Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

El doble rasero de los pseudoecologistas del mundo occidental


Leonid Savin | 03/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Es bien sabido que en Occidente, hace varias décadas, los servicios tenían un éxito perfecto en publicidad, sobre todo en publicidad política. Si es necesario, los especialistas en relaciones públicas pueden convertir cualquier asunto en algo completamente distinto de lo que es. La protección del medio ambiente no es una excepción. Se ha politizado mucho, pero se utiliza activamente a su antojo en diversas plataformas internacionales y en beneficio de los propios intereses de los propagandistas. He aquí algunos ejemplos.

A finales de mayo, la agencia de noticias iraquí Rudaw informó de que Hussein Jaloud había demandado a la petrolera británica BP después de que su hijo Ali muriera de leucemia, que según él «se desarrolló como consecuencia de la quema de gas en el mayor yacimiento petrolífero iraquí de Rumaila. Después de visitar a los médicos y examinarlo, confirmaron que Ali había desarrollado leucemia debido a la quema de petróleo y gas», dijo Jaloud a los periodistas, explicando que el cáncer de Ali fue diagnosticado por primera vez en 2017. Subrayó que estaba demandando «no solo por Ali, sino también por docenas, si no cientos, de pacientes y personas que han muerto de cáncer» causado por la quema de exceso de gas.

Cuando se extrae petróleo de los pozos, el gas sobrante que no puede almacenarse ni utilizarse suele quemarse en antorcha. Esta práctica libera contaminantes tóxicos como el benceno, un carcinógeno conocido por causar leucemia. En Iraq, las comunidades que viven cerca de los lugares donde se quema gas corren un riesgo especial, ya que se encuentran en una zona donde se libera una mezcla mortal de dióxido de carbono, metano y hollín negro, mezcla que también contamina gravemente el medio ambiente.

Aunque la ley iraquí estipula que las refinerías no deben situarse a menos de 10 kilómetros de zonas residenciales, en la práctica la distancia es de sólo dos kilómetros, y las viviendas alejadas de los campos petrolíferos son caras. El propio gobierno está trabajando para eliminar progresivamente la quema de gas y utilizarlo para generar electricidad. Sin embargo, las empresas occidentales también desempeñan un papel importante en este ámbito. BP se presenta como una empresa respetuosa con el medio ambiente. Pero, como vemos, los hechos cuentan otra historia.

Otro factor directamente relacionado con el medio ambiente que no se puede ignorar es el crecimiento del mercado mundial de equipos eléctricos y electrónicos, que crece exponencialmente, considerándose la industria electrónica como la de mayor crecimiento del mundo. Pero este crecimiento también tiene un coste medioambiental, ya que la industria electrónica es la que más residuos produce.

Por ejemplo, en 2019 se produjeron 53,6 millones de toneladas métricas de estos residuos. Los habitantes de Noruega (28,3 kilogramos per cápita al año), Suiza (26,3 kilogramos), Islandia (25,9 kilogramos), Dinamarca (23,9 kilogramos), Reino Unido (23,4 kilogramos) y Estados Unidos (20 kilogramos) fueron los que más residuos electrónicos produjeron ese año.

Según la ONU, a principios de 2024, la tasa de producción de residuos electrónicos será cinco veces superior a la tasa de reciclaje declarada.

Al mismo tiempo, los principales flujos de estos «residuos» no están documentados, y los expertos se preguntan razonablemente si, en los países menos desarrollados, el proceso de reciclado o almacenamiento de los residuos electrónicos no incumplirá las normas y requisitos básicos. No se trata sólo de una cuestión de comercio, sino también de justicia medioambiental, ya que, por regla general, los países económicamente desarrollados envían residuos electrónicos a los países en desarrollo.

Es el caso de Ghana, donde el flujo de residuos electrónicos es importante, pero el 95% se trata de forma no oficial. Es más, algunos aparatos retirados del servicio en los países occidentales se explotan allí por su bajo precio, ya que se compran como chatarra pero se revenden en el mercado local como bienes de segunda mano. Los tres principales socios de Ghana son Estados Unidos, Reino Unido y China.

Vertedero de residuos electrónicos en Ghana

Accra es un lugar central para la «industria» de los residuos electrónicos. De hecho, se trata de una industria de residuos electrónicos caracterizada por un intenso trabajo manual, relaciones informales y autogestión. Tras la clasificación, se utilizan diversos procesos, como la incineración y el desmantelamiento, para reciclar los residuos electrónicos. Las empresas locales suelen comprar los metales contenidos en los residuos electrónicos para fabricar barras de hierro, y los metales se exportan a países como China e India.

Ghana alberga uno de los mayores vertederos de residuos electrónicos del mundo, conocido como Agbogbloshie. La zona abarca unas 10 hectáreas, con una población de unas 80.000 personas y 10.000 trabajadores informales de la basura electrónica. El lugar, donde se procesan y eliminan los residuos, está situado cerca del río Odaw y la laguna Korle. También hay muchas fábricas, oficinas y pequeñas empresas, estrechamente vinculadas al distrito comercial de Accra y al reciclaje de residuos electrónicos.

No es difícil adivinar que se trata de un mundo semicriminal, donde, por supuesto, no se respetan en absoluto los derechos humanos de los que a Occidente le gusta hablar. El trabajo infantil, el desprecio total de las normas medioambientales, etc. son moneda corriente.

Una vez más, el Reino Unido figura en la lista, al igual que Estados Unidos. Hablando de este último país, cabe señalar que para 2025 se prevé que la capacidad instalada de almacenes de datos en Estados Unidos alcance los 2,2 zettabytes, lo que permitirá la producción de unos 50 millones de unidades de discos duros obsoletos al año. El almacenamiento en la nube se reparte entre unos 70 millones de servidores ubicados en 23.000 centros de datos de todo el mundo; en conjunto, pesan tanto como 192 Torres Eiffel. La superficie de uno de los mayores centros es de más de 1,5 millones de pies cuadrados, suficiente para albergar 20 campos de fútbol profesional.

El proceso de actualización y desmantelamiento de equipos en la industria del almacenamiento en la nube tiene lugar cada tres o cinco años, tras lo cual los dispositivos se destruyen físicamente mediante trituración para garantizar la seguridad y confidencialidad de los datos. Los residuos resultantes se someten a diversos procesos, como la fusión, el reciclaje, la incineración y el vertido. Esto significa que la mayoría de los 11 millones de servidores producidos en todo el mundo en 2017 ya habrán sido desmantelados en 2022. Y con la construcción de 700 centros de datos a gran escala en todo el mundo en los próximos dos años, el mercado de residuos electrónicos al final de su vida útil se llenará de una cantidad cada vez mayor de residuos. Entre las principales empresas de este sector se encuentran las estadounidenses Amazon, Google, Microsoft, Oracle e IBM, entre otras.

China es, por supuesto, uno de los países con una industria electrónica muy desarrollada. Pero la provincia de Guangdong tiene su propio vertedero de residuos electrónicos en Gulyu, considerado el mayor del mundo (foto, arriba). También existe un centro de tratamiento similar en Hong Kong. Y, al menos en China, las normas medioambientales no se denuncian con tanta virulencia como en Occidente.

La total hipocresía de los países occidentales a este respecto también queda demostrada con el ejemplo de Alemania. En abril de 2024, Alemania fue condenada por haber subestimado decenas de veces las estadísticas de emisiones de metano. Según el informe, aunque Alemania produjo el 44% de la producción total de lignito de la Unión Europea en 2022, declaró unas emisiones activas de metano procedentes de las minas de carbón de sólo 1,39 mil toneladas, es decir, el 1% de lo que declaró la Unión Europea. Como resultado, las emisiones de metano de las minas de carbón en Alemania pueden ser entre 28 y 220 veces superiores a las cifras oficiales.

Alemania estima que el nivel de producción de lignito es comparable al de Polonia. Sin embargo, según las estimaciones alemanas, el contenido de metano de su carbón es entre 40 y 100 veces inferior al del lignito polaco.

Pero ni siquiera el carbón alemán es suficiente para satisfacer su hambre de energía debido a la estúpida decisión de seguir los mandatos de Estados Unidos y abandonar el gas ruso. Ahora exporta parte de su carbón de Colombia. También en este caso hay un desfase entre las buenas palabras y los hechos.

En Colombia, el carbón se extrae en El Serrejón, donde se explota el trabajo infantil y se violan los derechos de las comunidades locales. Pero Alemania sigue comprando carbón a pesar de su compromiso declarado de hacer frente a «la desigualdad y la vulnerabilidad exacerbadas por la crisis climática». Resulta significativo que este doble rasero haya sido denunciado por los propios periodistas alemanes, que han denunciado estos hechos vergonzosos.

Al mismo tiempo, todos estos partidos verdes y líderes empresariales occidentales, que a menudo derraman lágrimas en las presentaciones de diversas cumbres medioambientales, están enseñando a otros países lo que deben hacer en el ámbito de la ecología e imponiendo decisiones políticas motivadas siempre por intereses económicos.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies