La reunión entre Marc Eemans y Alain de Benoist – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

La reunión entre Marc Eemans y Alain de Benoist


Robert Steuckers | 21/12/2021

Había organizado vagamente, mediante dos o tres breves llamadas telefónicas, un encuentro entre Marc Eemans y Alain de Benoist en los locales de la Librairie de Rome en la Avenue Louise de Bruselas, sin poder estar yo presente.

Evidentemente, la intención de Eemans era utilizar la revista de Alain de Benoist, Nouvelle École, de la que me había convertido en secretario de redacción, para relanzar los temas de Hermès. En aquella época, a pesar de algunos raros impulsos evolucionistas, Alain de Benoist no era muy aficionado a los temas tradicionalistas; desairó deliberadamente a Georges Gondinet, calificado de «pequeño idiota que nos insulta» (nótese el plural mayestático…), simplemente porque el director de Totalité había puesto por escrito algunas dudas sobre la pertinencia metapolítica de los escritos del «padre» de la Nueva Derecha, marcados por el darwinismo, según el futuro director de las ediciones Pardès.

De Benoist reprochó especialmente a Gondinet y a su equipo la publicación del nº 11 de Totalité, un dossier titulado «La Nueva Derecha desde el punto de vista de la Tradición». De Benoist, que ciertamente tenía venas darwinianas, salía más bien de un «viaje» empirista lógico, de construcción anglosajona y «russelliana», cuyo interés apenas se entiende a la vista de sus posteriores desvaríos. Se relacionó torpemente con Heidegger y quiso escribir un artículo sobre el filósofo suabo que diera fe de su genio entre todos los galos (todavía estamos esperando ese prometido artículo magistral sobre la relación entre Heidegger y Hölderlin… quien quiera ser germano-maníaco por coquetería parisina no es un germanista de altos vuelos…).

Sobre las vanguardias dadaístas y surrealistas, De Benoist no sabía nada y clasificaba todo eso, año tras año, en conceptos generales, depredadores y comodines, como los de «arte degenerado» o «izquierdismo subversivo», porque, en aquellos benditos tiempos (para él y su bolsillo) en los que trabajaba en el Figaro Magazine, De Benoist presumía de pertenecer a una burguesía buena e instalada. Se jactaba de pertenecer a una burguesía asentada, inculta y hostil a cualquier forma de novedad radical, al igual que se jacta hoy de pertenecer a una vertiente izquierdista, inspirada en el suizo Jean Ziegler, una vertiente igual de resistente a la innovación real porque, según sus partidarios y turiferarios, es necesario permanecer en la jactancia reivindicativa habitual de los años sesenta (al igual que ciertos surrealistas eran complacientes en la jactancia comunista de los años treinta y no tenían intención de abandonarla).

SUGERENCIA:   Pandemia, Agenda 2030 y Nuevo Orden Mundial

Ese día de marzo de 1981, Alain de Benoist firmaba sus libros en la Librairie de Rome y Eemans acudió a ella, alegre, desenvuelto, cálido y entusiasta, al estilo flamenco, sin duda después de una comida copiosa y bien regada o tras unas buenas jarras de Duvel: ¡o se está en el país de las bodas campesinas de Breughel, de las copas del rey de Jordaens y de las inspiradoras plantureuses de Rubens o no se está! Esta truculencia disgustaba al «padre» de la Nueva Derecha, que a menudo asumía, en el apogeo de su fama, los aires altivos del meón parisino (diríamos del Moeijer snoeijfdüüs), pretendiendo ser el poseedor de las verdades últimas que salvarían al universo del desastre inminente que le esperaba en la próxima vuelta.

Para De Benoist, la truculencia breugheliana de Eemans era un indicio de «locura». Los aires altivos del parisino, vestido aquel día con un traje de terciopelo morado, feo, sucio y arrugado del peor gusto posible, eran, para el surrealista flamenco, indicios de incivilidad, fatuidad e ignorancia. En definitiva, la mayonesa no cuajó: la alegría de vivir y las actitudes siniestras no se combinan fácilmente. La corriente no fluyó entre los dos hombres, eclipsando al mismo tiempo, y para siempre, el inmenso potencial de una posible colaboración, que podría haber profundizado considerablemente en la investigación del movimiento neoderechista, dado que la posteridad de Hermès conduce, entre otras cosas, a las actividades de Religiologiques, de Gilbert Durand o a los trabajos de Henri Corbin sobre el Islam persa y, sobre todo, podría haber comenzado inmediatamente después del repugnante desalojo de Giorgio Locchi, germanista y musicólogo, que había dado a la Nouvelle École su brillo inicial, desalojo que Eemans ignoró: las artes y la música estuvieron prácticamente ausentes de las especulaciones neoderechistas, que rápidamente se convirtieron en una jerarquización y «sociologización» del parisino (según el difunto Jean Parvulesco), sobre todo tras la formación del tándem formado por De Benoist y Champetier en vísperas de los años 90, un tándem que duró algo menos de una docena de años.

SUGERENCIA:   Tomislav Sunic: "Tienes que unirte a tu tribu para salvar la vida"

El breve encuentro entre el “padre” de la Nueva Derecha y Eemans en la Librairie de Rome de Bruselas no sirvió de nada: una nueva decepción para nuestro surrealista de Dendermonde, que volvió a toparse con las limitaciones, las carencias, la incapacidad de ver claro, a largo plazo, en un individuo que en su momento se postuló como el gran mesías de la cultura reprimida. Esto debió recordar a nuestro pintor la incomprensión de los surrealistas de Bruselas cuando dio su conferencia sobre la hermana Hadewych…

Eemans estaba enfadado conmigo por haberme ido, unos días después, a París para ocupar mi puesto de secretario de redacción de Nouvelle École. Probablemente, Eemans pensó que el ambiente de París, en vista del comportamiento maleducado de Alain de Benoist, no era propicio para la recepción de temas propios de nuestros Países Bajos o de la historia del arte y la vanguardia o del misticismo medieval y persa; Probablemente pensó que no había preparado bien el encuentro con el “padre” de la Nueva Derecha, que no había hablado lo suficiente de Hermès en “audiencia”; en cualquier caso, en lo que respecta a la incapacidad de recibir los temas de Eemans de forma inteligente, nuestro surrealista réprobo tenía razón: De Benoist se enorgullece de ser una especie de Enciclopedia Británica con patas, de carne y hueso, pero hay muchos temas que no entiende, a los que no pone oído absolutamente en nada.

Además, Eemans consideraba que «subir a París» era la característica, como me escribió, furioso, de un «Rastignac con pies pequeños»: mi lugar, para él, estaba en Bruselas, y no en otra parte. Pero, afortunadamente, mi escapada parisina, en la guarida del snob púrpura, sólo duró nueve meses. De vuelta a Brabante, no volví a despertar la ira de Eemans. ¡Y es que, ¿no nos enseña la sabiduría popular Oost West, Thuis best! (Hogar, dulce hogar).

Robert Steuckers, Koenraad Logghe y Denis Ilmas: El peregrino absoluto: Marc Eemans y los evolianos de Bruselas. Letras Inquietas (Octubre de 2021)

Nota: Este artículo un extracto del citado libro

Imagen: Autor desconocido: Alain de Benoist

 

Robert Steuckers
Robert Steuckers es un ensayista y activista político belga. Está considerado como el teórico de la Revolución conservadora en la Nueva Derecha. Tras abandonar esta escuela de pensamiento en 1993, fundó Synergies européennes para defender un nacionalismo anticapitalista paneuropeo.

Ya a la venta el número 6 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 6 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies