Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

El porcentaje de violadores extranjeros o cómo la izquierda niega la realidad


Jean Kast | 24/06/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Es una polémica que probablemente no esperaba. Durante el debate televisado en LCI el martes 21 de mayo, Marion Maréchal Le Pen soltó una frase que se hizo viral en las redes sociales: «El 77% de las violaciones callejeras en París son cometidas por extranjeros». Una estadística que repitió al día siguiente en el plató de TPMP.

No es una primicia. Emitida en Europe 1 el 18 de abril, la impactante estadística se basa en las 97 violaciones conocidas cometidas en las calles de París en 2023. «La mayoría de estas violaciones se cometieron de noche, en zonas turísticas o cerca de puntos de venta de droga», según la emisora, que cita cifras de la jefatura de policía. En resumen, material sólido.

Falsos intentos de fact-checking

En la extrema izquierda, sin embargo, la realidad tuvo problemas para calar. Nada más terminar el debate, varias voces se alzaron para rebatir la afirmación de Marion Maréchal sobre las cifras. Por ejemplo, Nassira El Moaddem, la encantadora criatura que calificó a Francia de «país de racistas degenerados», se indignó. «No es verdad», añadió, refiriéndose a un artículo de Arte que confirmaba que la cifra era cierta: «En 2023 se cometieron 97 violaciones en las calles de la capital. De ellas, 30 fueron esclarecidas. 36 personas fueron detenidas, entre ellas 28 extranjeros. Es decir, el 77%», admite tímidamente el medio público.

A punto de estrellarse contra el muro de la realidad, las feministas prefirieron dar media vuelta y cambiar de argumento. «Las violaciones cometidas en la calle son ultraminoritarias…», tuiteó la periodista de France Inter Giulia Foïs, señalando de paso que, como víctima ella misma de una violación, sus conocimientos sobre el tema eran indiscutibles…

«Esta estadística, que sólo se refiere a unas decenas de casos, no puede extrapolarse al conjunto de las violaciones cometidas en la capital», intentaba también relativizar Arte. Salvo que las cifras oficiales muestran que el 52% de todas las violaciones de adultos cometidas en la capital ¡son de nacionalidad extranjera! Dado que los extranjeros sólo representan el 14% de la población total de París, su sobrerrepresentación es indiscutible.

Una defensa hipócrita de los extranjeros

Además, si los violadores callejeros son sólo una parte del problema y no son representativos de todos los delincuentes sexuales, ¿por qué entonces las mismas feministas se apasionan tanto por los abusos cometidos por sacerdotes o directores de cine ricos? El abate Preynat y Benoît Jacquot difícilmente son más representativos de todos los violadores rampantes en nuestro país… Por otra parte, son franceses y muy blancos, y por tanto necesariamente detestables a los ojos de algunos.

El premio a la hipocresía se lo lleva Matilde Meslin, redactora de la web woke Slate. Según ella, Marion Maréchal Le Pen vulnera el principio de presunción de inocencia porque, si bien es cierto que los extranjeros en cuestión han sido detenidos en relación con casos de violación esclarecidos, todavía no han sido plenamente condenados por los tribunales y, por tanto, «no son necesariamente los autores» de esas fechorías. Merecía la pena reflexionar sobre ello. El argumento es tanto más delicioso viniendo de activistas que, en otras circunstancias, ni siquiera esperan a que la policía abra una investigación para acusar a Gérard Depardieu, Richard Berry o Ary Abittan. Pero, una vez más, las mismas excusas que se utilizan para acusar a los extranjeros dejan de ser válidas cuando se trata de blancos inocentes.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire