La diversidad de géneros y el mundialismo – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

La diversidad de géneros y el mundialismo


Louis Philippe | 16/06/2021

La diversidad sexual (de género) es un concepto ideológico muy popular hoy en día. Abarca todas las minorías sexuales, ya sea la homosexualidad, la bisexualidad, la transexualidad, el transgénero, etc. La familia LGBTQ+ sigue creciendo. El globalismo, siempre deseoso de subvertir los valores tradicionales y destruir todo lo que constituye la base de las diferentes identidades nacionales, promueve la diversidad sexual en todas sus formas. Ha cambiado el significado y la importancia del matrimonio, que ha pasado de ser un sacramento religioso entre un hombre y una mujer, arraigado en la procreación y el desarrollo de la familia, a un contrato banal entre dos individuos, independientemente de su identidad sexual.

¿Debemos luchar o incluso prohibir la diversidad sexual? Desde un punto de vista religioso y más específicamente católico, esta abarca muchos pecados y no puede ser aprobada. Para ser verdaderamente coherentes en este plano, habría que luchar también contra el concubinato, tan extendido hoy en día, y contra toda forma de sexualidad fuera del matrimonio. Podemos aceptarlo, pero no podemos promoverlo ni convertirlo en una norma social. Al fin y al cabo, las minorías sexuales sólo representan un porcentaje muy pequeño de la población y no deberían imponer su voluntad a la mayoría. La homosexualidad, por ejemplo, siempre ha existido, y la represión sexual que prevaleció en una época no la hizo desaparecer. Durante mucho tiempo se vivió en la discreción, incluso en la clandestinidad, lo que ya no es el caso hoy en día, al menos en los países occidentales en general.

En una sociedad sana y normalmente constituida, la sexualidad no debería ser la base de la identidad de las personas, independientemente de sus preferencias y atracciones sexuales. La sexualidad es un asunto privado e íntimo y no debería exponerse en público como ocurre hoy. La ideología globalista anima fuertemente a las minorías sexuales a hacer de su sexualidad la base suprema de su identidad por encima de cualquier otro criterio, incluyendo la etnia, la nacionalidad y la clase social. Así, se es homosexual, lesbiana, transexual antes de ser quebequense, francés, belga o ruso y antes de ser obrero o jefe. Otra forma de ser ciudadano del mundo en lugar de estar arraigado en la propia nación.

La norma de una sociedad debe ser imperativamente la heterosexualidad porque es la única forma natural de asegurar la reproducción y la renovación de la población. La heteronormatividad tan denostada por la mayoría de los grupos de extrema izquierda es, por tanto, una necesidad vital para garantizar nuestra supervivencia. Esto no impide en absoluto la tolerancia de las minorías sexuales, que tienen derecho a vivir en paz siempre que no contravengan la decencia pública, que también es válida para todos los ciudadanos independientemente de su orientación sexual. Por otro lado, la tolerancia no significa la aceptación de todas las demandas del lobby LGBTQ+, uno de los mejores agentes del globalismo en la promoción del igualitarismo a toda costa. El matrimonio homosexual es una farsa que distorsiona gravemente el significado del matrimonio. Por supuesto, el matrimonio ha sido pervertido durante mucho tiempo con, entre otras cosas, la banalización del divorcio y la elevación del matrimonio civil al mismo nivel que el religioso. No hay ningún problema en que se reconozcan las uniones homosexuales, sobre todo en lo que respecta a las prestaciones concedidas a los cónyuges supervivientes. Pero no pueden considerarse matrimonios de ninguna manera, y no tienen el mismo valor que las uniones heterosexuales monógamas, aunque esto vaya en contra del igualitarismo abstracto tan de moda hoy en día.

El desfile anual del Orgullo LGBTQ+ es un claro ejemplo de exhibicionismo escandaloso e inaceptable que hace tiempo ha sido cooptado por la sociedad comercial. Sin embargo, este tipo de espectáculo está en consonancia directa con la obsesión sexual tan extendida en nuestra sociedad. No nos cansamos de leer artículos sobre las diferentes formas de llegar al orgasmo ni de escuchar a las estrellas hablar de su vida sexual en la televisión. Ya es hora de volver a una mayor decencia pública y a un orden moral más cercano a los valores tradicionales sobre los que se fundaron nuestras sociedades que al liberalismo libertario al servicio del globalismo.

Fuente: VoxNR

Imagen: Filmbetrachter: Banderas arcoiris

 

Louis Philippe
Louis Philippe es colaborador habitual de VoxNR.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies