Cambio de mundo: racismo e islamofobia – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

Cambio de mundo: racismo e islamofobia


Denis Collin | 18/02/2021

Toda una parte de la opinión pública republicana, socialista, comunista y progresista (utilicemos todos los adjetivos que consideremos oportunos) está paralizada por el miedo a ser acusada de islamofobia y racismo cada vez que se trata de hablar de las múltiples provocaciones organizadas por las redes islamistas, de los Hermanos Musulmanes o los salafistas.

Por eso el ministro Blanquer, que se proclama como un republicano impecable, no quiere emitir una circular que prohíba a las mujeres con velo acompañar a las salidas escolares. Se contenta con decir que las compañeras con velo, «no es deseable que lo lleven». Pero todo esto le hace merecer una paliza para los especialistas en islamofilia. Sin embargo, tenía todas las herramientas legales en sus manos para decidir la cuestión de una vez por todas. Interrogada en France-Inter, la senadora socialista Laurence Rossignol terminó diciendo que «los profesores sólo tienen que arreglárselas», un grito del corazón que luego trató, en vano, de poner al día.

Desplegamos tesoros de ingenio para mantener nuestro juicio equilibrado («sí, pero los católicos, eh, no hacen eso») y evitar mirar a la cara a la bestia que está a punto de devorarnos viva. Todo el mundo se siente obligado a tomar muchas precauciones oratorias (variaciones del modo «no mezclemos»), tanto que este bullicio de buenas intenciones antirracistas se ha vuelto inaudible y que el único que habla con claridad es la Agrupación Nacional.

Y cuando un provocador viene velado en una asamblea política, el único que le señala que está infringiendo la ley es un representante electo de la Agrupación Nacional que se convertirá en el perfecto chivo expiatorio. En una tribuna, 90 «intelectuales» denuncian el odio contra los musulmanes tras el atentado islamista que se cobró la vida de cuatro policías. Uno termina preguntándose si no estamos viviendo una pesadilla en la que toda la realidad se ha invertido. Porque los propagadores del odio hoy en día son principalmente predicadores salafistas y hermanos musulmanes, que enseñan que todas las ideas y valores de los republicanos son odiosos y que los únicos puros, los únicos dignos de estima, son los musulmanes. Y su predicación es seguida por la acción. ¿Ya hemos olvidado a Charlie Hebdo, esa inaudita masacre de la redacción de un periódico? Y el Bataclan, ¿es obra de evangelistas o de cristianos fundamentalistas?

Estamos paralizados porque creemos que el capitalismo, la economía de mercado y la «democracia» (es decir, la dominación de la oligarquía con una puesta en escena pseudodemocrática) dominan el mundo y que los conflictos entre pueblos, naciones, civilizaciones ya no pueden existir. Somos víctimas de lo que Jean Birnbaum llama «la religión de los débiles»: «ellos» quieren llegar a ser como nosotros, y si «ellos» no nos aman, es la envidia lo que finalmente podemos erradicar con benevolencia (el truco de la mamávelada es un gran clásico).

Sería más útil mirar la realidad globalmente, en el espacio y el tiempo. La época de la dominación total del imperialismo occidental ha terminado y el contrapeso útil del «socialismo real existente» ha desaparecido. Estamos siendo testigos del surgimiento de nuevos imperialismos y nuevas potencias que a su vez buscan al menos una hegemonía regional. China es la segunda potencia mundial y quizás la primera en términos económicos, y está avanzando, según su propio genio, sus peones en el gran escenario mundial. En la India, Modi, rompiendo con todos los clichés occidentales sobre la India, «la mayor democracia del mundo», está alimentando el «nacionalismo» hindú a toda máquina y envidia a su vecino chino. Irán recuerda haber sido el imperio persa y busca la hegemonía regional y se enfrenta al neo-otomano Erdogan. Todas estas personas no son «pobres oprimidos» sino líderes de grandes grupos que ya no tienen miedo de Occidente.

La condescendencia desdeñosa (pleonasmo) con la que la intelectualidad «Bobo-parisina» trata el Islam es la de los ciegos a quienes les gusta cegarse y creer o pretender creer que aún pertenecen a la clase de los amos del mundo. Pero ahora Trump se está retirando y ya no quiere enviar a los «chicos» a luchar por todo el mundo porque, más o menos claramente, sabe que el poder absoluto de los Estados Unidos ha terminado. El «poder de Europa» siempre ha sido un mal chiste y los europeos ya no dominan a otras naciones sin ninguna esperanza de invertir el curso de los acontecimientos. ¡Tendrán que aprender a vivir en un ambiente hostil! Defender a pie lo que creen, si todavía creen en algo, lo cual no está garantizado.

Es necesario volver a la historia, porque lo contemporáneo es sólo un concentrado de una historia muy larga. Cuando comenzó la crisis yugoslava, que llevó a la desaparición de ese país, sabemos el importante papel que desempeñó allí la República Musulmana de Bosnia y Kosovo y, como si los años no hubieran pasado, vimos las líneas divisorias entre los otomanos y el cristianismo. Durante mucho tiempo, los inmigrantes turcos y norteafricanos sólo eran mano de obra, lo que finalmente fue lamentable. Hoy en día los inmigrantes de la fe musulmana son los más convencidos por el islamismo, por el que votan masivamente.

Como hemos visto, Erdogan sólo salvó su pellejo en las últimas elecciones generales por el voto masivo de los inmigrantes turcos a favor del AKP. Las últimas elecciones en Túnez siguieron un patrón similar: Ennahda y Kaïs Saïed fueron un gran éxito entre los emigrantes franceses. Los «territorios perdidos de la república» ganados por los islamistas (arquetipo: Sena-Saint-Denis) han sido descritos suficientemente y se podrían hacer observaciones similares en Bélgica o Alemania. La yihad armada es el árbol que esconde el bosque: la infiltración frenética es mucho más importante, mucho más insidiosa y progresa casi en un abrir y cerrar los ojos.

Entre la «tierra del Islam» y la «tierra de la guerra», las fronteras están cambiando. Las demandas islamistas cada vez más insolentes siempre ganan al final, y los islamistas (es decir, una proporción creciente de musulmanes) creen que ha llegado el momento en que estos viejos países cristianos se convertirán finalmente en Dar-al-Islam. En realidad, todo esto expresa el surgimiento de nuevos capitalismos, en Turquía, en los países del Golfo (pensemos en el peso de un pequeño país como Qatar) o en Irán. El dinamismo de estas naciones toma prestadas las ropas del Islam, así como los movimientos anticolonialistas de ayer habían tomado las ropas del marxismo.

La imagen del inmigrante sumiso se está borrando. Muchos se sienten ahora como conquistadores, y con razón. En el otro lado nadie se resiste. Erdogan puede hacer lo que quiera: como mucho, los líderes europeos fruncen el ceño. Nuestros políticos están cortejando, que si con Qatar, que si con Arabia Saudita. «Nosotros» creemos que hemos detenido el empuje de la Hermandad Musulmana en Egipto apoyando la dictadura militar de Sissi. Otro error fatal después de una larga serie de otros errores igualmente fatales.

Tal vez estemos condenados a cometer más errores y a perder aún más terreno porque ya no tenemos ningún objetivo histórico. Arrasadas por el individualismo y la omnipotencia del fetiche de la mercancía, nuestras sociedades parecen estar privadas de todo soporte vital. ¿Quién sigue creyendo en la razón, en la Ilustración, en los nobles ideales de los siglos XVII y XVIII? ¿Quién sigue exigiendo al gobierno en nombre del demos? El pueblo que se ha convertido en pueblo (alusión a la frase de Rousseau, referida a la soberanía popular, nota del traductor) ha dado paso a los comunitaristas más extravagantes y a las teorías más locas, incluyendo a los filósofos que, sin embargo, están en busca de la sabiduría (véase el libro de Jean-François Braunstein, La philosophie devenue folle). En el actual caos y decadencia, el Islam aparece como un factor de orden, como una ideología que da sentido a la vida! ¡Qué miseria! La sumisión se convierte y sin duda se convertirá mañana en el camino a la salvación, o al menos a lo que algunos creen que es su salvación, y el libro homónimo de Michel Houellebecq es escalofriantemente realista.

Una observación de paso: sin duda existe un Islam no conquistador, un Islam puramente espiritual, listo para hacer su reforma, una reforma que siempre ha sido abortada hasta ahora. Conocemos a bastantes representantes de este iluminado pero ultra minoritario Islam. Y tal vez sería apropiado apoyar a estas personas de buena voluntad, pero eso presupone mantenerse firme contra los islamistas.

Cada uno de los puntos anteriores podría desarrollarse y apoyarse y podría ser el trabajo de un equipo o podría ser el resultado de una amplia colaboración. También se puede observar cuán maleable es el capital y cuán adaptable puede ser a cualquier situación. En China se ha desarrollado un capitalismo con una ideología «comunista». El Islam es una religión tan «pro-negocios», como el protestantismo en el sentido en que Max Weber lo ha analizado. Necesitaríamos un análisis preciso de los vínculos entre el surgimiento de las religiones fanáticas y la etapa actual del capitalismo.

Por el momento, debemos preguntarnos si es posible una salida o si debemos esperar al desastre retomando las tesis de la historia cíclica y el declive del Oeste à la Spengler. Maquiavelo dijo que nuestro destino depende a medias de la fortuna pero que la otra mitad nos corresponde a nosotros. Si simplemente extendemos las tendencias actuales, la verdad es que «estamos jodidos». Pero no hay razón para simplemente prolongar las tendencias actuales. Una apreciación lúcida de la situación permite luchar por la defensa de lo esencial, es decir, la libertad, el laicismo, la igualdad, la igualdad de hombres y mujeres, pero también el igualitarismo social, la búsqueda de un mundo libre de explotación, porque, en definitiva, es en la explotación y la dominación donde radican los principales males que nos amenazan.

Traducción: Carlos X. Blanco

Imagen: Alfred Dielmann: Mujer musulmana

 

Denis Collin
Denis Collin es profesor de filosofía y autor de numerosos ensayos políticos y filosóficos.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies