Comentarios exhaustos sobre el infatigable poder maligno de Estados Unidos – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Comentarios exhaustos sobre el infatigable poder maligno de Estados Unidos


Nicolas Bonnal | 03/06/2022

Biden y su loca administración (suena a Mel Brooks) quiere hacer la guerra a China y Rusia, aniquilar a una Europa vasalla y aterrorizar al resto del mundo. Estos yanquis son incansables. A veces me recuerdan a Tom Cruise en Colateral, el asesino enfurecido que debe exterminar a todo un pequeño mundo durante una noche de discoteca y que solo se detiene por falta de municiones. Ahí se sienta (estamos en el metro) y muere.

¿Quién superará realmente las municiones estadounidenses? Este país lleva dos siglos envenenando al mundo, ya sea bajo las órdenes de los Illuminati o de depredadores extraterrestres (cf. Castaneda) y esto a nivel energético, militar, legal, militar o cultural. Este país que no lo es (¿los Estados Unidos de América?) es un estorbo, está ahí para acabar con el mundo; lo han dicho decenas de grandes mentes, incluidos estadounidenses (desde Poe a Miller pasando por London o Sinclair), cada uno a su manera; pero es Dostoyevsky quien comenta que Estados Unidos disfruta de un carisma extraordinario digno de Oz.

Dostoyevsky refiriéndose a los «liberales rusos»: «Legó toda su inmensa fortuna a las fábricas y a las ciencias positivas, su esqueleto a la academia de la ciudad donde residía, y su piel para hacer un tambor, con la condición de que en ese tambor se tocara noche y día el himno. de América. ¡Pobre de mí! somos pigmeos comparados con los ciudadanos de los Estados Unidos; Rusia es un juego de la naturaleza y no de la mente».

Dostoievski de nuevo: «Lejos de eso, desde el principio, habíamos establecido el principio, Kiriloff y yo, de que los rusos éramos como niños pequeños para los estadounidenses, y que uno tenía que haber nacido en Estados Unidos o al menos haber vivido allí durante muchos años, estar al nivel de este pueblo. ¿Qué te diré? Cuando, por un objeto de un kopek, nos pidieron un dólar, pagamos no solo con placer, sino incluso con entusiasmo. Admirábamos todo lo de ellos: espiritismo, ley de Lynch, armas, vagabundos».

Todo está dicho, y no hay nada que hacer: si lo dice el más grande escritor del mundo… Los idiotas siempre adorarán a América, la endiosarán. Y si América le dio la orden a Úrsula (que por cierto es americana) de exterminar a los europeos, lo hará, y todos los vacunados de Pfizer-Netflix estarán de acuerdo.

El problema es que Estados Unidos seguirá siendo dañino incluso si recibe una paliza en Ucrania después de recibir una en Afganistán y en otros lugares: porque esta entidad no es un imperio sino una matriz. Y en el momento de la inteligencia o más bien de la inteligencia artificial esta matriz nos remite como quiere a la Edad de Piedra (dixit Kilgore). La aniquilación cultural occidental se hace por encargo y Macron está ahí para acabar con Francia, este territorio repoblado por un nuevo pueblo, siempre muy ocupado y adorando serlo.

SUGERENCIA:   José Antonio Bielsa Arbiol explica la sinarquía en 5 minutos

Si crees que exagero, lee a los grandes historiadores libertarios Beard, Flynn, Denson, Raico o Shaffer Butler. Sobre este apetito de guerra humanitaria y esta imbecilidad ontológica, léase también el genial historiador Howard Zinn. Recuerda en su popular historia de América: «La guerra había sido librada por un gobierno cuyos principales beneficiarios, a pesar de una serie de reformas, eran miembros de la élite rica de la nación. La alianza forjada entre el gobierno y los círculos empresariales más influyentes se remonta a las primeras medidas presentadas al Congreso por Alexander Hamilton, inmediatamente después de la Guerra de la Independencia. Para cuando llegó la Segunda Guerra Mundial, esta alianza había crecido y se había consolidado».

Desde Hamilton y la Guerra de la Independencia protagonizada por comerciantes y propietarios de esclavos (ancestros de Leyen, por cierto), las apuestas están echadas. Zinn agrega después de Tocqueville que Estados Unidos amará la guerra: «Una ilustración de una vieja lección aprendida por los gobiernos: la guerra resuelve los problemas de mantenimiento del orden. Charles Wilson, presidente de General Electric Corporation, estaba tan complacido con la situación en tiempos de guerra que propuso perpetuar la alianza de los militares y la economía para practicar una economía de guerra permanente».

Ralph Raico habló del espantoso papel de Truman, papel que subrayó posteriormente el propio Kennan (recordemos que los demócratas siempre son más peligrosos que los republicanos, incluso, recuerda Zinn, a la hora de bajar los impuestos de oligarcas y multimillonarios): «Y eso fue lo que pasó. Cuando, inmediatamente después de la guerra, la opinión pública estadounidense, cansada de los combates, parecía favorable a la desmovilización y el desarme, la administración Truman (Roosevelt había muerto en abril de 1945) trabajó para crear una atmósfera de crisis y Guerra Fría. Ciertamente, la rivalidad con la Unión Soviética era muy real: este país, que salía del conflicto con una economía colapsada y veinte millones de muertos, estaba resurgiendo increíblemente, reconstruyendo su industria y consolidando su poderío militar. Sin embargo, la administración Truman prefirió presentar a la Unión Soviética no como un mero rival sino como una amenaza inmediata».

La guerra sirve para que la economía funcione, aunque sea mal; pero la guerra también sirve para mantener el miedo, ya sea contra el clima, Rusia, China o el «terrorismo islámico»; Zinn agrega: «A través de una serie de acciones, inculcó un clima de miedo (y de verdadera histeria sobre el comunismo) que resultó en la escalada gradual del presupuesto del ejército y el estímulo de la economía nacional a través de órdenes militares. Esta combinación permitió realizar acciones más agresivas en el exterior y más represivas dentro del país».

A veces vamos un poco demasiado lejos (nos caímos sobre un hueso en Ucrania, lo que sea que piensen los generales Gamelin o el coronel Yoga, ¿o Yoda?); entonces el público gime un poco y retrocedemos: «En julio del mismo año, una encuesta que midió la confianza pública en el gobierno entre 1966 y 1975 reveló que la confianza en el ejército había caído del 62% al 29%, la confianza en el mundo empresarial del 55% al 18% y la confianza en el presidente y Congreso del 42% al 13%. Poco después, otra encuesta reveló que el 65% de los estadounidenses (se opuso) a la idea de la ayuda militar estadounidense en el exterior porque (creían) que les permite a los dictadores oprimir a sus poblaciones».

Quédense tranquilos, este abigarrado pueblo americano que es por excelencia el nuevo pueblo globalizado-remezclado-aplastado también tiene memoria de pez dorado. Así que lo hacemos de nuevo, y estamos en 200 guerras (Oliver Stone) dirigidas por el democrático Tío Sam. Zinn cita docenas de operaciones militares en América del Sur y Asia (piense en Japón) desde el siglo XIX: porque estamos allí para molestar al mundo, para «corregirlo» en todos los sentidos de la palabra. Oh, esa escena de El Resplandor cuando el severo padre explica en su pissotière cómo corrigió a sus hijitas…

SUGERENCIA:   Los libros que explican el origen, desarrollo y triunfo del pensamiento conservador ruso

Terminamos con Orwell, quien explica brillantemente la guerra sin fin: «La guerra, si la juzgamos según el modelo de guerras anteriores, es una mera farsa. Se asemeja a las batallas entre ciertos rumiantes cuyos cuernos están plantados en un ángulo tal que no pueden lastimarse entre sí. Pero, aunque irreal, no carece de significado. Devora el excedente de los productos de consumo y ayuda a conservar la especial atmósfera mental que necesita una sociedad jerárquica».

Tanto para la élite totalitaria estadounidense como para la élite totalitaria europea, la guerra es un asunto interno, destinado a doblegar a las masas: «Como veremos, la guerra es un asunto puramente interno. Antiguamente, los grupos gobernantes de todos los países, aunque les era posible reconocer su interés común y, por lo tanto, limitar los daños de la guerra, en realidad luchaban entre sí, y quien salía victorioso siempre saqueaba a los vencidos. En estos días, no pelean entre sí en absoluto. Cada grupo gobernante libra la guerra contra sus propios súbditos, y el objeto de la guerra no es hacer o impedir conquistas de territorio, sino mantener intacta la estructura de la sociedad».

Orwell incluso añade que entramos en un estado de pesadilla permanente (pensemos en sus guerras contra los contaminantes humanos, el petróleo, el gas, los rusos y los virus, etc.): «La misma palabra guerra se ha vuelto errónea. Probablemente sería más exacto decir que al volverse continua, la guerra dejó de existir». Tú lo querías, Georges Dandin…

Nota: Cortesía de Euro-Synergies

Imagen: Free-Photos: Bandera estadounidense

 

Nicolas Bonnal
Nicolas Bonnal es articulista y ensayista.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies