Sondeogitis aguda: sobre el uso compulsivo e incesante de encuestas de opinión – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Sondeogitis aguda: sobre el uso compulsivo e incesante de encuestas de opinión


Georges Feltin-Tracol | 02/05/2022

Los regímenes pseudodemocráticos de Occidente se complacen en disfrutar de un mal moderno llegado del otro lado del Atlántico: la «sondeogitis aguda». Ciertamente, esta no es una nueva epidemia viral o una infección microbiana previamente desconocida. «Sondeogitis aguda» se refiere al uso compulsivo e incesante de encuestas de opinión y sondeos por parte de gobiernos, medios de comunicación y partidos políticos. Las recientes elecciones presidenciales francesas y las legislativas por venir dan testimonio de su gran nocividad.

Politólogos y periodistas coinciden en los resultados de la primera vuelta, el 10 de abril de 2022: los tres candidatos que cruzan la marca del 20% se han beneficiado en los últimos días de una votación útil. Los electores eligieron a un candidato no según su programa, sus convicciones, su personalidad, sino siguiendo las intenciones de voto publicadas todos los días antes de las fatídicas cuarenta y ocho horas de reserva electoral obligatoria.

Fue durante las elecciones presidenciales de 2002 cuando se afianzó este feo hábito de las votaciones permanentes. Anteriormente, entre 1965 y 1995, recordarán los oyentes más veteranos, los quince días de campaña oficial se desarrollaron sin encuestas. La incertidumbre dominó los últimos días. Entonces nadie vio el 14,3% en 1988 y el 15% en 1995 de Jean-Marie Le Pen. También en 1995, las entonces encuestas confidenciales pronosticaban un duelo entre Édouard Balladur y Jacques Chirac. Fue el candidato socialista Lionel Jospin quien ganó la noche del 23 de abril con un 23,3%.

La publicación reiterada de encuestas hasta el último momento autorizado convierte a los ciudadanos en auténticos gamblers políticos, en turfists electorales que apuestan no por los mejores caballos de carreras, sino por el candidato con más posibilidades de ganar. Esta práctica marca en materia político-electoral el paso del votante a un consumidor que rápidamente se fastidia por su elección.

SUGERENCIA:   La reunión entre Marc Eemans y Alain de Benoist

La sonada propensión se inició en Francia en 1965 con motivo de la primera elección presidencial por sufragio universal directo en la Quinta República. El atlantista liberal Jean Lecanuet lidera una campaña inspirada en el ejemplo americano. Apodado Monsieur Dents blanches, el alcalde centrista de Rouen se inspiró en el candidato Kennedy y se benefició de los sabios consejos del publicista Michel Bongrand que inauguró los métodos de marketing político en Francia. Junto con las primeras encuestas políticas, la persuasión casi comercial de determinados segmentos socioprofesionales aseguró a Jean Lecanuet un tercer lugar, el 15,5 % de los votos, lo que puso en peligro al general De Gaulle, demasiado seguro de sí mismo, y secó hasta el candidato nacional, Jean-Louis Tixier-Vignancour, que llegó al 5,2%.

Michel Bongrand es el antepasado lejano de los spin doctors anglosajones, capaces de vender toneladas de arena a los habitantes del Sáhara a través de una sofisticada narración mediática. En Rusia, sus equivalentes están activos en torno a polittekhnologui (o tecnologías políticas). Este término incluye cabildeo, relaciones públicas, incluso acciones comprometedoras si es posible filmadas. Todos trabajan el electorado bajo el impulso de los profesionales de la información, la influencia subliminal, la manipulación fáctica y la desinformación.

El uso masivo de encuestas no es anecdótico. Antes de la campaña oficial, que impone una estricta igualdad de tiempo aire para los candidatos, las semanas previas a esta fase decisiva aplican la equidad entre los candidatos. Además de los resultados de elecciones pasadas recientes, se tienen en cuenta las tendencias generales indicadas en las encuestas. Este procedimiento, avalado por las autoridades audiovisuales, acentúa la invisibilidad de los «pequeños candidatos» que, excluidos de las grandes cadenas, pasan desapercibidos a los ojos del público. Esta falta de visibilidad hace que la recaudación de patrocinios sea aún más incierta, como pudo observar Florian Philippot recientemente.

SUGERENCIA:   Carlos X. Blanco reseña el libro Ellos pensaron Europa

Finalmente, la importancia otorgada a las encuestas permite que los expedientes del Sistema pongan en perspectiva ciertos desempeños obtenidos. Al día siguiente de la primera vuelta, el 7% de Eric Zemmour confunde a sus seguidores. Los comentaristas no dudan en comparar este resultado real con las halagadoras encuestas de octubre a noviembre de 2021 que lo impulsaron a la segunda vuelta contra Emmanuel Macron. Sin embargo, una encuesta es sólo la radiografía de la opinión pública de un panel sociológico científicamente constituido en un momento dado, sus datos permanecen virtuales, líquidos que no pueden ser confrontados con el resultado final. Reunir 2.485.226 votos para un candidato neófito ensayista es un logro imposible de minimizar, ¡más cuando va acompañado de un derrumbe paralelo de los dos partidos que dominaron la Quinta República desde 1958 hasta 2017!

Aunque signifique alejar a los institutos de encuestas y a los estudiantes de ciencias políticas o sociología que allí realizan trabajos ocasionales, es hora de prohibir estrictamente la producción y publicación de cualquier sondeo político al menos quince días antes de la primera vuelta y un máximo de uno a dos. meses antes en nombre de la salud pública y la higiene mental del electorado. Cabe señalar que el votante occidental ya no se adhiere a un proyecto en particular; prefiere rechazar la de los demás. Participa en un juego de matanza que, al final, lo lleva a un matadero simbólico. Las encuestas fomentan el comportamiento colectivo de rebaño panúrgico.

Georges Feltin-Tracol: Ellos pensaron Europa. Letras Inquietas (Febrero de 2022)

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Brian Merrill: Peatones

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies