Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

La nueva izquierda pragmática del Reino Unido y la gran victoria laborista


Clémence de Longraye | 06/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

«No tengan ninguna duda, reconstruiremos el Reino Unido, con riqueza creada en cada comunidad, nuestro servicio sanitario de nuevo en pie, fronteras seguras, calles más seguras». Pocos minutos después de reunirse con el rey Carlos III y recibir el encargo de formar gobierno, Keir Starmer, líder del Partido Laborista al otro lado del Canal de la Mancha, presentó sus ambiciones para su país ante la famosa puerta del número 10 de Downing Street. Ni fronteras abiertas, ni postura pro-palestina, ni demagogia ecologista… Al contrario, el nuevo Primer Ministro, que acaba de obtener una aplastante victoria en las elecciones generales, promete un programa pragmático.

Purga contra el antisemitismo

Catorce años de gobierno del Partido Conservador barridos en una noche. El 4 de julio, el Partido Laborista obtuvo 412 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes. Esta aplastante victoria pone fin al reinado de los conservadores, en el poder desde 2010. El partido debe esta hazaña en particular a las regiones desindustrializadas que, tentadas por el Brexit, habían depositado su confianza en Boris Johnson (Partido Conservador) en las anteriores elecciones. El victorioso Keir Starmer, un antiguo abogado que dirige el Partido Laborista desde la primavera de 2020, ha recibido felicitaciones de líderes de todo el mundo. En Francia, tras Emmanuel Macron, el Partido Socialista se afanó en aclamar un «nuevo impulso para la izquierda». Pero sus aliados del Nuevo Frente Popular se mostraron más tranquilos. Lo que está en juego son las diferencias políticas fundamentales entre las promesas del Nuevo Frente Popular y las del Partido Laborista de Sir Starmer.

A su llegada a la dirección del partido, Keir Starmer se comprometió a cambiarlo desde dentro tras cinco años de gobierno de Jeremy Corbyn, el líder británico conocido por su postura pro-palestina y acusado regularmente de antisemitismo. En febrero de 2023, declaró: «Yo, como líder laborista, tendré tolerancia cero con el antisemitismo». Y añadió: «Mi primer acto como líder laborista fue comprometerme a eliminar el antisemitismo del partido». En los meses siguientes, el nuevo líder laborista cumplió su palabra e inició una purga. El ala izquierda del partido, encarnada por el movimiento Momentum de Jeremy Corbyn, fue marginada. Las figuras del partido sospechosas de coquetear con el antisemitismo fueron marginadas. Diane Abott, la primera mujer negra elegida a la Cámara de los Comunes y figura destacada del laborismo, fue marginada durante un tiempo. La causa fue una carta en la que la diputada restaba importancia a la discriminación sufrida por los judíos. Tras disculparse, el partido la propuso para las elecciones generales y resultó elegida. Otros, como Jeremy Corbyn y Faiza Shaheen, conocidos por su postura a favor de Palestina e incluso de Hamás, no se beneficiaron de la etiqueta del Partido Laborista el 4 de julio.

Una semana después del ataque del 7 de octubre contra Israel, Keir Starmer renegó de las posiciones de su predecesor. En un extenso comunicado de prensa, denunció los «ataques perpetrados por Hamás» y añadió: «Israel tiene el derecho y el deber de defenderse y salvar a sus rehenes. Estamos al lado de Israel».

Control de fronteras

En el tema de la migración, Keir Starmer también está imponiendo una visión pragmática a la izquierda. En un momento en el que, a pesar del Brexit, el Reino Unido se enfrenta a importantes oleadas migratorias, pide que se reduzca la inmigración. «El Reino Unido debe depender menos de la inmigración formando a trabajadores británicos», afirma. También prometió controles fronterizos, sin fijar un objetivo de reducción de la inmigración. De nuevo el 5 de julio, repitió su deseo de controlar la entrada y hacer las calles más seguras. Por último, como hombre de izquierdas, se declara tan partidario de la energía nuclear como de las energías renovables y, al igual que Tony Blair, acepta el principio del libre mercado. Una prueba de que el sentido común a veces es posible en la izquierda…

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire