X
       

 A la venta el número 11 de nuestra revista en papel

Artículos / Reportajes

¿Teherán se lee como Brasilia o es al revés?


Georges Feltin-Tracol | 23/01/2023

  Tu ayuda económica a Adáraga es vital

Dos años y dos días después del magnífico asalto al Capitolio en Washington, los partidarios del ex-presidente Jair Bolsonaro ocuparon el 8 de enero de 2023 durante medio día la Plaza de los Tres Poderes, en el corazón de la capital brasileña, tomando las sedes de la presidencia de la República Federal, del Congreso y del Supremo Tribunal Federal.

Ese mismo día, cientos de exiliados se manifestaron por las calles de las principales ciudades francesas, entre ellas París y Lyon, para llamar la atención sobre la actual desestabilización en Irán y animar a la opinión pública a presionar al gobierno francés para que apoye más explícitamente la subversión.

La suerte quiso que dos acontecimientos de forma bastante similar chocaran en el primer plano de la actualidad. Es interesante observar que la interpretación política y mediática de estos acontecimientos es completamente diferente. Si lo que acaba de ocurrir en Brasil hubiera ocurrido en Teherán, los mass media habrían exultado. Esto no es nada nuevo: los «chalecos amarillos» franceses, los festivaleros improvisados del 6 de enero de 2021, los «camioneros de la Libertad» en Canadá que organizaron picnics bondadosos nunca se han beneficiado de la benevolencia del sistema de ocupación mental occidental.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que acaba de jurar su cargo, habla de «vándalos fascistas» y pide una represión implacable contra los responsables directos e indirectos de esta jornada de disturbios, que confirma la profunda división del país. La prensa se indignó ante la degradación, el vandalismo o el saqueo de obras de arte moderno y contemporáneo. Al contrario, sentía una solicitud casi patológica hacia unos cuantos espíritus trastornados que ensuciaban con comida las joyas pictóricas de la civilización europea en nombre de la santísima fe de la protección del clima.

Los regímenes gobernantes del bloque occidental atlantista se sienten ofendidos por el ahorcamiento de los alborotadores iraníes. Parecen ignorar que estos delincuentes han matado a agentes de la ley, invadido y devastado edificios gubernamentales e incendiado las oficinas de un importante periódico. Irán es presa de una revolución de color preparada por cuarenta años de embargo económico, un acceso sin filtros a las redes sociales informatizadas del decadente Occidente y una pérdida del espíritu de movilización popular colectiva.

 Descubre los libros de Letras Inquietas y Ultima Libris

La publicación de un número especial de Charlie Hebdo el 4 de enero incluye numerosos dibujos repugnantes denominados «caricaturas» para la ocasión. Esta publicación pretende apoyar la protesta. Su publicación conmocionó a las autoridades iraníes. Sin embargo, los mismos que aplauden estas sucias ilustraciones denunciaron un dibujo banal en un número de agosto de 2020 de Valeurs actuelles en el que aparecía la diputada electa parisina de La France Insoumise Danièle Obono en una historia de ficción, sin llegar nunca a la bajeza y abyección de Charlie Porno

Las bellas almas denuncian la supuesta represión organizada por Teherán. Guardan silencio sobre la suerte judicial de Julian Assange y Vincent Reynouard. No se preocupan por la detención de los camioneros canadienses perseguidos, ni por los quinientos estadounidenses que ya han sido condenados por una justicia demencial y expeditiva por haber participado en la manifestación festiva y transgresora del 6 de enero de 2021.

Ante la enérgica reacción de Irán, que condenó esta agresión visual, el Quai d’Orsay respondió en un comunicado que en Francia hay libertad de prensa. ¿De verdad? Es posible que el Ministerio francés de Asuntos Exteriores no sepa que el semanario Rivarol ha perdido su comisión mixta y que a France Soir le han retirado la licencia de su servicio de prensa en línea. A diferencia de los «medios de comunicación de carretera» hiper subvencionados, a los que no les importa la suerte de los franceses, estos dos títulos expresan una verdadera hostilidad hacia la camarilla gobernante en el poder.

A pesar de su innegable vandalismo progresista, los alborotadores iraníes están del lado del «bien occidental». En cambio, los manifestantes brasileños pertenecen a las «fuerzas de mal». Este último tampoco aceptó que un influyente miembro del Supremo Tribunal Federal y presidente del Tribunal Superior Electoral, Alexandre de Moraes, multara a finales de noviembre al Partido Liberal del derrotado presidente con unos 4,2 millones de dólares porque tenía serias dudas sobre la regularidad y sinceridad del voto electrónico. Al mismo tiempo, estos dos órganos judiciales han suspendido regularmente las cuentas de Telegram, WhatsApp, TikTok y YouTube de muchos escépticos electorales brasileños. Bolsonaro es derrotado, pero sus partidarios ganan muchos escaños entre los gobernadores estatales y en el Congreso. ¿No es una elección contradictoria que plantea interrogantes?

Así que hay levantamientos «buenos» y «malos». Para la hiperclase globalista, las revueltas populares entre sus enemigos son una acción positiva, mientras que la poderosa expresión del legítimo descontento popular en una celda de la gran prisión planetaria occidental constituye una sedición inaceptable y seguramente atestigua un trastorno psiquiátrico.

Conviene tener presente este maniqueísmo mediático rico en desinformación oficial. Corresponde a los elementos más avanzados de la Oposición nacional, popular, social, identitaria y europea acelerar y estructurar los vectores de la reinformación. La batalla (meta)política también implica batallas narrativas.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies