La sociedad de la vigilancia: Etapa definitiva del liberalismo, de Guillaume Travers – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

La sociedad de la vigilancia: Etapa definitiva del liberalismo, de Guillaume Travers


Aristide Leucate | 12/11/2021

¿Es la epidemia o la pandemia del coronavirus sería la aceptación biológica o, al menos, epidemiológica del liberalismo?

De esta paradoja, el economista Guillaume Travers, sin embargo, deduce un continuo lógico. En su última obra, el autor, pluma habitual de la revista Éléments, muestran un brillante reflejo desde su primer trabajo, Por qué tantas desigualdades, en los orígenes y en las cizañas del liberalismo, mientras ofrece pruebas, pruebas, vivificatorias, incluso auténticamente regeneradoras: intentar extraer del lienzo temporal de esta ideología avanzada del tecno-capitalismo.

Devolviendo el tiempo de inocencia pre-liberal, o pre-capital, a través de una genealogía dela libertad, del nick y la contraseña, si lo es. Nos olvidamos, nos dice el ensayista, que la libertad de los ancianos viene en plural; las libertades, en el mundo clásico, griego, romano y medieval, «necesariamente tienen una base política. Siempre es la pertenencia a una comunidad que confiere derechos especiales, las libertades particulares. Por lo tanto, la idea planteada de una manera indiferenciada y universal, fuera de las enraizadas orgánicas, es una tontería», esperaba que estas «libertades nunca son el fruto de una declaración abstracta».

Por el contrario, son el producto de la historia, la tradición, una experiencia viva común. En otras palabras, estas libertades involucran colectivamente a la persona, solo lo que tiene lugar la conexión y solo lo que hace que el enlace se libera, sus derechos potenciales se basan principalmente en los deberes que tiene que hacer a la comunidad.

SUGERENCIA:   Jose Antonio Bielsa Arbiol presenta El Libro Rojo y Negro de Ramiro

Mientras tanto, los liberales disocian al hombre de la ciudad y, al hacerlo, lanzar un velo de ignorancia, hablar como un consiguiente consiguiente como John Rawls, en su estado como un «Zoon Politikon». Así, el individuo se convierte en un nómada sin origen o puntos de referencia, con el único beneficio de su interés que la búsqueda de su felicidad lo impide maximizar. Desconectado de todos los enlaces comunitarios, el individuo ya no siente el acreedor activo de tareas, sino la vínculo vacía y los procedimientos de derechos infinitos, indefinidos e irreconciliables.

Sin embargo, en una corporación tan competitiva de «derechos» que recusan a priori o al límite, la esfera relativa se extenderá mientras la lejana está creciendo, el extranjero se acercará más de lo que su vecino vecino. A partir de entonces, los controles informales (honor, reputación, conciencia del trabajo o) de las economías reemplazarán, en la economía de mercado, las sanciones formales «administradas no por el cuerpo social en sí, sino por las autoridades públicas dedicadas para este fin».

En esta conmutación se ubican «las raíces profundas de la compañía de vigilancia». Abierta y sin fronteras, la sociedad liberal tendrá que homogeneizarse hasta que el formato extremo sea su regla de control aplicable a todos, a familiares y distantes. Correctamente no político, el liberalismo tiende, por naturaleza, a avanzar hacia la Aléa con procedimientos legales cada vez más vinculantes y complejos, «sin ninguna consideración por los valores o principios políticos».

Por lo tanto, los controles tendrán una tendencia significativamente a intensificar y diversificarse, la libertad de los modernos no concibe mucho dentro de los límites que considera tan estrechamente sofocante de la habitación, prefiriendo un global supuestamente más emancipatorio. Pero, «más allá de una escalera muy local, siempre son estándares, estandarización, que hacen movimientos posibles en largas distancias».

Esto significa que los pasaportes sanitarios, la vacuna y avatares digitales son solo la punta de un iceberg masivo de control social, teniendo en cuenta que «no hay razón para esperar un retorno natural».

Es una advertencia.

SUGERENCIA:   Alba Lobera: "El lenguaje de la posmodernidad es dictatorial y discriminatorio"

Guillaume Travers: La société de surveillance: Stade ultime du libéralisme. La Nouvele Librairie (Octubre de 2021)

Imagen: Peggy und Marco Lachmann-Anke: Cámara de vigilancia

Fuente: Boulevard Voltaire

 

Aristide Leucate
Aristide Leucate es doctor en derecho, periodista y ensayista.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies