De vuelta a Siria: Damasco, la hospitalaria – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

De vuelta a Siria: Damasco, la hospitalaria


Antoine de Lacoste | 27/10/2021

Visitar Siria hoy es un acto militante indiscutible. Las trampas son numerosas. Primero, gracias a las sanciones occidentales, debes aterrizar en Beirut, luego tomar un autobús para conducir hacia el este, cruzar la frontera y llegar a Damasco.

Esto no se hace individualmente sino en grupo a través de una agencia, Odeïa en este caso. Sin grupo, sin visa. En Siria no ha terminado la guerra contra el terrorismo islamista y se considera cuidadosamente cualquier entrada en su territorio. Al llegar a la capital siria, con su incesante animación, el denso y fantasioso tráfico digno de Beirut o Amán, el viajero no parece entrar en un país en guerra. Damasco no ha sufrido la gran destrucción de Alepo o Homs, y la vida parece seguir su curso normal.

Pero, desde el primer día, el mismo viajero se da cuenta de una primera enfermedad devastadora: el colapso de la moneda y la hiperinflación que la acompaña. Habiendo venido a cambiar unos cientos de euros, se encuentra abrumado por una enorme carga de billetes. Un euro vale 4.000 libras sirias (más o menos), cien veces más que hace unos años. Casi se puede caminar por los zocos con una carretilla, lo que recordaría la Alemania de Weimar en su mejor momento. Este colapso monetario está arruinando a los sirios y muchos están completamente desanimados.

El viajero debe revertir sus hábitos: gastar rápido para deshacerse de él. Un bonito juego de ajedrez nacarado (los sirios son especialistas) se podrá comprar a un precio muy razonable. La transacción es fácil, bajo el ojo de dos retratos de Bashar y Putin, exhibidos con orgullo. No hay regateo ni acoso de niños tirando de sus mangas en todas direcciones como en el norte de África. Estamos en Siria, el visitante es respetado y no es un cajón de efectivo.

 

 

Es tanto más respetado como raro en estos días. Para convencerse de esto, basta con observar los rostros asombrados, a veces asombrados, de los transeúntes y comerciantes. Las jóvenes con velo solicitan selfies con las tres mujeres (del total de diez personas) de nuestro grupo. Se echan a reír y se van encantados. Mujeres sin velo, así reconocemos a los cristianos, nos gritan: «¿De dónde eres? ¿De Francia? Entonces, ¿los turistas están regresando?», preguntan esperanzados. No se dan cuenta de que todavía falta mucho porque Occidente ha decidido castigar a Siria por haber derrotado a los islamistas financiados y armados durante mucho tiempo por el mismo Occidente.

Después de un desvío por las instalaciones de SOS Chrétiens d’Orient (nuestro guía es su director, Benjamin Blanchard), hay que visitar la gran mezquita omeya, considerada una de las más bellas del mundo. Y por una buena razón: fue construido por hábiles bizantinos que conservaron el plano de un antiguo foro romano y la fachada de la antigua catedral cristiana. El interior es menos interesante, aunque la promesa de la tumba de San Juan Bautista podría resultar tentadora. Completamente islamizado, apenas inspira a los cristianos que, además, se muestran escépticos ante los magros argumentos que dan fe de la presencia del santo en este lugar.

Los hoteles boutique abundan en el pintoresco barrio cristiano de la ciudad, donde abundan las iglesias. Nos tratan con respeto, como en los pocos buenos restaurantes que sobrevivieron a la crisis. Por otro lado, el vino es exclusivamente libanés. Volver a encarrilar las vides sirias llevará tiempo. Ya tenemos que salir de Damasco y el viajero piensa que en Siria, como en el Líbano, dar la bienvenida al viajero sigue siendo una tradición.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Dianne Ket: Capilla cristiana en Damasco

 

Antoine de Lacoste
Antoine de Lacoste es articulista y colaborador habitual de Boulevard Voltaire.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies