Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

¿Quiere liberar a 16.000 presos la extrema izquierda francesa del Nuevo Frente Popular?


Jean Kast | 07/07/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Le programme du Nouveau Front populaire (El programa del Nuevo Frente Popular) es uno de esos libros que es mejor no leer antes de irse a dormir. Pesadillas y pesadillas garantizadas. Algunos se han arriesgado y se muerden los dedos. «No he dormido en toda la noche», confiesa el imprudente Alexandre Avril, alcalde de Salbris y consejero regional de Les Républicains. Entre todas las horribles fábulas del bloque de extrema izquierda, una asustó especialmente a este electo de treinta años: la de la liberación de unos 16.000 presos en nombre de algún oscuro principio de «regulación penitenciaria». «En cuanto un juez quiere meter a un delincuente en la cárcel, tiene que sacar a otro. Esto significa adaptar el número de delincuentes al número de plazas carcelarias, y no al revés», explica Alexandre Avril. Ya se ha hecho. En 1981, François Mitterrand liberó a 5.000 presos para celebrar su victoria. Y 1981 fue el año en que más se disparó la delincuencia.

Muy criticada por sus propuestas lunares en materia de justicia, La France insoumise intentó explicarse, jurando que «no se trataba de liberar a 16.000 presos de un plumazo al llegar al poder, sino de revisar la política penal». Para el CCN, se trata simplemente de «tomar medidas contra la superpoblación carcelaria», como se afirma vagamente en su programa.

Veámoslo más de cerca. Según las estadísticas del Ministerio del Interior, actualmente hay en Francia 77.880 presos para 61.694 plazas carcelarias, es decir, un excedente de… 16.000 presos. Por tanto, los cálculos de Alexandre Avril son correctos. Así que, por supuesto, la extrema izquierda también reduciría lo que llama «superpoblación carcelaria» mediante el uso generalizado de brazaletes electrónicos y otras penas alternativas, pero las amnistías y las innumerables liberaciones anticipadas de presos seguirían estando en su agenda. Elsa Faucillon, una de las principales promotoras de la «regulación penitenciaria», no lo oculta: «Eso es la regulación penitenciaria, organizar una salida vigilada y preparada cuando un preso tiene que entrar y ya no es posible respetar el confinamiento individual en celda», admitió ante la comisión en junio de 2023. Es la única manera de luchar contra la indignidad de las condiciones carcelarias, el hacinamiento y la reincidencia a través de la reinserción.

«Hacinamiento en las cárceles» cuando quieren decir «falta de personal en las cárceles»

Desde el Partido Socialista hasta el Partido Comunista, pasando por los ecologistas, toda la izquierda se manifiesta hoy contra el principio mismo del encarcelamiento. «El enfoque represivo nunca ha funcionado […] queremos cambiar de enfoque», afirma Aminata Niakaté, portavoz de los Ecologistas. Pero, contrariamente a lo que afirma el bando de los Buenos, la «represión total» nunca se ha aplicado en Francia. Hablan de «superpoblación carcelaria» para hacer creer que los jueces encarcelan a la gente en masa. Esto no es cierto. En realidad, Francia encarcela a muy poca gente en comparación con sus vecinos: ocupa el décimo sexto lugar de la Unión Europea en número de presos en relación con su población, por detrás de Alemania, Dinamarca, Suecia, Italia, Bélgica y Austria. En cambio, ocupa el décimo lugar en la lista europea de homicidios dolosos, el quinto en la de robos y el segundo en la de violaciones y agresiones sexuales. Ahí está el problema. Si las cárceles están llenas a reventar es porque Francia se enfrenta a una explosión de inseguridad sin precedentes. La «superpoblación carcelaria» es ante todo «falta de personal penitenciario» debida a una falta de voluntad política y, por tanto, no tiene nada que ver con ninguna pseudo-seriedad de nuestra institución judicial. Al contrario, la justicia es famosa por su sacrosanta «individualización de las penas», su benevolencia con los delincuentes y las numerosas advertencias que les hace antes de castigarlos.

Desprecio de las víctimas

Esta cultura de la rehabilitación, que transforma el despacho del juez en el de un psicoterapeuta y las cárceles en guarderías, está en el corazón de la ideología de extrema izquierda. «El objetivo de la cárcel es garantizar la reinserción de una persona en la sociedad», afirmaba sin pestañear David Guiraud, portavoz de La France insoumise, en CNews el 4 de agosto de 2020.

Sin duda, hay que recordar a algunos que el objetivo principal de la cárcel es castigar los delitos, impartir justicia a las víctimas y apartar a las personas peligrosas de la sociedad. «Desde hace 30 años, el único objetivo es la reinserción de los presos, sin tener en cuenta a las víctimas ni a la justicia», deplora Pierre-Marie Sève, director del Instituto de Justicia. Nunca se tiene en cuenta el sufrimiento de los franceses sometidos a la esclavitud de la sociedad. Es el punto ciego de la ultraizquierda, que hace campaña a favor de la «regulación penitenciaria». «Los jueces lo piden. Los abogados también lo piden. Y los funcionarios de prisiones también lo piden», exclama la comunista Elsa Faucillon. ¿Y las víctimas? ¿Piden también la liberación anticipada de sus verdugos? Por supuesto que no. De hecho, este desprecio por las víctimas es una de las razones del éxito electoral de la Agrupación Nacional (antes Frente Nacional). Los franceses ya no soportan la perversa indulgencia de una izquierda más preocupada por el bienestar de los presos y la reinserción laboral de los delincuentes que por la seguridad de la gente honrada. A sus oídos, el Frente Popular rima con laxitud judicial.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire