regiones y etnias no tendrán dificultad en considerarse como las encarnaciones necesarias del mundo. principio de diversidad dentro de la gran unidad nacional. En una Europa orgánica de naciones orgánicas, ser bretón o francés, vasco o español, flamenco o belga, Jura o suizo son solo una de las muchas formas de ser europeo».

 

 

Si se cuestiona con preocupación la «catamorfosis del espíritu heroico», el autor también se esfuerza por resaltar el «etimón espiritual europeo» para permitir a los pueblos originarios del Viejo Continente dar el gran salto saludable hacia la completa Gran Europa. afirmación. Por lo tanto, no duda en insistir en que «el antimaterialismo y el elitismo no son los elementos constitutivos de una tercera vía ideológica entre otros, sino los componentes de una corriente genuinamente revolucionaria opuesta a la colusión. de la democracia». Advierte además que «la realización política del heroico etimón espiritual de Europe es la concepción orgánica y aristocrática del Estado querido por nuestro continente».

Embellecida con notas que explican los guiños a la actualidad de esa época, la conferencia sobre el pensamiento marxista conserva una actualidad singular cuatro décadas después. De hecho, en esta meticulosa disección del marxismo entonces dominante en el campo cultural occidental, Daniel Cologne, sin saberlo, se anuncia como la infernal máquina intelectual wokista-feminista-LGBTista que ahora está corrompiendo universidades plagadas por el flagelo liberal. «La acción de disolución del marxismo ideológico sobre la mentalidad occidental», señala mucho antes del surgimiento del comunismo de mercado, «fue facilitada en gran medida por el trabajo anterior de socavar el liberalismo burgués».

Finalmente advierte a la audiencia que el corazón nuclear de la teoría marxista, la lucha de clases, tarde o temprano será reemplazado por otros enfrentamientos igual de segmentados, parciales y fragmentados: mujeres contra hombres, jóvenes contra adultos, veganos contra carnívoros, inmigrantes contra nativos. Incluso si ignora el vocabulario victimario, inclusivo, descolonial, no racializado y quizás post-género ahora en boga, el autor señala el comienzo de una futura «interseccionalidad» que debe derribar todas las estructuras patriarcales heterosexuales no blancas.

Primer autor de numerosas monografías sobre escritores extranjeros de habla francesa, entre ellos muchos belgas, este gran conocedor de las letras francesas acusa a la Nueva Novela de «deconstruir» la obra literaria en sí misma. No sospechaba que, en ese momento, los dirigentes pensantes de la Escuela de Frankfurt exiliados a los Estados Unidos desde finales de la década de 1930 estaban desarrollando la «psicologización» del marxismo y la «psiquiatrización» del fascismo…

Gracias a las ediciones de Letras Inquietas, el público hispanohablante puede a partir de ahora apropiarse de dos textos de alto nivel, auténtica munición intelectual en la actual guerra cultural, sobre todo porque «frente al pensamiento marxista totalitario, debe surgir un pensamiento total, o, si prefieres, orgánico». ¿Y Francia? Es deseable que este ensayo vuelva a aparecer gracias a la buena voluntad de un valiente editor francés. Ya es hora, porque entre los alocados fanáticos del Frexit y los insoportables partidarios del euro-globalismo cosmopolita, la visión europea, arraigada y exigente de Daniel Cologne es más evidente que nunca.

Fuente: Vox NR

Daniel Cologne: Elementos para un nuevo nacionalismo y La ilusión marxista. Letras Inquietas (Septiembre de 2021)

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies