La idea de moda contra Zemmour: prohibir las elecciones presidenciales – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

Publicidad

La idea de moda contra Zemmour: prohibir las elecciones presidenciales


Frédéric Sirgant | 08/11/2021

Hay muchas formas de eliminar a un candidato problemático de una elección: una frase corta, un caso de disfraces, un juicio oportuno, una campaña de prensa. Por no hablar de las famosas mentiras apestosas. Este fin de semana, (porque es él a quien hay que prevenir) la izquierda compitió en ideas contra Zemmour: Fabien Roussel a la cabeza, sin duda, regocijado por la resurrección del nombre de Stalin en el debate, espera que el candidato sea condenado por racismo o antisemitismo antes de un año. Le siguen inmediatamente Anne Hidalgo y Arnaud Montebourg.

Pero la izquierda no tiene el monopolio de la competición de la eliminación del adversario. Los centros de la derecha e izquierda también han aportado a la causa su pequeña idea, mucho más limpia, muy constitucional: abolir las elecciones presidenciales por sufragio universal. Tan grande como los hallazgos de la gente que se fue. Impensable a corto plazo, pero en estos tiempos de reforma constitucional permanente, las ideas más absurdas a veces se abren paso rápidamente.

Hace una semana, fue Frédéric Pottier quien dividió una plataforma en esta dirección en Libération. Prefecto, ex-delegado interministerial para la lucha contra el racismo, el antisemitismo y el odio anti-LGBT (DILCRAH) de 2017 a 2021, autoproclamado de izquierda, pretende «romper con la política del espectáculo» e incluso habla de «guignolización». Zemmour nunca es citado, pero entendemos que él es la vergüenza. Frédéric Pottier no tuvo la misma idea hace cinco años, cuando un tal Emmanuel Macron también vino a perturbar el partido planeado.

SUGERENCIA:   La tradición nativa de los europeos no está muerta

Básicamente, sus críticas a la elección presidencial por sufragio universal son muy cuestionables. Según él, «los candidatos ya no discutirían una visión del mundo o plataformas programáticas, sino que están llamados a reaccionar ante las recurrentes polémicas que mantienen los medios en busca de una audiencia y de personalidades más o menos locas que no tienen otros objetivos además de establecer su visibilidad en los medios». Estaríamos asistiendo a una «despolitización» del electorado. El problema es que la elección presidencial es precisamente la más movilizadora, aquella donde los debates se apoderan de las profundidades del electorado y son todas las demás elecciones las que son víctimas, con abstenciones ahora masivas y muchas veces mayoritarias, de una despolitización real. Nuestro prefecto debería haber investigado este problema mucho más formidable: el caso de los diputados, representantes electos locales o nacionales elegidos con el 20 o 30% del electorado. Y que hacen la ley, en todo el sentido de la palabra.

Publicidad

Otra crítica, igualmente débil: esta elección presidencial ya no jugaría el papel de «estabilizador» deseado por De Gaulle. Paradójicamente, nuestro prefecto mendesista (sí, sí, que existe) cita la crítica de Mendès a esta elección que dará poder a los «aventureros»: reconoce que esta innovación gauliana de 1962 ha permitido el encuentro de la derecha y del centro, entonces la alternancia a la izquierda. «Estructuró (…) las recomposiciones partidistas durante casi 60 años», concede. Pero hoy, cuando todos reconocen que efectivamente estamos pasando por una gran recomposición, ¿eso ya no sería posible?

SUGERENCIA:   La plaga del fideísmo: fideísmo y Fe católica

Unos días después, en Le Point, Pierre Mazeaud, gaullista, chiraquista, ex-presidente del Consejo Constitucional, retoma la misma canción: «Si pudiéramos acabar con las elecciones presidenciales…». Puede parecer extraño, como ex-gaullista, pero esto es olvidar que el joven Mazeaud, como él mismo recuerda, fue uno de los que se opuso a ella en 1962: «Cuando quiso instaurar la elección del presidente por sufragio universal, Michel Debré y yo nos opusimos eso. Dijimos no. Y cuando el General mantuvo su decisión, lo seguimos, porque la lealtad lo exigía».

Finalmente, el joven mendesista atrasado y el viejo gaullista infiel, al volver a las posiciones anti-De Gaulle de 1962, le dieron a Zemmour un auténtico certificado gaullista. El homenaje del vicio a la virtud: el interesado debe estar encantado.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Eric Zemmour

 

Frédéric Sirgant
Frédéric Sirgant es historiador.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox


Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies