Ötüken: el mito turco – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

Ötüken: el mito turco


Tibet Dikmen | 23/11/2020

Ötüken es una de las denominaciones dadas a la madre tierra por el tengrismo, creencia tradicional de los antiguos turcos y mongoles. Otras formas como Etugen, Itügen u Odigan también se encuentran en los mongoles.

El culto de Ötüken, relacionado con el culto de Tengri (tradición turco-mongol que fusiona el animismo, el chamanismo y el dios del cielo monoteísta Tengri) ganó gran importancia especialmente durante el Göktürk Khaganate que eligió nombrar su capital Ötüken. Los antiguos turcos creían que Ötüken era el centro del mundo y los muchos estados turcos que siguieron a los Göktürks lo eligieron como capital para seguir esta tradición de «centro». La ciudad alcanzó su apogeo durante el reinado de Xiongu (confederación tribal bajo los Grandes Hunos). La idea y el simbolismo del «centro» en las tradiciones antiguas también ha sido un campo de interés para muchos tradicionalistas como René Guénon.

Posteriormente se añadieron a la mítica ciudad los conceptos de «bosques sagrados» y «montañas sagradas». Los habitantes creían que si algún extraño entraba en el bosque sagrado de Ötüken, esto traería la perdición de las tribus turcas. Aunque hoy se desconoce la ubicación exacta, las inscripciones de Orkhun (escrituras turcas más antiguas descubiertas por la expedición de Nikolay Yadrintsev en 1889)
declararlo como el «corazón de Turkland». Debido a este significado simbólico, muchas historias y epopeyas míticas proto-turcas y uigures han tenido lugar en esta ciudad. Se cree que el convoy de Oghuz Khan, liderado por un lobo para conquistar el mundo, había partido de Ötüken.

El lobo legendario finalmente condujo a los turcos hasta Anatolia. Por eso los turcos de hoy en día ven a Ötüken como la «patria perenne» y al lobo como guía.

Hoy en día, Ötüken se ha convertido en la palabra clave de todas las actividades pan-turcas principalmente en Turquía y Azerbaiyán. La palabra se puede encontrar en organizaciones políticas pan-turcas, organizaciones de caridad, revistas mensuales y editoriales. Este resurgimiento de tradiciones largamente omitidas no es nuevo, el coronel Alparsan Türkes ya había comenzado a usar estos símbolos a finales de los 60, y los había introducido en la arena política dominante con su MHP (Partido del Movimiento Nacionalista).

A pesar de que el partido ganó mucha popularidad y creció en tamaño, especialmente a través de su ala juvenil armada llamada Lobos Grises, la fusión con los ideales islamistas y neo-otomanistas en los últimos tiempos ha llevado a muchas divisiones y escisiones dentro del pan-turkismo de masas. Antiguos miembros del MHP han fundado el IYI Parti, que tiene una inclinación más secular y el partido Unión Ötüken se ha fundado recientemente, pero debido a que es el primer partido abiertamente supremacista, casi no tiene miembros y solo tiene un significado simbólico.

La consternación de una cantidad considerable de nacionalistas turcos debido a la cooperación de los lobos grises con el AKP de Erdogan parece no tener influencia en el expansionismo actual de los ideales panislámicos turcos por un lado (Turquía es vista como el líder del Islam por un lado). muchas poblaciones árabes y del sur de Asia y el intervencionismo físico en el mundo musulmán) e ideales pan-turcos en las naciones de habla turca (el muy reciente conflicto de Nagorno-Karabaj es un ejemplo pertinente).

En conclusión, dado que Turquía está resurgiendo como una potencia activa en la región, es fundamental comprender las raíces de esta mentalidad que brota de sus cenizas. Seguramente esto nos dará una idea más pertinente sobre Oriente Medio y Asia.

Imagen: Autor desconocido: Ötüken

 

Tibet Dikmen
Tibet Dikmen es alumno de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Lovaina. También es el corresponsal de Euro-Synergies para Oriente Medio.







Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies