La última consecuencia del racismo: la obesidad – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

La última consecuencia del racismo: la obesidad


Jany Leroy | 06/04/2021

En el campeonato de victimización que se está librando en los Estados Unidos, el último daño causado por la discriminación racial es la obesidad. Después de haber tenido una buena espalda, el racismo tiene buena barriga.

En el plató de un programa de televisión estadounidense, un invitado de peso viene a confirmar lo que temía el globalista en plena crisis de culpa: los kilos superfluos de los que la población de color es particularmente más víctima deben ser puestos en la pizarra de este maldito sistema racista: «Las investigaciones dicen que las mujeres negras cuando hacemos la misma dieta que las mujeres blancas perdemos menos peso y lo perdemos lentamente, incluso cuando hacemos la misma dieta que nuestras contrapartes blancas».

¿Serán muchos los daños y las rodillas en el suelo vencerán este flagelo? Para explicar este fenómeno de adelgazamiento más o menos rápido según el color de la piel, la medicina habría detectado el origen de la enfermedad. «Y lo que piensan los profesionales de la salud pública es que la respuesta al estrés en nuestro cuerpo cambia nuestro metabolismo», dice la dama indignada.

Si bien es cierto que la comida industrial barata, saturada de sal y azúcar, afecta particularmente a las clases sociales desfavorecidas, la demostración de un estrés adicional que dificultaría la dieta sigue siendo una demostración peligrosa. En este contexto de frecuentes quejas, todo el mundo está probando suerte. Todo teorizado por diversas personalidades, como este abogado de la Administración de Alimentos y Medicamentos que, utilizando el acrónimo de moda BIPOC (Negro, Indígena y Gente de Color), declara: «Los BIPOC sufren de estrés crónico debido a experimentar el racismo en su medio ambiente, que puede aumentar la gravedad de la obesidad».

El especialista, sin embargo, se enreda en el desarrollo de su argumento al cuestionar la profusión de tiendas que venden alimentos poco saludables en los barrios donde vive la población negra. Entonces, volvamos al punto de partida. De «peligroso», la manifestación ha pasado a «tambaleante». La aguja del racismo se ha perdido en el pajar de la victimización.

En una puesta al día de última hora, el defensor de la obesidad racial culpa a los servicios de salud de no darse cuenta de que es, más o menos, el juicio de las condiciones de existencia reservadas para el conjunto de las poblaciones estadounidenses de baja condición. La afirmación de que «la empresa no ha brindado servicios esenciales de salud pública y atención médica integral y equitativa a los estadounidenses que no son blancos» prescinde de proporcionar algunos elementos concretos capaces de dar credibilidad a su punto. ¿No equivale el verdadero racismo a priorizar el sufrimiento?

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Coco Parisenne: Mujer obesa

 

Jany Leroy
Jany Leroy es articulista habitual de Boulevard Voltaire.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo orden mundial Populismo





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies