Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Reportajes

La esencia del sionismo: ¿persigue la dominación mundial?


Aleksandr Duguin | 16/11/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El sionismo es la ideología del Estado de Israel. ¿Por qué creen los judíos que son el pueblo elegido? ¿Cuál es el significado de la diáspora judía como tradición judía? ¿Por qué el sionismo es a la vez una continuación del judaísmo y una refutación del mismo?

Como cualquier religión, el judaísmo tiene muchas dimensiones. Hablar de él de forma simplista, alabarlo o condenarlo, es primitivo.

El judaísmo está vinculado a la creencia de que los judíos son el pueblo elegido (principalmente en un sentido religioso). Su objetivo es esperar al Mesías, que será el Rey de Israel. Así, su religión está asociada a la espera del Mesías.

Según el judaísmo, a principios del primer milenio, los judíos partieron hacia la Diáspora. El Segundo Templo fue destruido, marcando el comienzo de una historia de dos mil años de dispersión. Esta época forma parte de la tradición judía. Su propósito es expiar los pecados de Israel acumulados durante los periodos históricos anteriores. Si esta expiación es sincera y el arrepentimiento profundo, entonces, según la tradición judía, aparecerá el Mesías, que significará la bendición del pueblo elegido. En este caso, se producirá el regreso de los judíos a Israel, el establecimiento de un Estado independiente y la creación del Tercer Templo.

Esta es la estructura de la cultura de espera judía. Los representantes más consecuentes de este enfoque son los fundamentalistas del movimiento Neturei Karta. Dicen que el Dios judío les ha ordenado soportar los sufrimientos del exilio, por lo que debemos esperar el final y arrepentirnos de nuestros pecados. Y cuando venga el Mesías, podremos regresar a la Tierra Prometida.

¿Cómo es posible que ya se haya establecido el Estado y que se hayan violado las prohibiciones? Para comprender que el Israel moderno está en total contradicción con la religión judía, hay que remontarse al siglo XVII, a la época del pseudo-mesías Shabbatai Tzvi, heraldo del sionismo. Afirmaba ser el Mesías y, por tanto, que los judíos podían regresar a Israel. El destino de Shabbatai Tzvi fue triste. Cuando se presentó ante el sultán otomano con reclamaciones sobre Palestina, se le dio a elegir: o ser decapitado o convertirse al islam. Entonces ocurrió algo extraño: Shabbatai Tzvi se convirtió al Islam. En su momento, esto supuso una gran decepción para las comunidades judías.

Sin embargo, aparecieron seguidores de Shabbatai Tzvi (sabbataísmo): sus enseñanzas se difundieron sobre todo entre los judíos asquenazíes y de Europa del Este. Paralelamente se desarrolló el movimiento jasídico, que no tenía una orientación escatológica o mesiánica, sino que difundía las enseñanzas cabalísticas entre la gente corriente.

En ciertas sectas sabbataítas (sobre todo entre los «frankistas» de Polonia) surgió una teología: supuestamente, Shabbatai Tzvi era el verdadero Mesías y se había pasado deliberadamente al islam; por tanto, había cometido una «traición sagrada» (había traicionado al judaísmo para acelerar la venida del Mesías).

Siguiendo la misma lógica, es fácil convertirse a otras religiones. Jacob Frank, por ejemplo, se convirtió primero al islam y luego al catolicismo, argumentando que los judíos devoraban a los niños cristianos. Violó por completo todas las formas de talmudismo y traicionó su fe, pero la doctrina secreta de Frank sugería que, después del siglo XVII, la noción misma del Mesías había cambiado. Ahora eran los propios judíos quienes (colectivamente) se convertían en el Mesías (no había necesidad de esperarle, así que aunque traiciones tu religión, eres santo) eres Dios.

Así que se creó un ambiente intelectual para el sionismo. El sionismo es satanismo judío, satanismo dentro del judaísmo, derribando todos sus fundamentos. Si en el judaísmo hay que esperar a que venga el Mesías, en el sionismo un judío ya es Dios. A esto le siguen las violaciones de los mandamientos talmúdicos.

Esto lleva a relaciones específicas entre el sionismo y el judaísmo. Por un lado, el sionismo es una continuación del judaísmo; por otro, es su refutación. Los sionistas dicen que ya no hay necesidad de arrepentirse de nada; ya han sufrido bastante, y ellos son Dios.

Esto explica la peculiaridad del Estado sionista moderno, que se apoya no sólo en Israel, sino también en judíos seculares, liberales judíos, comunistas judíos, capitalistas judíos, cristianos judíos, musulmanes judíos, hindúes judíos, etcétera, todos los cuales representan la red del «frankismo»: cada uno de los cuales puede cómodamente cometer traición sagrada, construir un Estado, afirmar su dominación mundial y establecer una prohibición de las críticas al sionismo (en algunos estados americanos, las críticas al Estado de Israel se identifican con el antisemitismo). Lo único que les queda por hacer es volar la mezquita de Al-Aqsa y empezar a construir el Tercer Templo. Por cierto, la Knesset ya ha asignado fondos para el estudio del Monte del Templo: todo va en esa dirección.

¿Cómo se puede calmar un conflicto con raíces metafísicas tan profundas apelando a la ONU, con frases como «reconciliar» u «observar los derechos humanos»? En el conflicto palestino, llevan mucho tiempo desdeñando esos derechos humanos.

Es más, cada vez oímos más declaraciones absurdas procedentes de ellos, por ejemplo, acusar de antisemitismo a personas que en realidad defienden a los palestinos semitas.

Si salimos de la hipnosis, de la niebla de la estupidez y de la fragmentación posmoderna de la conciencia, veremos una imagen muy extraña y aterradora de lo que está ocurriendo en Oriente Próximo.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies