Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

El liberalismo ha terminado siendo una forma de «anticonservadurismo» (II)


Pierre Le Vigan | 04/04/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

¿El fin del compromiso social?

Sin embargo, desde principios de los años 1970 y 1980, esta tendencia se ha invertido. El gasto público para la comunidad disminuye, concentrándose en ayudas a las empresas para compensar la caída de su tasa de beneficio, a las nacionalizaciones les siguen las privatizaciones, los salarios se desindexan en relación con la inflación, las ayudas a construcción de viviendas son personalizadas (individualizadas), cuya consecuencia es que la vivienda social pasa a ser la vivienda de los más pobres y ya no de todas las clases trabajadoras y medias, etc. La moneda nacional ha desaparecido. Privado de política monetaria, el Estado también tiene prohibido cualquier proteccionismo por parte de la Unión Europea. El desempleo masivo y la desindustrialización crecen hasta que la industria cae de una cuarta parte de nuestro PIB hace 40 años a menos del 10%. Sin ser la única causa del fracaso de la integración, esta desindustrialización contribuye fuertemente a ello.

A los talleres les siguieron «barberías» y de «pintado de uñas». La inmigración es cada vez más masiva y en gran medida extraeuropea, y su imaginación está colonizada por la subcultura estadounidense, que finalmente también se apodera de los cerebros de los nativos. Y esta inmigración tiene un impacto a la baja en los salarios al tiempo que fomenta el consumo de productos importados de baja gama a través de la asistencia social. Si la proporción de las deducciones públicas en el producto interior bruto alcanza niveles récord, se debe en gran medida a deducciones y redistribuciones realizadas por un Estado obeso más que por un estratega. Una señal clara: el reparto de ingresos entre el capital y el trabajo se está desplazando en alrededor del 10% del PIB a favor del capital. Ésta es la inversión del modelo fordista.

Una deriva autoritaria y coercitiva

Al mismo tiempo, desde Hollande y Macron (que fue uno de los estrechos colaboradores del anterior), las leyes liberticidas y las medidas arbitrarias del mismo orden se han multiplicado en un grado asombroso. Penalización de los espectáculos humorísticos (Dieudonné), leyes antiterroristas en cuyo nombre son posibles múltiples expectativas de libertades, prohibición no sólo de reuniones, sino también de conferencias o homenajes, supresión de ayudas a la prensa para los periódicos que no agradan al poder, prohibición de eventos basada en comentarios que «podrían hacerse», todas medidas extravagantes con respecto a los principios generales del derecho, pero que pasan en la medida en que la educación ha fragmentado el conocimiento y ha hecho rara la cultura histórica y cualquier visión de conjunto en beneficio de «cancelar la cultura” y el wokismo.

La última de estas medidas liberticidas es la criminalización de las declaraciones privadas. Muchas de estas medidas se probaron a gran escala durante la tan bienvenida crisis del coronavirus (toque de queda, confinamiento, arresto domiciliario, pase de vacunación obligatorio para la mayoría de las actividades, vigilancia sanitaria generalizada). El pretexto climático, la guerra a nuestras puertas, sirve como pretexto para amplificar cada vez más estas privaciones de libertades esenciales, particularmente de expresión. Podemos hablar de una verdadera educación en la privación de libertades. Sólo un derecho tiende a permanecer: la libertad de consumir. El vínculo entre estas medidas y el liberalismo, para muchos, no es obvio. ¿Los errores de Macron? ¿Un liberticida temporal? Sin embargo, es dentro de la lógica del liberalismo donde encajan.

El liberalismo sufrió una sacudida en la década de 1930. Aparición de nuevos valores distintos del progreso material, como el socialpatriotismo y la solidaridad nacional, el neocorporativismo, reflexiones sobre la necesidad de una economía controlada, tentaciones e intentos de planificación, limitación de dividendos en la Alemania nacionalsocialista, creación del Instituto para la Reconstrucción Industrial en la Italia fascista (1933), el New Deal americano (pero fracasó en gran medida y Estados Unidos sólo saldría de su grave crisis económica mediante la guerra de 1941), se llevaron a cabo numerosas políticas, en todo el mundo, que rompieron con la ortodoxia liberal.

Los teóricos liberales reaccionan muy mal ante esta tendencia. Analizan el establecimiento de una economía dirigida y organizada (si no orgánica, con nuevas corporaciones) como algo cercano al socialismo, lo que constituye para ellos la abominación absoluta. En 1938, en París, en la sala del Museo Social, se celebró la conferencia de Lippmann. Economistas como el austriaco Ludwig von Mises, el estadounidense Walter Lippmann, el francés Louis Rougier, epistemólogo e historiador, critican radicalmente la intervención estatal en la economía. El fascismo, el nacionalsocialismo y el socialismo bolchevique, para ellos formas de totalitarismo. Sólo la más completa libertad económica garantiza contra este totalitarismo. Forman parte de esta corriente de ideas el estadounidense Milton Friedman, Friedrich von Hayek, un austriaco como Mises, Wilhelm Röpke, padre del ordoliberalismo, está algo al margen de esta corriente, pero comparte su hostilidad hacia el nacionalismo económico.

El liberalismo ha termionado siendo una forma de «anticonservadurismo» (I)

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte

Nota: Cortesía de Éléments