Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Defendiendo el Estado-nación en Europa: la vía hesperialista de David Engels


Georges Feltin-Tracol | 11/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

A menudo resulta jubiloso consultar el diario estrella de la decadencia periodística en Francia. En su edición del 1 de junio de 2024, Le Monde se centró en «Europa en el punto de mira de la extrema derecha». ¡Gran cosa! Refiriéndose a una reunión celebrada en Bruselas los días 16 y 17 de abril por la Conferencia Nacional del Conservadurismo sobre el tema «Defender el Estado-nación en Europa», la periodista Marion Dupont calificó a uno de los ponentes, David Engels, ¡de «ensayista neoconservador»!

¿Acaso ha leído un solo libro de este historiador belga, profesor en Polonia? Conocido por los oyentes de Radio Méridien Zéro, David Engels acaba de publicar en francés Défendre l’Europe civilisationnelle: Petit traité d’hespérialisme. El presidente y fundador de la Sociedad Oswald-Spengler considera que los discursos tradicionalistas, reaccionarios, conservadores, nacionalistas e identitarios ya no funcionan. Propone una síntesis dinámica de estas nociones en un nuevo modelo basado en el retorno de la trascendencia encarnada en la historia de nuestro continente por el catolicismo romano.

Esta referencia al cristianismo, en particular al catolicismo, resulta sorprendente si seguimos a Marcel Gauchet, para quien «el cristianismo es la religión de la salida de la religión» en Le Désenchantement du monde de 1985. Cuando la Iglesia romana tiende al humanitarismo, hay que temerse lo peor. Le Figaro del 2 de septiembre de 2015 informaba de que la víspera, durante su encuentro con Jacques Gaillot (1935-2023), antiguo obispo de Évreux y obispo hasta su muerte de Parténia, principal figura del catolicismo francés de extrema izquierda, el papa Bergoglio le certificó en francés que «los migrantes son la carne de la Iglesia».

¿En qué tipo de catolicismo está pensando realmente David Engels? ¿En el que surgió del Concilio Vaticano II? ¿El catolicismo tridentino que marcó el fin del encantamiento de las almas? ¿El catolicismo medieval, alimentado por una savia pagana como demuestra Jacques Le Goff en Le Dieu du Moyen Âge, que fue erradicada por la llamada Reforma católica? La actual ambigüedad romano-cristiana sólo cesará con la formación de un «eurocatolicismo» diferenciado que tome prestada de la ortodoxia la autocefalia y la sinfonía de poderes espirituales y temporales.

David Engels quiere desvincularse del marco estatal-nacional en favor de un conjunto civilizatorio europeo organizado, cuya matriz sería la Edad Media occidental románica y gótica. A diferencia de Dominique Venner, el autor abandona fácilmente la dimensión antropológica del hombre europeo. En estas condiciones, es difícil asociar el renacimiento cristiano a la renovación continental. Sí, toda lucha política tiene un componente espiritual, incluso místico, siempre que esté realmente adaptado a las circunstancias.

David Engels sugiere el proyecto político de una confederación de naciones europeas. «Necesitamos […] una Europa lo suficientemente fuerte como para proteger al Estado-nación individual contra el ascenso de China, la explosión demográfica en África, las difíciles relaciones con Rusia y la radicalización de Oriente Próximo. Pero, por otra parte, esa Europa sólo será aceptada por el ciudadano si permanece fiel a las tradiciones históricas de Europa en lugar de combatirlas en nombre de un quimérico universalismo multicultural». Como anticuario, aboga por una «síntesis agustiniana [que] llevaría formalmente el sello de un retorno a los orígenes de la historia occidental, preservando al mismo tiempo los logros materiales esenciales de los tiempos modernos». Este súbdito belga de lengua alemana prosigue diciendo que «el ejemplo [que] podría ser el más adecuado para anclar de nuevo la unidad europea en la historia y la identidad [… es] el del Sacrum Imperium, el Sacro Imperio Romano Germánico del que proceden la mayoría de las naciones europeas actuales, cuya vocación primordial fue siempre la unidad civilizatoria en la diversidad subsidiaria, al tiempo que anclaba a Europa en una visión grandiosa de su misión trascendente».

El legado del Sacro Imperio Romano Germánico afecta a las tradiciones políticas de los Estados de la Europa occidental, latina y católica, entre ellos Gran Bretaña, Francia y Polonia (con su Real República de las Dos Naciones). El autor quiere reconciliar a Jean Bodin (1530-1596) y Johannes Althusius (1557-1638) en una reflexión dialéctica original. Muchos de los argumentos de Défendre l’Europe civilisationnelle recuerdan a los de Guillaume Faye y su compatriota Daniel Cologne. Este último defendió un punto de vista bastante similar en el seno del Cercle Culture et Liberté en los años setenta.

Renovación sin precedentes del pensamiento de derechas, ¿es el hesperialismo una continuación del espíritu fáustico? David Engels observa un permanente élan vital a largo plazo en Europa, una «búsqueda frenética de lo absoluto, un deseo de alcanzar y superar el horizonte». En La Parole d’Anaximandre de Martin Heidegger, el traductor para el público francófono, Wolfgang Brokmeier, inventó el neologismo Hespérie para traducir Abend-Land en lugar de Occidente… En un inciso, «Quand l’Occident a oublié la Grèce» («Cuando Occidente olvidó Grecia»), de su famoso artículo «Pour en finir avec la civilisation occidentale» («Para acabar con la civilización occidental») publicado en Elements en abril-mayo de 1980, Guillaume Faye escribió que «Hespérie es, como indica la raíz griega, la tierra del sol poniente. Pero no designa Occidente, ni las regiones occidentales del mundo, sino un proyecto de organización del mundo que marcaría la puesta del sol, es decir, la realización de una cosmovisión auroral expresada en el siglo VII a.C. por el primer pensador europeo».

El hesperialismo es, por tanto, algo más que un conservadurismo reformulado o un alegato más a favor de una unión de derechas de los pueblos indígenas de Europa. No obstante, sería útil que David Engels meditara sobre los libros de Dominique Venner y los ricos ensayos del filósofo-campesino Gustave Thibon. Así podría reforzar y mejorar la vía hesperialista de Europa, una vía más necesaria que nunca en estos tiempos inciertos para todos los europeos originarios del mundo boreal.