Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

El trasfondo geopolítico de la revolución de 1917 (III)


Aleksandr Duguin | 13/02/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Tras la separación de la Asamblea Constituyente , en la que los bolcheviques no recibieron el apoyo necesario para legalizar plenamente su toma del poder, la autoridad se transfirió al Consejo de Comisarios del Pueblo, donde dominaban los bolcheviques. En este punto, los socialistas-revolucionarios de izquierda eran sus aliados.

El 3 de marzo de 1918 se firmó en Brest-Litovsk un acuerdo de paz entre los bolcheviques y los representantes de las Potencias Centrales (Alemania, Austro-Hungría, Turquía y Bulgaria), que supuso la salida de Rusia de la Primera Guerra Mundial. Según los términos del acuerdo, las provincias de Privislinskie (Ucrania), las provincias con una población predominantemente bielorrusa, la provincia de Estonia, la provincia de Curlandia, la provincia de Livonia, el Gran Principado de Finlandia, el distrito de Kars y el distrito de Batumsk en el Cáucaso fueron arrebatados al oeste de Rusia.

El gobierno soviético prometió detener la guerra contra el Soviet Central Ucraniano (la Rada) de la República Popular Ucraniana, desmovilizar el ejército y la flota, retirar la flota del Báltico de sus bases en Finlandia y los estados bálticos, transferir la flota del Mar Negro con toda su infraestructura a las Potencias Centrales y pagar seis millones de marcos en concepto de reparaciones. Se arrebató a la Rusia soviética un territorio de 780.000 kilómetros cuadrados, con una población de 56 millones de personas (un tercio de la población del Imperio Ruso). Al mismo tiempo, Rusia retiró todas sus tropas de las zonas designadas, mientras que Alemania, por su parte, incorporó sus tropas y mantuvo el control del archipiélago de Monzundski y el golfo de Riga.

Este fue el enorme precio que pagó la Rusia soviética (en parte porque esperaba una inminente revolución proletaria en Alemania y otros países europeos) por su orientación proalemana.

El Tratado de Brest-Litovsk fue rechazado inmediatamente por los socialistas-revolucionarios de izquierda, algunos de cuyos dirigentes se orientaron como antes hacia Francia e Inglaterra. En protesta contra las condiciones del armisticio, los socialistas-revolucionarios de izquierda abandonaron el Consejo de Comisarios del Pueblo; en el IV Congreso de los Soviets votaron contra el Tratado de Brest. El socialista-revolucionario S. D. Mstislavski inventó el eslogan «No a la guerra, por tanto a la insurrección», llamando a las «masas» a «sublevarse» contra las fuerzas de ocupación germano-austriacas. El 5 de julio, en el V Congreso de los Soviets, los socialistas-revolucionarios de izquierda volvieron a atacar activamente la política de los bolcheviques, condenando el Tratado de Brest. El 6 de julio, un día después de la apertura del Congreso, dos socialistas-revolucionarios de izquierda, Yakov Blumkin y Nikolai Andreiev, funcionarios del Comité Extraordinario Panruso (CEA), entraron en la embajada alemana en Moscú siguiendo un decreto del CEA, y Andreiev mató al embajador alemán Mirbach.

El objetivo de los socialistas-revolucionarios era arruinar los acuerdos con Alemania. El 30 de julio, el socialista-revolucionario de izquierdas B.M. Donskoy mató en Kiev al general al mando de las fuerzas de ocupación, Eichhorn. La líder de los Socialistas-Revolucionarios de Izquierda, Maria Spiridinova, fue enviada al V Congreso de los Soviets, donde anunció que «el pueblo ruso está libre de Mirbach», dando a entender que la línea proalemana había terminado en la Rusia soviética. En respuesta, los bolcheviques movilizaron sus fuerzas para la represión del «levantamiento socialista-revolucionario de izquierdas» y arrestaron y ejecutaron a sus líderes. También en este caso había una diferencia de orientación geopolítica: esta vez entre las fuerzas de la izquierda radical que habían llegado al poder en la Rusia soviética. Los socialistas-revolucionarios de izquierda habían intentado arruinar la línea proalemana de los bolcheviques, pero fracasaron y pronto desaparecieron como fuerza política.

Si juntamos todos estos elementos geopolíticos, obtenemos el siguiente panorama: Nicolás II, los partidos burgueses y, en parte, los socialistas-revolucionarios de izquierda (los francmasones en la Duma) mantuvieron una orientación hacia la Entente y, en consecuencia, hacia la talasocracia; mientras que los bolcheviques aplicaron sistemáticamente una política de cooperación con Alemania y otros Estados centroeuropeos, y con Turquía; es decir, eran partidarios de la telurocracia. Este motivo geopolítico nos da una nueva perspectiva de los dramáticos acontecimientos de la historia rusa entre 1917 y 1918 y predetermina la evolución del periodo soviético.

El trasfondo geopolítico de la revolución de 1917

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte

Nota: Cortesía de Euro-Synergies