Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

La tormenta de Al-Aqsa: ¿explosión en Oriente Próximo?


Aleksandr Duguin | 11/10/2023

Smoke and flames billow after Israeli forces struck a high-rise tower in Gaza City, October 7, 2023. REUTERS/Ashraf Amra NO RESALES. NO ARCHIVES
TPX IMAGES OF THE DAY

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El 7 de octubre de 2023, el movimiento palestino Hamás inició acciones militares contra Israel. Se atacaron ciudades israelíes fronterizas con la Franja de Gaza. El ala militar de Hamás afirmó haber atacado más de 50 posiciones militares israelíes. El ala militante del movimiento palestino Hamás emitió un comunicado en el que afirmaba haber capturado a unos 35 soldados y colonos israelíes en una operación dentro de Israel. El ministro de Defensa israelí declaró que Hamás había declarado la guerra a su país.

En respuesta, el ejército israelí anunció el lanzamiento de la operación antiterrorista «Espadas de Hierro» en la Franja de Gaza. Se ha impuesto el estado de emergencia en todo Israel.

Una escalada en Israel podría desencadenar una reacción en cadena. Los palestinos no tienen ninguna posibilidad en una guerra así, porque no pueden destruir Israel ni infligir una derrota militar significativa.

Pero Israel tampoco tiene motivos para luchar. Palestina es técnicamente territorio israelí, que no controla ni puede controlar bajo ninguna circunstancia. También es imposible destruir físicamente a todos los palestinos.

Si la situación internacional fuera diferente, los palestinos podrían contar con la compasión de la izquierda internacional, pero Estados Unidos está dirigido por neoconservadores y globalistas. Desde luego, los palestinos no les importan. Aunque tampoco les entusiasman demasiado las políticas nacionalistas de Israel.

Pero la reacción en cadena (y sobre todo el comportamiento de los Estados islámicos, principalmente Irán, Turquía, Arabia Saudí, los demás Estados del Golfo y Egipto) podría ser el desenlace lógico. Al menos, eso es lo que pueden haber tenido en mente los estrategas de Hamás cuando decidieron iniciar el conflicto.

La multipolaridad se refuerza, la intensidad de la hegemonía occidental en el colectivo no occidental se debilita. Los aliados de Occidente en el mundo islámico (especialmente Turquía y los saudíes) no siguen automáticamente todas las órdenes de Washington. Es en esta situación en la que el polo islámico, que recientemente se unió a los BRICS en señal de desafío, pasará su prueba.

Por supuesto, el conflicto puede extenderse a otros territorios. No se puede descartar la implicación de Irán y Hezbolá, lo que significa el posible traslado de las hostilidades a los territorios de Líbano y Siria. Y hay bastantes palestinos en el propio Israel que odian a los judíos con un odio feroz. Todo esto podría tener consecuencias imprevisibles.

En mi opinión, Estados Unidos y los globalistas intentarán desactivarlo todo ahora, porque no pueden sacar nada bueno de una mayor escalada.

Una última cosa: las analogías entre separatismo, irredentismo, etc. en diferentes partes del mundo ya no son válidas. Occidente reconoce tanto la unidad territorial como el derecho de las naciones a separarse cuando le conviene. Y no lo reconoce cuando no le conviene. No hay reglas. De hecho, deberíamos (y lo hacemos) tratar las cosas de la misma manera. Lo que nos favorece es justo.

En el conflicto israelo-palestino, es difícil (al menos de momento) que Rusia se decante por un solo bando. En cualquier configuración hay ventajas e inconvenientes. Los lazos con los palestinos vienen de lejos y, por supuesto, son víctimas. Pero la derecha israelí también quiere seguir una política neutral y amistosa hacia Rusia. Con ello, se aleja de la rusofobia salvaje e inequívoca del Occidente colectivo.

Mucho dependerá ahora de cómo se desarrollen los acontecimientos.

Y, por supuesto, no hay que perder de vista la dimensión escatológica de los acontecimientos. Los palestinos han llamado a su operación «Tormenta de Al-Aqsa», lo que significa que la tensión en torno a Jerusalén y los horizontes mesiánicos (para Israel) de erigir el Tercer Templo en el Monte del Templo (lo que es imposible sin demoler la mezquita de Al-Aqsa, un importante santuario musulmán) están creciendo de nuevo. Los palestinos tratan de inflamar la sensibilidad escatológica de los musulmanes, ya sean chiíes, cada vez más sensibles a esta cuestión, o suníes (al fin y al cabo, los motivos del fin del mundo y la batalla final no les son ajenos). Israel y el sionismo son el Dajjal para los musulmanes.

Pronto veremos hasta qué punto esto es grave. Pero en cualquier caso, está claro que quienes ignoran la escatología no entenderán nada de la gran política actual. Y no sólo en Oriente Próximo, aunque es allí donde resulta más evidente.

Mientras tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Catar ha declarado que Israel es el único responsable de la escalada que se ha producido como consecuencia de las constantes violaciones de los derechos palestinos, y Hezbolá ha declarado que entraría en guerra en caso de una operación terrestre israelí en la Franja de Gaza. Y hace poco, el Consejo de Seguridad israelí aprobó una operación terrestre en la Franja de Gaza.

La situación en Palestina es grave. Y está empeorando. Importante: el apoyo de Irán y Catar. La arrogancia de Turquía hacia Israel. El deseo de Hezbolá de abrir un segundo frente. Y, sobre todo, la duración y la escala de la guerra. Un día ya es mucho tiempo para una situación tan feroz. Y si continúa en un futuro próximo, se extenderá. Los judíos de Israel han estado en un polvorín desde el principio. El propio Estado de Israel existe porque hay esperanza en el regreso del Moshiach (Mesías). Si no se confirma en una situación crítica, no sólo se derrumbará Israel, sino que se derrumbarán muchas otras cosas. ¿Es la tormenta en Al-Aqsa lo suficientemente estremecedora? Eso está por ver. La atención se ha desviado de los terroristas de Kiev. Es hora de actuar.

Quizá el comienzo de la audaz ofensiva de Hamás contra Israel sea el cisne negro que cambie el equilibrio de poder en el juego global. El mundo entero está paralizado, y esta explosión alivia la tensión. 50 años después de la guerra apocalíptica conocida como Yom Kippur. Esto también es parte de las Guerras de Jehová.

Sobre las armas nucleares de Israel. No son en absoluto una panacea. Puede utilizarlas, pero ¿adónde irá a parar el mar de árabes furiosos? Lo más importante es que Estados Unidos ha fracasado rotundamente en su papel de líder mundial. No existe la Unión Soviética. Nadie, aunque quisiera, puede decir a judíos y árabes que se callen. Los liberales de izquierda de Soros no han encontrado nada mejor que hacer que luchar contra los sionistas de derecha en Israel. Como la guerra ya está en marcha y todos mueren en ella, es natural que afecte no sólo a los eslavos orientales, sino también a todos los demás. En este caso, ambas fuerzas luchan por lo imposible.

Imaginemos que Israel y todo Occidente se embarcan en una guerra a gran escala contra el islam. Pero están Rusia, China, India, los BRICS. Y no seguirán a Occidente incondicionalmente. Actuarán por su cuenta. Y allí donde la línea sea delgada, habrá una ruptura. Tras el inicio de la operación militar especial, sabemos con certeza dónde la línea es delgada. Y estamos sacando conclusiones. Ahora les toca a los demás.

Adenda: La élite rusa es hoy un espectáculo fantástico. Un tercio de ellos son antisionistas que aplauden el levantamiento palestino. Un tercio son pro-sionistas, ya que la derecha israelí tolera a Putin y a la Operación Militar Especial, bueno, en general (Kedmi, el elenco principal del show de Solovyov). Se lanzan a la lucha por Israel. Un tercio de los globalistas están a favor del Council of Foreign Relations y de Biden, pero no está nada claro lo que dicen y hacen. Después de todo, Soros está en contra de Israel y ellos están a favor de Soros (básicamente). ¿Qué línea triunfará? Tal vez, como de costumbre, las tres al mismo tiempo.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies