El imperio de los payasos contra el peligro amarillo – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

El imperio de los payasos contra el peligro amarillo


Pepe Escobar | 23/06/2021

Hay que ser muy crédulo para creer que el G7, el club más exclusivo de los que se dicen democráticos, sigue siendo relevante en 2020. En realidad, incluso teniendo en cuenta la desigualdad estructural inherente al sistema mundial actual, la producción económica del G7 apenas representa el 30% del total mundial.

Cornualles fue, en el mejor de los casos, un espectáculo vergonzoso. Un montón de mediocres que se hacen pasar por «líderes» posando enmascarados para las fotos y dándose codazos para saludar, mientras que en la fiesta privada con la Reina de Inglaterra, de 95 años, todos iban sin máscara y se mezclaban alegremente en una apoteosis de «valores compartidos» y «derechos humanos».

La cuarentena obligatoria a la llegada, las máscaras impuestas las 24 horas del día y el distanciamiento social son, por supuesto, sólo para la plebe.

El comunicado final del G7 fue el habitual bla, bla, bla plagado de tópicos y promesas. Pero contenía algunas perlas. Empezando por el Build Back Better (o B3) que aparece en el título. B3 es ahora el nombre en clave oficial del Grand Reset y del New Green Deal.

Luego está el remix de Yellow Peril, el Peligro Amarillo, con las tropas de choque formadas por «nuestros valores» que «exigen a China que respete los derechos humanos y las libertades fundamentales», con especial atención a Xinjiang y Hong Kong.

Un diplomático de la Unión Europeo, un realista (sí, los hay en Bruselas), me confirmó la historia que hay detrás. Todo el infierno se desató dentro de la sala (exclusiva) del G7 cuando el eje anglo-estadounidense, apoyado suavemente por Canadá, trató de presionar a la UE-3 y a Japón para que condenaran explícitamente a China en el comunicado final por las «pruebas» absolutamente falsas de los campos de concentración en Xinjiang. En contraste con las politizadas acusaciones de «crímenes contra la humanidad», el mejor análisis de lo que realmente está ocurriendo en Xinjiang fue publicado por el Colectivo Qiao.

Alemania, Francia e Italia (Japón se está haciendo casi invisible) han mostrado al menos algo de temple. Durante este durísimo «diálogo» se cortó Internet en la sala. Hablando de realismo, una verdadera representación de los «líderes» despotricando dentro de una burbuja.

La discusión fue esencialmente entre Biden (de hecho, sus manipuladores) y Macron, que insistió en que la UE-3 no debe ser arrastrada a la lógica de una Guerra Fría 2.0. Un punto en el que Merkel y Mario Goldman Sachs Draghi sólo podían estar de acuerdo.

Al final, la dividida mesa del G7 optó por acordar una «iniciativa» llamada Build Back Better World (o B3W) para contrarrestar la iniciativa de las Nuevas Rutas de la Seda de China. Reinicia o si no…

La Casa Blanca, como era de esperar, se adelantó a la declaración final del G7. Una declaración retirada posteriormente de su página web para ser sustituida por el comunicado oficial, asegura que «Estados Unidos y sus socios del G7 siguen profundamente preocupados por el uso de todas las formas de trabajo forzoso en las cadenas de suministro mundiales, incluido el trabajo forzoso patrocinado por el Estado de grupos vulnerables y minorías en los sectores de la agricultura, la energía solar y la confección, siendo las principales cadenas de suministro afectadas las de Xinjiang».

«Trabajos forzados» es el nuevo mantra que une fácilmente la demonización conjunta de Xinjiang y las Rutas de la Seda. Xinjiang es el eje crucial que conecta las Rutas de la Seda con Asia Central y más allá. El nuevo mantra del «trabajo forzoso» allana el camino para que B3W entre en escena como un «paquete» que viene a «salvar» los derechos humanos.

Aquí tenemos a un benévolo G7 «ofreciendo» al mundo en desarrollo un vago plan de infraestructuras que refleja sus «valores», sus «altos estándares» y su forma de hacer negocios, en contraste con la falta de transparencia, las horribles prácticas laborales y medioambientales, y los métodos coercitivos que son el sello del peligro amarillo.

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Xi Jinping

 

Pepe Escobar
Pepe Escobar es un periodista brasileño que escribe una columna, The Roving Eye, para Asia Times y es comentarista de RT de Rusia y Press TV de Irán. Escribe regularmente para Sputnik de Rusia y anteriormente escribió muchos artículos de opinión para Al Jazeera.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies