La controversia de la oposición euroasiática en Rusia hoy – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

La controversia de la oposición euroasiática en Rusia hoy


Aleksandr Duguin | 17/10/2022

En los últimos tiempos, el delicado equilibrio perceptible en el campo de la oposición política e ideológica en Rusia ha comenzado a verse perturbado por una creciente polémica entre «etnocentristas» y «eurasiáticos», «rojos» y «blancos», etc.

Por un lado, esta polémica ha aclarado los principios doctrinales de estas diversas tendencias, movimientos y partidos que antes eran demasiado vagos y formulados inconscientemente. Es un aspecto positivo. Por otro lado, este proceso es el signo de la entrada de la oposición en un esquema elaborado por el sistema, es decir su «convencionalización», su domesticación y su «castración» en «juegos» de parlamentarios y partidarios estériles. Cabe señalar que este proceso de eliminación de la oposición no a través de la represión, sino a través de la domesticación, la corrupción progresiva y la «esterilización» ha sido brillantemente trabajado en el occidente globalista. En palabras de Jean Thiriart: «Hay dos formas de destruir una ideología revolucionaria (especialmente el comunismo): la burocracia y el parlamentarismo».

Es bastante significativo que en las sociedades globalistas desarrolladas no haya una oposición que realmente cuestione los principios mismos del sistema. La derecha y la izquierda son solo partes de un juego engañoso y deliberadamente fabricado. Por otro lado, nuestra oposición a nosotros en Rusia, que tomó forma después de agosto de 1991, es una oposición real que encarna el profundo rechazo de ciertos segmentos de la sociedad, no sólo a las acciones específicas del grupo en el poder, sino también a los principios mismos de la cosmovisión que triunfó en el país tras la derrota del golpe de Estado.

El surgimiento de tan amplias polémicas dentro de la oposición podría conducir a su fragmentación y posterior integración en nichos políticos especialmente preparados por el propio régimen. Por ello, es muy importante esclarecer aquí y ahora las diferencias de perspectiva que están surgiendo en el seno de la oposición y formular hipótesis sobre la lógica de su desarrollo potencial.

El inicio de la polémica: eurasianistas y etnocentristas

La principal línea de división que está surgiendo en la oposición opone a los «eurasistas», los «estatistas» y los «nacional-comunistas» por un lado, y los «nacionalistas», los «paneslavistas» y los «monárquicos» por otro. El criterio principal y el motivo central de este debate es la cuestión de nuestro enfoque del estado y de la etnia. Es precisamente esta concepción la que divide a la oposición hoy, y no la cuestión de la actitud hacia el comunismo, la religión, el marxismo, etc.

En ambos lados hay una extrema derecha (compuesta por antimarxistas, ortodoxos, fascistas, etc.) y una extrema izquierda (compuesta por ex miembros del aparato del partido, comunistas, socialistas, etc.). Los euroasiáticos y los «estatistas» afirman la superioridad del estado sobre la etnicidad. Su nacionalismo es abiertamente imperial, supraétnico y geopolítico y, a menudo, se combina con el mesianismo tradicionalmente ruso, ortodoxo y estatal, específico del pueblo portador de Dios (theophorus). Para este sector, el desmembramiento de la Unión Soviética es un mal absoluto, y los autores de esta aberración deben ser claramente identificados como criminales nacionales con los que no es posible el diálogo, la conciliación o el compromiso constructivo. Se trata de una «oposición radical e irreconciliable», dotada de una fuerte determinación política para luchar contra el Sistema hasta el final. En esta lucha, los euroasiáticos están dispuestos a unir fuerzas con todas las fuerzas religiosas, nacionales y geopolíticas, tanto en Oriente como en Occidente, que puedan ayudar en la lucha contra la globalización y contribuir a la reconstrucción del mundo. En términos geopolíticos, los «estatistas» ven el globalismo y los Estados Unidos talasocráticos como el principal enemigo.

SUGERENCIA:   La visión de Dominique Venner sobre el destino de los Ejércitos Blancos

Los «nacionalistas eslavófilos», por su parte, afirman la primacía del factor étnico. Este nacionalismo se limita a la etnia de la Gran Rusia o la defensa de una unión paneslava. Este campo alberga dos polos: el polo «étnico minimalista», encarnado por los proyectos de la organización ROD con sede en Petersburgo, que propone establecer un estado monoétnico de la Gran Rusia, y el polo «étnico maximalista», que a veces incluso propone restaurar la Unión Soviética, pero solo en el contexto y durante la expansión militar y económica nacional de Rusia en las repúblicas separatistas (por ejemplo, con el pretexto de defender a la población rusa). Los nacionalistas eslavófilos no excluyen la posibilidad de diálogo y cooperación con el gobierno con la condición de limitar la influencia de los rusófobos abiertos y odiosos y los pueblos no rusos. En todo caso, para ellos, el principal enemigo son los demás pueblos, los judíos, etc. Para ellos, los factores geopolíticos son secundarios y tienen un valor puramente práctico.

Reproches mutuos

Los dos polos de oposición tienen una serie de reclamos fundamentales entre sí que son fácilmente distinguibles. Los euroasiáticos han hecho una serie de afirmaciones contra los etnocentristas. Acusan a este último: a) haber facilitado el colapso de la Unión Soviética al exigir la soberanía de Rusia y la creación de bases estatales dentro de la RSFSR (que solo les hizo el juego a los demócratas y los globalistas); b) provocar tensiones dentro de la población rusa en las repúblicas (ya que limitar la nación rusa a un marco étnico estrecho solo puede conducir a su alienación de los demás pueblos del imperio); c) privar al movimiento patriótico de la conciencia geopolítica de la estrategia estadounidense de conquista de Eurasia (que los estadounidenses aprovechan para extender sus manos a las regiones que los rusos dejan desprotegidas al decidir «centrarse en sus propios problemas»); d) haber reducido el nacionalismo «universal», «imperial» y «mesiánico» de los rusos al nivel de fronteras puramente étnicas (haciendo así que el nacionalismo ruso sea impotente, pasivo e incapaz de cumplir su misión como Estado); e) haber promovido un compromiso conformista en el diálogo con el gobierno ruso antinacional, globalista y pro estadounidense cada vez que hace gestos hipócritas hacia las tradiciones rusas (folclore nacional-religioso arcaico e inofensivo); f) haber idiotizado las tradiciones rusas defendiendo la restauración de los aspectos arcaicos y sombríos de la Rusia prerrevolucionaria y renunciando a los logros tecnológicos, estratégicos e industriales del período soviético; g) por haber defendido con demasiada frecuencia la propiedad privada (capitalismo nacional), que está en contradicción con las tradiciones sociales de Rusia; h) finalmente, por ser los principales artífices de la escisión en la oposición, por haber rechazado la alianza que constantemente les proponían los euroasiáticos, de acuerdo con la apertura y el pragmatismo de su ideología, que se fijaba como principales objetivos la reconquista del Estado y la restauración del Imperio.

SUGERENCIA:   Detrás de los bastidores del Brexit

En este contexto: ¿Quiénes son los bolcheviques? ¿Quiénes son los mencheviques?

Estas son las razones fundamentales de la creciente polémica dentro de la oposición, que difícilmente puede detenerse al nivel de líderes autoritarios que llaman a la concordia y la unidad y ofrecen advertencias y simpatías personales. En esta cuestión, sin embargo, estas contradicciones son de carácter fundamental y pueden compararse circunstancialmente con la disputa entre bolcheviques y mencheviques. Los euroasiáticos son los bolcheviques que se niegan a comprometerse con el corrupto gobierno globalista, se rebajan a la demagogia parlamentaria, buscan la conciliación con el sistema y no están dispuestos a optar por compromisos limitados y ambiguos. Los etnocentristas son los mencheviques que se contentan con llevar a cabo reformas incrementales a nivel nacional y abandonar la revolución nacional planetaria a cambio de pequeñas concesiones de los globalistas, que están dispuestos a presentar a los rusos un «ser nacional» folclórico en las reservas euroasiáticas.

Además, es extremadamente importante que el campo euroasiático se involucre en un proceso de creatividad ideológica que conduzca a la formación de nuevos conceptos, como el «futurismo eslavófilo» y la gran idea del «Imperio euroasiático», que, en futuro, será capaz no sólo de recuperar el poder geopolítico perdido de Rusia, sino también de convertirse en un centro de doctrina antiglobalista capaz de estimular el proceso planetario de liberación ideológica y geopolítica de la dominación bancaria estadounidense. Esta ideología es ofensiva, virulenta y de aplicación universal, tanto en Europa como en el tercer mundo.

Los «nacionalistas» se centran únicamente en la resistencia pasiva y defensiva. Miran hacia atrás con nostalgia apasionada y nostalgia sentimental por el pasado. Son fieles no tanto al espíritu y la esencia de la tradición rusa como a sus formas externas. Sin embargo, el modelo monoétnico de Rusia es, sin duda, una idea totalmente «modernista», ya que nunca ha existido nada parecido en Rusia en toda su historia.

Sin embargo, sería erróneo asociar a los «bolcheviques» de la oposición (los euroasiáticos) con el «modernismo» ya los «mencheviques» con el «arcaísmo». En realidad, ambos polos contienen elementos modernos y tradicionales, aunque combinados de diferente manera. Orientación imperial, apertura a grupos étnicos no rusos, elitismo y tradiciones económicas comunales contra constituyen los aspectos profundamente tradicionales del lado euroasiático. Sin embargo, los euroasiáticos son modernistas en términos de proyectos industriales, tecnológicos y militar-industriales y en el apoyo a la creación de sistemas informáticos y sistemas de comunicación globales modernos. Los «nacionalistas» puros son modernistas en su «monoetnicidad», en su aversión a las élites (que es evidencia de individualismo e igualitarismo) y en su simpatía por el capital nacional. Por otro lado, su rechazo a la industrialización y al desarrollo tecnológico es una característica puramente arcaica.

Fuente: Euro Synergies

Imagen: tetracarbon: Mapa de Eurasia

 

Aleksandr Duguin
Aleksandr Duguin es un filósofo, politólogo y geopolítico ruso. Es asesor político y militar del presidente Vladímir Putin y autor de la conocida como Cuarta Teoría Política.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies