¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

Soberanía o servidumbre: «Una España fuerte es peligrosa»


Álvaro Rodríguez Núñez | 18/07/2022

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Henry Kissinger lo anunció en 1973: «una España fuerte es peligrosa». Cuando pronunció esas palabras se puede considerar que arranca el proceso actual de servidumbre.

Henry Kissinger, como cabecilla del imperio norteamericano, continuaba la política de dominio incoada antaño. Desde la Doctrina Monroe en el siglo XIX por la cual destruyeron el Imperio español, a la Doctrina del Destino Manifiesto, la guerra de Cuba y Filipinas, la relación entre España y Estados Unidos fue una lucha constante por la destrucción de la hegemonía de España.

«Una España fuerte es peligrosa». España era la novena potencia industrial del mundo. Frente a ese éxito, en los años 60 la CIA financia la sección española del Congreso por la Libertad de la Cultura. En él se diseño la etapa posfranquista, creando el relato de una España como «nación de naciones» que, años más tarde ,popularizaría el señor Zapatero. De ahí surge la España autonómica, nacionalista-separatista.

Es en el tardofranquismo donde se incoa el proceso político para convertir España en un país totalmente subalterno a los intereses geopolíticos de Estados Unidos y de sus aliados europeos, Alemania y Francia. Los ciudadanos querían democracia y los engañaron al ceder la soberanía nacional. Sin soberanía no existe democracia. Históricamente a ese proceso político se denomina Transición.

¿Cómo alcanzaron su objetivo?. Los Estados Unidos con el apoyo de los partidos socialdemócratas y liberales europeos, crearon organizaciones sumisas a sus intereses, la actual partitocracia depredadora. La soberanía desapareció: ingreso en la OTAN y la Comunidad Económica Europea, desmantelando la novena potencia industrial y eliminando de la ganadería y pesca.

Ya lo había dejado claro Jacques Chirac: «No sería razonable pensar que se pueda dejar entrar a España en la Comunidad sin poner en peligro profundamente la participación de Francia en el Mercado Común. Francia no tiene la posibilidad de reconvertir un cuarto de su territorio nacional productor de vinos, frutas y legumbres. Y tendría que hacerlo si entrara España. Eso es inadmisible» (El País, 4 de septiembre de 1977). Por ello fue España la que realizo la «reconversión» agrícola, ganadera e industrial. Llega la servidumbre. Continuaron con la Unión Europea y la moneda única; reforzaron el Estado feudal de las Autonomías. Hoy la soberanía reside en la Comisión Europea, el Banco Central Europea, el Fondo Monetario Internacional y la OTAN.

Vivimos en servidumbre. Supuestos derechos con salarios bajos y precariedad. No existe soberanía, ya que el parlamento español nada decide sobre las cuestiones determinantes y significativas que afectan a la economía y a la calidad de vida de los ciudadanos. Es Bruselas quien decide las cuestiones importantes. Votar es un ritual.
En el presente político en marcha se pretende imponer la resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU en 25 de septiembre de 2015, la conocida como Agenda 2030. Su objetivo se resume en el eslogan de la izquierda indefinida (Gustavo Bueno), española: «no tendrás nada y serás feliz». A ello lo denomino «glebalización». De la revolución cultural de mayo del 68, Indisciplina moral, sexualismo, juvenilismo, feminismo, terrorismo (Raymond Aron), llegaron a la inmigración masiva, capitalismo total, legalización de las drogas, servidumbre a los Estados Unidos, LGTB, y globalización, que es realmente una glebalización.

Thomas Piketty, en su obra Capital e ideología, nos indica las consecuencias del actual liberalismo del siglo XXI: una concentración de capital nunca vista desde su nacimiento. El liberalismo-capitalismo que están imponiendo a nivel nacional y a través de la Agenda 2030 es el más depredador desde el siglo XVIII. Los ciudadanos nos veríamos convertidos en personas carentes de toda libertad y propiedad. Sería el paraíso liberal-capitalista en donde «no tendrás nada y serás feliz». Es la glebalización del siglo XXI.

Álvaro Rodríguez Núñez: Soberanía o servidumbre: La glebalización del siglo XXI. Letras Inquietas (Julio de 2022)