Elon Musk: el hombre que desafía al sistema – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Elon Musk: el hombre que desafía al sistema


François Bousquet | 26/12/2022

Me gusta Elon Musk. Puedo oír las críticas desde aquí. ¡Qué horrible capitalista! ¡Qué horrible libertario! Sí, sí, pero me gusta. No hace nada como los demás.

RELACIONADO: ¿Ángel de la paz o transhumanista? Las dos caras de Elon Musk

Es como un OVNI. Y eso es bueno porque los hace él. Eso es un cambio con respecto a los jefes de Silicon Valley. No se arrastra ante el wokismo imperante. Bajo el coronavirus, ha mandado a paseo a los higienistas de toda laya. En lugar de una máscara quirúrgica, llevaba un pañuelo de vaquero espacial, a punto de robar el banco con Billy el Niño y de prender fuego a Skynet con Sarah Connor. Ahora quiere expulsar a todos los fiscales que están en Internet. ¿Quién se va a quejar? En una ocasión se le ocurrió la idea de crear una plataforma para evaluar la credibilidad de los medios de comunicación centrales. ¿Su nombre? Pravda.com. Nunca vio la luz del día. También podría controlar directamente la fuente de desinformación, Twitter en este caso, aunque le cueste 44.000 millones de dólares. «El virus de la mente despierta», advirtió, «está empujando a la civilización hacia el suicidio». Necesitamos una contranarrativa.

Censura a golpe de botón

Antes de su adquisición, Twitter se había especializado en eliminar cuentas. Con un click. ¡La guillotina era un click! ¡Twitter es un click! El resultado es el mismo, simbólicamente hablando. Los que pensaban que podían piar libremente están condenados al silencio. La censura ya no tiene, como en la época de Victor Hugo, «aliento fétido y uñas negras». Es limpio, tan desmaterializado como un algoritmo. Ya no son los poderes fácticos los que tienen las tijeras, las famosas tijeras de Anastasia (que llevan el nombre del censor del siglo XIX), sino estas nuevas ligas de la virtud que son los GAFAM, organismos de vigilancia no gubernamentales. Ningún censor en la historia ha concentrado tantos recursos financieros y tecnológicos. Estamos hablando de las mayores capitalizaciones bursátiles del mundo, que se han unido para amordazar la libertad de expresión.

Lo amordazan temporal o permanentemente. Momentáneamente: como el relato de un doctorando en biología que tiene la afrenta de recordarnos que hay dos sexos biológicos. Definitivamente: como el golpe digital de Donald Trump, el primero de la historia, sigiloso, insensible, quirúrgico. En cambio, los GAFAM nunca se plantea suspender las cuentas de los raperos que llaman a la horca de los blancos, de la CCIE, la guarida de la CCIF, de los mulás iraníes, especializados en fatuas, y que tienen mucho que ver en estos momentos con la revuelta del velo.

Sí, era el momento de soltar el pájaro, de hablar como Musk. «Cuanto más aprendo», tuiteó, «peor se pone». El mundo debería saber la verdad sobre lo que ocurría en Twitter». Hasta que no lo hagan, los anunciantes se están retirando y las acciones de Twitter están cayendo en picado. No hay que alarmarse por Musk. Puede perder 2.000 millones de dólares en una tarde por despreciar a los analistas financieros. O 100.000 millones de dólares, como este año.

SUGERENCIA:   Avatar 2045, estupidez y mentira... pero peligro, mucho peligro

Ciencia ficción aplicada

Aunque sudafricano de nacimiento, es el más americano de todos. Es un pionero, un hombre de frontera, un lector de Benjamin Franklin, el rey de los hombres hechos a sí mismos. Le guste o no, Estados Unidos es la última estación antes de la conquista del espacio, una plataforma de lanzamiento hacia Marte. El punto de entrega de Musk. A menudo se le ha comparado con Iron Man, alias Tony Stark, el playboy megalómano, multimillonario ostentoso y genial inventor ideado por el infatigable creador de superhéroes Stan Lee. Tony Stark puede ser insoportable, pero acaba cayéndonos bien, sobre todo gracias a las habilidades interpersonales de su ayudante, la amotinada Pepper Potts. El almizcle es igualmente caprichoso y vistoso. Rey de la autopromoción, exhibe un ego estratosférico e infantil. Cuando no está desafiando a Putin a un combate singular, se cree Dios, o al menos su servicio postventa. Hubo hombre aumentado, ahora es creación aumentada hasta el borde de Marte. Puedes elegir entre Iron Musk y Elon Man.

No sabemos quién es la copia del otro. Tony Stark fue creado a partir del personaje de Howard Hughes, un genio de los oficios, cuyo destino recuerda al de Ícaro. Un peligro que se cierne sobre Musk, ahora en la posición de la olla de barro contra la olla de hierro: el sistema. Durante los últimos seis meses, ha tenido que enfrentarse a un aluvión de ataques. Se ha planteado un caso de conducta sexual inapropiada en un avión. Se le ha acusado de despreciar las acusaciones de racismo en las fábricas de Tesla. Un senador demócrata acaba de llamarle parásito que no paga el impuesto sobre la renta; y la Unión Europea, por boca del exponencialmente pretencioso Thierry Breton, comisario político para el mercado interior, incluido el digital, le dice que «el pájaro volará según nuestras reglas». La suya, de hecho, y las normas orwellianas de la Unión Europea.

El punto fuerte de Musk es que continúa a su manera el sueño más largo de la historia (Omnibus) tan querido por el gran historiador Jacques Benoist-Méchin, pero proyectado hacia el futuro. Cuando se le pregunta cómo se le ocurrió construir cohetes reutilizables o lanzarse a la industria del automóvil eléctrico, responde: «¡Leo libros!». Él, el niño de la ciencia ficción que creció con las sagas futuristas de Asimov e Iain Banks, que descubrió Marte con La trilogía marciana (Omnibus) de Kim Stanley Robinson, que tuitea como Douglas Adams, bromea en La guía del viajero galáctico, su libro de cabecera de niño, que jura por el muy reactivo Robert A. Heinlein, pionero de la ciencia ficción, o El Señor de los Anillos. Tanto es así que puso a uno de sus hijos el nombre de Galadriel, la dama de los bosques imaginada por Tolkien. Otro de sus hijos tuvo menos suerte, ya que recibió el nombre de una cápsula espacial: X AE A-XII. Elfico, seguramente, tal vez marciano. Pero como va a ir a la escuela en Texas, podría ser difícil para él.

SUGERENCIA:   Un libro imprescindible para comprender un mundo desalmado

El mejor ingeniero desde Wernher von Braun

¿Quién creyó en los locos planes de Musk? Casi nadie, al principio. Sin duda, la colonización de Marte (la razón de ser de SpaceX) será un asunto diferente al de la fabricación de berlinas eléctricas. Pero al fin y al cabo, cuando lanzó SpaceX hace veinte años, los grandes de la industria aeroespacial se reían. Y también los gigantes del automóvil, que le miraban con desprecio. Hoy, se invita a sí mismo a su mesa.

Musk no es un científico en el sentido académico. Su originalidad es que ha replanteado el proceso de producción de arriba a abajo. Controla todo en la cadena de producción, sin subcontratistas, sin sindicatos, sin números 2, 3 o 4. Es el ingeniero jefe de sus empresas. Christophe Bonnal, un experimentado especialista en vehículos de lanzamiento de la agencia espacial francesa CNES (Centre national d’études spatiales), lo llama el mayor ingeniero espacial desde Wernher von Braun, el cerebro del V2 y del programa Apolo. Tony Stark puede ir a vestirse, aunque sea con la armadura de titanio de Iron Man.

Incluso hay que matizar el juicio de transhumanismo que se le está haciendo. Es mucho más pesimista que transhumanista. Cree que todo está jodido, ecológicamente hablando. No importa que ninguna de las condiciones para la vida esté presente en Marte, él cree en la muerte programada de nuestro planeta. Nos obligará a colonizar exomundos. Nada le asusta más que la IA (inteligencia artificial). Es, a sus ojos, la mayor amenaza para la humanidad, aunque tiene una curiosa forma de protegerse contra ella buscando trasplantar la IA directamente en nuestros cerebros a través de chips. Se trata de su proyecto Neuralink, que él llama, como buen lector de SF, «encaje neuronal». Al menos la fórmula es hermosa. Para él, no hay frontera entre la ciencia ficción y el mundo real. En el mundo real sólo se aplica la SF. Sentado en una montaña de oro, está dispuesto a perderlo todo para recuperar un poco de libertad de expresión o para ir a Marte, donde sabe que sólo encontrará óxido de hierro. Eso es mejor que todos los Jeff Bezos del mundo, no importa que se llamen Mark Zuckerberg o Bill Gates. No importa lo que digan sus detractores, Musk es el bueno de una superproducción de Marvel, no el malo.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Elon Musk

 

François Bousquet
François Bousquet ha sido editor-gerente de L’Âge d’Homme y periodista en Valeurs actuelles, Le Spectacle du Monde y Éléments, revista de la que es redactor-jefe desde 2015. También es el director de Nouvelle Librairie

.

Recibe gratis el boletín de noticias de Adáraga

No te pierdas ningún contenido publicado en Adáraga. Cumplimenta este formulario para recibir nuestro boletín en tu correo electrónico. Nunca te enviaremos SPAM ni más de un correo diario. Enviar el formulario supone aceptar nuestra política de protección de datos.

Ya a la venta el número 9 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 9 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies