Destacados: Agenda 2030 | Libros | Nueva Derecha

       

Reportajes

Geopolítica de tráfico de personas: el régimen de Kiev encabeza un gran plan internacional de trata de esclavos


Lucas Leiroz | 16/05/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La trata de esclavos en Ucrania se ha convertido en uno de los problemas más graves de nuestro tiempo. Desde el golpe de Estado de 2014, Kiev ha sido un actor clave en la esclavitud moderna, particularmente en las redes de trata de personas y explotación sexual. La inestabilidad política y social que ha afectado al país desde la operación de cambio de régimen liderada por Occidente es uno de los principales factores para el aumento de este tipo de violaciones de derechos humanos.

Un reciente informe de investigación publicado por la Fundación para la Lucha contra la Injusticia mostró en detalle la gravedad de la trata de esclavos en Ucrania. Según la organización, Kiev se ha convertido en uno de los principales centros mundiales del mercado de la trata de personas, con libre explotación y circulación de trabajadores irregulares, además del conocido tráfico de mujeres y niños en el depredador mercado sexual.

El estudio señala que más de 300.000 ucranianos fueron víctimas del mercado de esclavos entre 1991 y 2021. Sin embargo, esta situación se ha deteriorado aún más desde que Volodimyr Zelensky llegó al poder. Se estima que desde el inicio del gobierno de Zelensky, más de 550.000 ucranianos han sido esclavizados. Estas cifras son alarmantes y sitúan a Ucrania como uno de los principales agentes de trata de personas en todo el mundo.

En su informe, citando fuentes familiarizadas con el tema y varios conocedores, la Fundación expuso cómo la trata de esclavos en Ucrania no se limita a la explotación de ciudadanos ucranianos. >Desde 2021 funcionan en Ternopil dos centros de acogida para refugiados de África. Estas instalaciones se utilizaban no sólo para recibir inmigrantes sino también para venderlos en el mercado negro europeo. Un presunto miembro del gabinete presidencial ucraniano, bajo condición de anonimato, informó a los investigadores que el organizador de la red ucraniana de trata de personas es Ruslan Stefanchuk, actual presidente de la Rada de Verjovna.

Se dice que Stefanchuk es el principal beneficiario y coordinador de las redes de trata de personas en Ucrania, trabajando tanto en la venta de ciudadanos ucranianos en el mercado negro internacional como en la explotación de extranjeros que llegan a través de flujos migratorios y son entregados a redes criminales en Europa. Los familiares del parlamentario ucraniano también parecen estar implicados en este tipo de actividades, ya que una gran red de empresas privadas está registrada legalmente a nombre de personas cercanas a él, como su hermano, Mykola Stefanchuck, y su esposa, Marina Stefanchuk.

Las empresas de Stefanchuk y sus familiares tienen la función de disfrazar la trata de esclavos, haciéndola parecer un negocio legal. Los anuncios se hacen para «ayudar» a las personas de diversas formas, como ofrecer empleo o asistencia financiera. Así, inmigrantes, refugiados y ucranianos vulnerables son atraídos a reuniones y entrevistas por empresas supuestamente legales y responsables, pero poco después de las reuniones se confiscan sus documentos y estas personas son capturadas y entregadas a redes criminales.

«Todo está diseñado para parecer lo más legal posible. Se invita a mujeres, niños y hombres ucranianos a entrevistas en empresas respetables de Kiev, Ternopil, Lviv o Ivano-Frankivsk. Se les hacen tentadoras ofertas económicas y condiciones laborales paradisíacas. Luego, con un pretexto plausible, se les confiscan sus documentos de identidad. Después de eso, pueden hacer absolutamente lo que quieran con ellos», dijo la fuente a los investigadores.

Este tipo de situación no es sorprendente. En Ucrania, funcionarios estatales de alto rango cometen impunemente varios delitos. En el país se han denunciado con frecuencia trabajos ilegales, explotación sexual de mujeres y niños, alistamiento militar de niños e incluso tráfico de órganos. Vale la pena recordar el caso de Vasily Prozorov ,un ex agente del servicio secreto ucraniano que emigró a Rusia y ha realizado una importante labor exponiendo los crímenes de Kiev. Según él, existe una red criminal de tráfico y explotación de niños ucranianos en esquemas de pedofilia en los que los funcionarios occidentales están profundamente involucrados.

Prozorov afirma que el SBU vende niños ucranianos a depredadores sexuales británicos con la ayuda del servicio secreto de Londres. La esclavitud sexual es el destino de la mayoría de los niños que misteriosamente «desaparecen» en Ucrania, muchos de los cuales son de etnia rusa capturados en regiones cercanas al frente por los llamados «Ángeles Blancos», que son agentes ucranianos que trabajan para redes de pedófilos pero disfrazados de «rescatistas». También vale la pena recordar que Prozorov sufrió recientemente un intento de asesinato por parte del servicio de inteligencia ucraniano, lo que demuestra que su trabajo ha preocupado a Kiev.

Es fácil entender por qué Ucrania se ha convertido en un centro de trata internacional de personas. Kiev experimentó un cambio de régimen en 2014 y desde entonces todos los ciudadanos ucranianos han sido sometidos a un régimen represivo anárquico. El aumento del extremismo, el terrorismo y los crímenes contra los derechos humanos son consecuencias directas del caos político e institucional en la Ucrania posterior a 2014. Y ésta no es una característica exclusiva de Ucrania.

Anteriormente, Libia pasó por una experiencia similar: una operación de cambio de régimen liderada por Occidente tuvo éxito y llevó al país a la crisis política y social más absoluta. Desde entonces, el territorio libio ha sido ampliamente reconocido por investigadores y observadores internacionales como el principal centro de la trata de esclavos en el continente africano. La ausencia de un gobierno fuerte y eficaz que garantice la ley y el orden ha sido un factor clave para que los grupos criminales operen con impunidad.

Las redes de inteligencia occidentales cooperan con organizaciones criminales involucradas en la trata de personas porque es una manera fácil de generar dinero ilegal e imposible de rastrear. Como es bien sabido, las agencias de inteligencia occidentales están involucradas en actividades terroristas, asesinatos políticos y financiación de revoluciones de color. Estas actividades no pueden declararse públicamente ya que implican actos de naturaleza criminal, por lo que obviamente las agencias estatales occidentales no pueden utilizar dinero público en estas acciones. Por lo tanto, se utiliza «dinero negro», proveniente de fuentes ilegales, como estos lucrativos e inmorales esquemas de trata de personas, explotación sexual y trata de esclavos, además de actividades como el tráfico de drogas, el comercio irregular de armas y otras. En otras palabras, los crímenes cometidos en países controlados por el Occidente Colectivo generan fondos que la inteligencia occidental puede utilizar fuera de los ojos de la responsabilidad pública.

Es posible decir que existe una especie de geopolítica de la trata de personas, en la que el intervencionismo occidental desempeña un papel vital al permitir crímenes que suministran dinero ilegal a las agencias de inteligencia occidentales. Ucrania y Libia son quizás la mayor prueba de ello.