Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Noticias

La Europa wokista tiembla ante el éxito arrasador de la Agrupación Nacional de Marine Le Pen


Ignacio Eguiluz | 01/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Ayer se celebró la primera vuelta de las elecciones legislativas francesas y el miedo se ha apoderado de la progresía wokista continental: la ciudadanía gala ha optado mayoritariamente por la nacionalista Agrupación Nacional (antes Frente Nacional) de Marine Le Pen y Jordan Bardella y la derecha sociológica ha obtenido una victoria sin precedentes.

Cuando la derecha sale a ganar, la derecha gana

Deberían tomar nota algunos de nuestros politólogos patrios que defienden campañas de perfil bajo para los partidos de la derecha sociológica a fin de no soliviantar a la izquierda, alegando que la baja participación favorece los intereses electorales de los primeros.

Al igual que en España, cuando la derecha francesa sale a ganar, gana. La campaña electoral de las elecciones legislativas galas han sido cualquier cosa menos de perfil bajo. Las formaciones concurrentes han apostado fuerte en sus mensajes y en sus programas. No había excusa para quedarse en casa. Unos, para evitar la victoria de la «extrema derecha». Otros, para que Francia vuelva a ser Francia.

Los resultados arrojados ayer por las urnas son incontestables: la Agrupación Nacional batió su récord histórico en unas legislativas con el 33,15% de los votos emitidos y una proyección entre 240 y 270 escaños en la Asamblea Nacional. Dato importante: la propia Marine Le Pen ganó con un 58% de votos en su circunscripción de Pas-de-Calais y no habrá segunda vuelta. El segundo puesto fue para la coalición wokista, ultraizquierdista e inmigracionista Nouveau Front Populaire con el 27,99% de los sufragios y una horquilla entre 180 y 200 asientos. La coalición presidencial de Emmanuel Macron (Ensemble) logró el tercer puesto con el 20,76% de los votos y una proyección entre 60 y 90 diputados. Los Republicanos obtuvieron el 10,23% de los votos y una horquilla entre 30 y 50 asientos. Por último, los candidatos independientes (entre los que se encuentran un buen número de adscripción derechista diversaa) lograron el 5,97% y lograrán entre 13 y 21 escaños.

En otras palabras, la derecha sociológica que abarca a la nacionalista Agrupación Nacional, a los liberal-conservadores de Los Republicanos, el centro-derecha abanderado por Macron y los candidatos independientes de la derecha diversa superaron el 65% de los votos emitidos.

?Qué ha pasado en las calles de Francia tras conocerse la victoria de la Agrupación Nacional?

Lo esperado: grupos de inmigrantes y ultraizquierdistas en comandita han salido a las calles de las principales ciudades a destrozar mobiliario urbano y saquear comercios, los mass media han vuelto a poner el grito en el cielo ante la deriva «ultraderechista» de la sociedad francesa y la Bolsa, sí, la Bolsa, ha amanecido con alzas del 2% del índice de referencia CAC40. Esto último es más que significativo: los mercados daban por hecha la victoria de Marine Le Pen y los suyos y la ha recibido con satisfacción.

¿Qué pasará en la segunda vuelta?

Como partido vencedor, la Agrupación Nacional accederá a la segunda vuelta de las elecciones legislativas que se disputarán el próximo domingo, 7 de julio. Está por ver si habrá una reedición del «Frente Republicano», esto es, una coalición Frankenstein formada por troskistas, comunistas, wokistas y acomplejados del centro-derecha para evitar el triunfo de los de Marine Le Pen y Jordan Bardella.

Será clave saber el posicionamiento de Los Republicanos. Si la formación liberal-conservadora se desmarca del cordón sanitario contra los nacionalistas, ese 10,23% de los votos obtenidos en la primera vuelta pueden llevar a la Agrupación Nacional a acariciar su primera mayoría absoluta en unas elecciones legislativas. Y si eso sucede, todo cambiará inexorablemente en Francia y en el resto de Europa.