Sudáfrica: ¿a quién quejarse por el asesinato de granjeros blancos? – Adáraga


Sudáfrica: ¿a quién quejarse por el asesinato de granjeros blancos?


Marie Delarue | 25/09/2020

Es la casualidad de un encuentro lo que devuelve el tema a «mí» actualidad. No en el de nuestros medios, solo preocupados por el coronavirus, sus figuras angustiantes y su guerra de máscarillas.

Durante nueve meses, se ha tratado de eso. El único interés de las noticias internacionales se ha centrado casi totalmente en los Estados Unidos. Por lo demás, ha sido una mezcla entre el malvado Putin, los migrantes que hay que acoger y el calentamiento global. En resumen, muévete, ¡no hay nada que ver en el mundo!

El encuentro es fortuito, de amigos que luchan por ayudar a un migrante a reconstruir su vida. Un migrante político y económico, de los que atravesaron el continente africano de sur a norte para salvar su pellejo. Estoy hablando aquí de un granjero sudafricano, un hombre blanco, un horrible niño afrikaner en la mente del hombre moralista promedio.

«La maleta o el ataúd»: hay muchos, en el sur de Francia donde vivo, que lo han conocido. Fue en la época de la independencia y sus excesos compartidos.

Los afrikaners son los malvados granjeros blancos de Sudáfrica, los terratenientes que, en el viento de la historia, se han apoderado de la tierra y ahora se les pide que la devuelvan. En un país de fuego y sangre, en el sentido más concreto del término, son objeto de lo que parece un exterminio violento, víctimas de asesinatos acompañados con mayor frecuencia de espantosas torturas.

No está de moda hablar de eso. En nuestro tiempo dominado por el maniqueísmo más «molesto», la palabra apartheid justifica todos los horrores. Como se justificaría el asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo diciendo que, después de todo, «se lo buscaron a base de bien» publicando las caricaturas del profeta, se justifica la barbarie hacia los granjeros blancos. Olvidando, además, que muchas veces sus trabajadores agrícolas también son parte de la masacre. Como los harkis de ayer, estos últimos están acusados ​​de colaborar con el enemigo.

RECOMENDADO:   Ernesto Ladrón de Guevara opina sobre la crisis del coronavirus y da claves sobre el futuro

En la estupidez circundante fue suficiente para hacer de Nelson Mandela un santo universalmente reconocido para creer que la cosa se resolvió: Sudáfrica se ha convertido en «la nación del arco iris» y todo está bien. En realidad, todo está mal y los gobiernos resultantes de la ANC han terminado de arruinar un país que la guerra civil ha desgarrado. Ciertamente, Cyril Ramaphosa reemplazó al archi-corrupto Jacob Zuma, pero la cuestión de la restitución de tierras está lejos de resolverse.

La realidad sigue siendo esta: «La igualdad de ingresos entre los diferentes grupos de población no ha mejorado desde el fin del apartheid y Sudáfrica tiene una de las tasas de desigualdad más altas del mundo», nos dicen. De hecho, a pesar de las tranquilizadoras promesas de «reconciliación, restitución y restauración», estos tres pilares del nuevo mundo, poco o nada ha cambiado: el 73% de la tierra cultivable del país todavía está en manos de blancos, que no representan sólo el 8% de los 56 millones de habitantes. Así, el nuevo presidente Cyril Ramaphosa (electo en 2018) anunció que quería modificar la constitución para acelerar la redistribución (sin compensación) de tierras destinadas a la mayoría negra y pobre… a riesgo de caer en una situación idéntica a la del vecino Zimbabwe, que pasó de una situación de país rico y próspero a un mundo de hambre.

Entre 2016 y 2017, la policía contó 638 ataques a granjas y 74 asesinatos, según France Info. Desde entonces, no sabemos mucho más. No hay números. La prensa de izquierda (Libération, en particular) en agosto de 2018) estimó que «el revuelo internacional» contra el genocidio de los agricultores blancos fue «ampliamente explotado por la extrema derecha» y lo justificó dentro del contexto de violencia generalizada en este país. Así es más sencillo.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Manifestación en Pretoria contra el asesinato de granjeros blancos

 

Marie Delarue
Marie Delarue es escritora, músico y artista visual.




Adáraga ofrece todos los contenidos de su edición digital completamente gratis. Si quieres ayudarnos a continuar con nuestra labor de reconquista cultural, puedes hacer tu donativo seguro en bitcoins clickando aquí. ¡Muchas gracias!




Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies