Europe-Action: nuestro gran antepasado – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Europe-Action: nuestro gran antepasado


Edouard Rix | 03/08/2022

Si hemos de creer a los Dupont y Dupond del antifascismo, Camus y Monzat, «la importancia teórica» de Europe-Action «es fundamental para establecer la genealogía de la extrema derecha nacional-europea, neopaganizante y racista».

Su fundador, Dominique Venner, nacido en 1935, es hijo de un activista del Partido Popular Francés de Doriot. Comprometido como voluntario a los dieciocho años, luchó en Argelia entre 1954 y 1956. Ese mismo año se incorporó a Jeune Nation, imprimiendo a este pequeño grupo neopetainista fundado por los hermanos Sidos una clara inflexión activista.

Para una revisión positiva

Encarcelado en la prisión de La Santé por su pertenencia a la OAS, Venner aprovechó las vacaciones obligadas que le ofrecía el Estado gaullista para profundizar en la reflexión doctrinal y estratégica. Para él, después del «1905» que acababan de sufrir los nacionalistas con la disolución de Jeune Nation, entonces del Partido Nacionalista, y el fracaso de una OAS desprovista de todo contenido ideológico, era necesario hacer revertir el leninismo.

Así escribió y publicó en 1962 un texto sintético titulado Por una crítica positiva, que quiere ser el ¿Qué hacer? para un nuevo nacionalismo: «El trabajo revolucionario es un asunto a largo plazo que exige orden en las mentes y en las acciones. De ahí la necesidad de una teoría positiva del combate ideológico. Una revolución espontánea no existe». En concreto, recomienda acabar con el activismo, eliminando «las últimas secuelas de la OAS», creando «las condiciones para una acción nueva, popular y resueltamente legal» basada en una doctrina coherente.

Tan pronto como salió de prisión, lanzó un movimiento y un órgano de prensa, ya que ahora se trataba de liderar una batalla de ideas. En el plano militante, se apoyó en los elementos menos petainistas del aparato clandestino de la antigua Jeune Nation, así como en la Federación de Estudiantes Nacionalistas (FEN), creada en mayo de 1960 para servir como «periscopio de la legalidad» al movimiento prohibido, y liderado por François d’Orcival. Los estudiantes nacionalistas comparten con Venner el deseo de rehabilitar la reflexión teórica en un movimiento dominado por un profundo antiintelectualismo.

La revista, que inicialmente se llamaría Rossel, en referencia al oficial comunero que encarnaba una «izquierda patriótica», tomó finalmente el título de Europe-Action. El primer número, con una tirada de 10.000 ejemplares, apareció en enero de 1963. Una nueva fórmula, en el formato de 21×27 centímetros, al estilo de las revistas, salió a la luz en 1964 con una tirada que alcanzó los 15.000 a 20.000 ejemplares.

Bajo la dirección de Dominique Venner, la redacción incluye a Jean Mabire, redactor jefe desde junio de 1965, Alain de Benoist, secretario de redacción y redactor jefe del suplemento semanal bajo el nombre de Fabrice Laroche, Alain Lefebvre, François d’Orcival, Jean-Claude Rivière o, incluso, Jean-Claude Valla que fichó a Jacques Devidal. Los «ancianos» como Saint-Loup o Saint-Paulien también colaboran allí regularmente. Los libros recomendados para los activistas de FEN y Europe-Action son publicados por Editions Saint-Just y vendidos por la Librairie de l’Amitié en París.

SUGERENCIA:   Heidegger: tradición, revolución, resistencia y anarquismo (II)

Realismo biológico y defensa de Occidente

El racismo europeo, el realismo biológico, la defensa de los pueblos blancos frente a la galopante demografía de las masas del Tercer Mundo, son los principales temas desarrollados en las columnas del mensual dedicado, bajo el título «Subdesarrollados, subcapaces», al lastre que representan los pueblos de color y su incapacidad crónica para dominar la tecnología.

Europe-Action es, sin duda, el primer movimiento que denuncia la inmigración extraeuropea descontrolada y los riesgos de mestizaje que de ella se derivan. Porque «el mestizaje sistemático no es más que un genocidio lento». Incansablemente, a lo largo de su existencia, liderará una campaña «Alto a la invasión argelina en Francia», exigiendo la repatriación masiva de extranjeros, lo que le acercará a François Brigneau, cuyos editoriales en Minute a menudo mencionan este problema. «Pronto habrá un millón», proclamaba la portada del número 22 de octubre de 1964. Esto escribió Dominique Venner en 1966: «En Francia la importante inmigración de elementos de color plantea un grave problema (…) También sabemos el tamaño de la población norteafricana (…) Lo que es grave para el futuro: sabemos que la base del poblamiento de Europa, que permitió una expansión civilizatoria, fue la de una etnia blanca. La destrucción de este equilibrio, que puede ser rápida, conducirá a nuestra desaparición y la de nuestra civilización». ¡Visionario!

Más en general, en el número especial «¿Qué es el nacionalismo?», los editores alaban a Occidente «devorado por la necesidad de actuar, de lograr, de vencer», citando como ejemplo Beethoven que, «sordo a los treinta años, agarra su destino por el cuello y sigue componiendo» o «los equipos de investigadores y hombres de acción que se propusieron conquistar el espacio, los vikingos cruzando en el siglo X el Atlántico Norte en cáscaras de nuez». Unas páginas más adelante, el «Dictionnaire du militante» define Occidente como una «comunidad de pueblos blancos», mientras que el pueblo es presentado como «una unidad biológica confirmada por la historia». Desde este punto de vista organicista y völkisch, el nacionalismo es visto como una «doctrina que expresa en términos políticos la filosofía y las necesidades vitales de los pueblos blancos (…), doctrina de Europa», entendida ésta como la «casa de una cultura en todos los sentidos superior durante tres milenios».

Partidario de una Europa de etnias, Europe-Action está a favor de la unidad continental: «El destino de los pueblos europeos es ahora único, impone su unidad política, basada en la originalidad de cada nación y cada provincia». La revista quiere completarlo con una alianza con los bastiones blancos del sur de África como Sudáfrica y Rhodesia, e incluso Norteamérica. De ahí la provocativa fórmula del redactor jefe Jean Mabire: «Para nosotros, Europa es un corazón cuya sangre late en Johannesburgo y Quebec, en Sidney y Budapest».

Su nacionalismo europeo quiere ser moderno, progresista, rompiendo con el viejo nacionalismo chovinista y reaccionario. Se basa en las «leyes de la vida», la realidad, el «realismo biológico» que exalta una visión social-darwinista de la lucha por la vida, en oposición al universalismo, la filosofía de la «indiferenciación». Escribe Jean Mabire: «El nacionalismo si no quiere ser una curiosidad histórica o una nostalgia retrógrada, sólo puede ser ante todo realista y empírico. Debe basarse no en dogmas abstractos sino en los hechos mismos de la vida. Los nacionalistas primero reconocen que son parte de un mundo donde todo es lucha. La naturaleza siempre cambiante ignora la uniformidad y la falta de diferenciación. El hombre, sujeto a las leyes de la vida, determinado por su herencia, encuentra su realización en el dominio de la naturaleza. Agrega: “Este realismo biológico está tan alejado del materialismo como del irrealismo. Reconoce un cierto número de valores, propios de nuestra comunidad: el sentido de la tragedia, la noción de la realidad, el gusto por el esfuerzo, la pasión por la libertad y el respeto por la persona». El joven Alain de Benoist añadía con entusiasmo: «El realismo biológico es la mejor herramienta contra las quimeras idealistas».

Socialismo arraigado versus socialismo universalista

SUGERENCIA:   Guillaume Faye y la visión arqueofuturista (I)

El nuevo nacionalismo de Europe-Action también quiere ser «socialista». Este socialismo no tiene nada que ver con el de los marxistas o los socialdemócratas, la revista pretende ser el «socialismo francés», el de Proudhon y Sorel. Jean Mabire aboga por un «socialismo arraigado», opuesto al «socialismo universalista»: «El nacionalismo es ante todo reconocer este carácter sagrado que posee cada hombre y mujer de nuestro país y de nuestra sangre. Nuestra amistad debe prefigurar esta unanimidad popular que sigue siendo el fin último de nuestra acción, la conciencia de nuestra solidaridad hereditaria e inalienable. Este es nuestro socialismo».

Este socialismo no debe ser ni igualitario ni internacionalista, como nos recuerda Dominique Venner: «Así se repiten constantemente las ideas de selección, competencia, individualidad que, ligadas a la preservación del capital genético, parecen ser los valores propios de Europa y necesarios para su construcción política (…) Se oponen, punto por punto, a los valores de muerte de la sociedad actual. En esto, son revolucionarios. Se oponen al caos universalista, en eso son nacionalistas. Construirán un mundo donde la calidad sea el precio de la existencia: en esto fundaron nuestro socialismo».

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Portada de la revista Europe-Action.

 

Edouard Rix
Edouard Rix es articulista y ensayista.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies