¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

El «sur global» (antes Tercer Mundo) contra el «Occidente colectivo» promovido por Putin


Georges Feltin-Tracol | 14/07/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Durante mucho tiempo marginada por las universidades en favor de las «relaciones internacionales» y mal vista por geógrafos y politólogos, la geopolítica recobró notoriedad a raíz de la caída del Muro de Berlín, el fin de la Guerra Fría, la desaparición del bloque soviético y el desmembramiento de la Unión Soviética. La palabra se puso tan de moda que se utilizó con todo y con nada: «geopolítica de los gustos», «geopolítica de los colores» o «geopolítica de las mentalidades». Si bien algunas de estas combinaciones son pertinentes, otras muestran un velado conformismo y un lamentable mal uso de la semántica.

Por ejemplo, es excesivo hablar del «sur global». Esta noción, aparecida en los años 80, ha sustituido ya al concepto de «Tercer Mundo» acuñado en 1952 por el demógrafo francés Alfred Sauvy. El «Tercer Mundo» coincide en parte con los Estados miembros del Movimiento de Países No Alineados inaugurado en la Conferencia Afroasiática de Bandung en 1955 y formalizado en Belgrado en 1961. El indio Nehru y el yugoslavo Tito pretendían liberarse del abrazo mortal del condominio mundial soviético/estadounidense. Si Charles De Gaulle hubiera sido más audaz, tanto en términos de participación empresarial como de política exterior, la Francia de los años sesenta podría haberse convertido en el mascarón de proa del no alineamiento.

Entrevistado por Le Figaro el 22 de junio de 2023, el profesor de economía de Sciences Po Bertrand Badie define el «sur global» como «un grupo de países africanos y asiáticos que, durante la Guerra Fría, fueron excluidos del orden mundial, bien porque fueron dominados y colonizados, bien porque fueron totalmente marginados, humillados y aplastados». Los participantes en el sur global «se caracterizan», prosigue, «por un PIB bajo y sobre todo por una situación desfavorable en términos de índice de desarrollo humano». Pero, ¿son los criterios de desarrollo humano, de origen occidental, los más apropiados para los pueblos que no han sido totalmente occidentalizados? El economista heterodoxo François Partant nunca ha dejado de denunciar las teorías falaces del desarrollo al estilo euro-norteamericano. En 2023, este «sur global» incluiría países de África, Asia y América Latina. Sus corifeos serían la República Popular China y la Unión India. Esta agrupación dispar no forma en modo alguno un nuevo bloque geopolítico, aunque haya sido capaz de mostrar una neutralidad oficial en el conflicto ruso-ucraniano al no seguir las instrucciones occidentales.

En el sur global, que va mucho más allá de los meros BRICS (Brasil, Rusia y Ucrania), existe un nuevo bloque geopolítico. A los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), Moscú quiere oponer el concepto de «Occidente colectivo». La combinación de estas dos palabras se refiere al moderno mundo occidental americanomórfico y a sus vástagos institucionales (la OTAN, la llamada Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, etc.). En varios de sus discursos para justificar la actual guerra en Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin utiliza esta expresión para atacar los males de la sociedad de género y la doxa LGBTQIA+. Este «Occidente colectivo» concebido en el aparato de propaganda ruso se corresponde con el «Occidente global» apreciado por oligarquías cosmopolitas como Bilderberg y la Comisión Trilateral. La prioridad concedida a las cuestiones sociales que favorecen la indiferenciación generalizada no es el resultado de una mentalidad conspirativa.

En Le Figaro del 23 de junio de 2023, Marielle Vitureau explica que «Estonia autoriza el matrimonio para todos» y que la ley entrará en vigor el 1 de enero de 2024. El texto legislativo sustituye las palabras «hombre» y «mujer» por «personas físicas», lo que constituye una nueva y sórdida forma de discriminación contra los animales, las plantas, los electrodomésticos y los edificios. Según una encuesta del Centro Estonio de Derechos Humanos (oh, perdón, personas físicas) el 53% de la población estonia, incluida la numerosa y a menudo discriminada minoría rusoparlante, apoyaría esta ley. La redactora jefe lesbiana de la revista en línea Feministeerium, Kadi Viik, se congratula de esta aprobación, que «refleja el hecho de que nos orientamos hacia los valores occidentales».

Por su parte, la presidenta de la asociación LGTB de Estonia, Aila Kala, afirma que «hay varias formas de demostrar que nuestra sociedad es occidental, y por supuesto el matrimonio para todos es una de ellas». En Le Monde del 22 de junio de 2023, el diputado socialdemócrata estonio Eduard Odinets considera que este «voto nos permite romper de una vez por todas con la ideología y los valores de la era soviética». Considera que «al autorizar el matrimonio para todos, enviamos un mensaje claro a los rusos y a Rusia de que no estamos de su lado, sino del lado que defiende la libertad y la igualdad, y mostramos a nuestros hermanos europeos que compartimos su concepción de lo que deben ser las bases de la sociedad». Este representante electo no entiende que la libertad y la igualdad nunca se mezclan…

Estos tres estonios podrían haber añadido que otras formas de pertenecer al mundo occidental son rechazar la pena de muerte, parodiar el aborto, apoyar la eutanasia y el suicidio asistido por médicos, abrazar un antirracismo de pacotilla, legalizar las drogas consideradas «blandas» y someter la política a mandatos judiciales, mediáticos y financieros.

Si el «sur global» es una farsa semántica y geopolítica, el «Occidente colectivo» sigue siendo una noción escurridiza. Sería más apropiado describir el mundo occidental moderno como «modernidad tardía», «hipermodernidad occidental» o incluso «Occidente líquido», sobre todo teniendo en cuenta que Guillaume Faye ya afirmó en L’Occident comme déclin que «la civilización occidental está entrando en su tercera edad, experimentando un triunfo de sus formas, sus cantidades, su expansión estadística y geográfica, pero un agotamiento de su significado, su ideología, sus valores». Unas páginas antes advertía que «Occidente no está en declive (al contrario, se expande), pero está en decadencia». Este necesario distanciamiento se confirmó en 1998, en L’Archéofuturisme, cuando Guillaume Faye abandonó Occidente en favor de Eurosiberia y del Septentrión.

En Le Monde del 14 de abril de 2022, Julien Bouisson escribía que «la OMC está preocupada por una división del comercio». Escribía que «la organización teme ante todo una fragmentación del comercio mundial en distintos bloques geopolíticos, lo que podría llevar a las empresas a reorganizar sus cadenas de suministro para hacer frente a estos riesgos y a una disociación de las economías». ¡Esperemos que las preocupaciones de la OMC se hagan realidad lo antes posible!