Independencia de Argelia: 60 años de sumisión, arrepentimiento y culpa – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Independencia de Argelia: 60 años de sumisión, arrepentimiento y culpa


Marie d’Armagnac | 07/07/2022

El 5 de julio de 1962, tres meses y medio después de los Acuerdos de Évian, Argelia se independizó oficialmente. Entonces se abrió, no un período de paz y prosperidad, sino una guerra argelino-argelina y una dictadura socialista revolucionaria que conducirá a la ruina del país. Simbolizando esta violencia y esta terrible decadencia la masacre de Orán el mismo día y las monstruosas ejecuciones de los harkis que quedaron en el lugar, traicionados y abandonados por el poder gaullista.

Hace 60 años que Argelia se independizó de Francia, antigua potencia colonizadora, pero hace 60 años que Francia adopta una actitud de sumisión, arrepentimiento y memorial de culpa hacia su antigua colonia.

Contrariamente a esta marca de infamia que la izquierda intelectual pretende imponer al pasado colonial de Francia, los resultados de estos 132 años de colonización de Francia en Argelia están lejos de ser despreciables. Como explica Jean Sévillia en Le Figaro (06/11/2018), «Francia ha equipado este país, ha construido carreteras, puentes, presas. La labor médica es extraordinaria, en un territorio hasta ahora invadido por las fiebres. (…) La obra escolar no tenía nada de despreciable: sólo chocaba con las reticencias de la gran mayoría de la población musulmana ante la idea de encomendar a sus hijos a una escuela sin Dios. La metrópolis importó a Argelia modernas técnicas agrícolas, hasta entonces desconocidas».

No repetiremos aquí la historia de la guerra de Argelia, pero podemos preguntarnos legítimamente por qué, durante 60 años, Francia, con un afán vergonzoso, se ha sometido a los dictados de los distintos líderes que han llegado al poder en Argelia. ¿Por qué Francia accede a las solicitudes de Argelia y abre gradualmente los archivos de este período cuando Argelia mantiene los suyos firmemente cerrados con candado?

SUGERENCIA:   Canet de Mar o el símbolo del totalitarismo lingüístico

¿Por qué, si Francia era tan odiada al otro lado del Mediterráneo, se ha fomentado legalmente la inmigración argelina a Francia desde la independencia, acelerando «el fenómeno que habíamos pretendido evitar con la secesión: hay más poseedores de la nacionalidad argelina en Francia hoy que había musulmanes argelinos en 1830?» (Michel De Jaeghere en Le Figaro Histoire). Como dice Jean Sévillia, ¡es «un raro ejemplo de un pueblo que elige vivir con sus presuntos torturadores»!

Cabe recordar que entre 1962 y 1972 la inmigración argelina aumentó un 65% en Francia. ¿Sabemos que, según el Observatorio de la Inmigración y la Demografía, la diáspora argelina en Francia tiene al menos 2,6 millones de personas, incluidos 846.000 inmigrantes en sentido estricto? ¿Sabemos también que los argelinos se han beneficiado, desde el acuerdo franco-argelino del 27 de diciembre de 1968 (modificado en 1985, 1994 y 2001), de facilidades sin precedentes para instalarse en Francia, hacer negocios allí, obtener un permiso de residencia, jugar a la reagrupación familiar?

SUGERENCIA:   La tradición nativa de los europeos no está muerta

Y, sin embargo, la generosidad de una Francia que siempre ha mantenido los brazos abiertos a su antigua colonia (desvirtuando así la intuición gaullista de que aquí no podríamos soportar el peso de una población con una demografía galopant)-, esta apertura francesa, por tanto, es nada menos que de lo reconocido. Y es inútil, además de contraproducente.

Francia, condenada a luchar contra su culpa, nunca hará lo suficiente. ¿Emmanuel Macron no declaró, en febrero de 2017, que «la colonización era un crimen contra la humanidad» y que Francia «debería disculparse con aquellos a quienes les habíamos cometido estos actos»?

Una visión falsa, una impostura histórica que es como un eco de la impostura de esta «paz argelina» de 1962: hoy, los jóvenes descendientes de inmigrantes argelinos, que no han conocido esta guerra sucia y que Francia nutre en ella, la cultivan con cuidado celoso y resentimiento tenaz. Su odio a Francia es sólo el fruto de nuestro odio a nuestro pasado. ¿Cuándo se independizará Francia de Argelia?

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Manifestantes independentistas argelinos

 

Marie d’Armagnac
Marie d’Armagnac es periodista y ensayista.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies