Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos / Reportajes

Ucrania: la amenaza de una guerra total


Frédéric Lassez | 19/12/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El 14 de diciembre de 2021, The Times informó de que un antiguo general al mando de los Royal Marines, Robert Magowan, reconocía que los prestigiosos comandos británicos habían llevado a cabo operaciones especiales en Ucrania en un «entorno extremadamente delicado» con «un alto nivel de riesgo político y militar».

Una guerra encubierta que se suma a la guerra mucho más abierta que libran los miles de combatientes extranjeros que se han unido a Ucrania para luchar contra el ejército ruso. La pasada primavera y en septiembre, el New York Times también mencionó el papel desempeñado por los servicios de inteligencia estadounidenses en la planificación de la contraofensiva ucraniana y en la ayuda para asesinar a generales rusos. Esta acumulación de revelaciones contribuyó a reforzar en Rusia la sensación de que esta guerra ya no se libraba contra el régimen de Kiev, sino contra la OTAN.

Es poco probable que las recientes declaraciones del Secretario General de la Alianza Atlántica cuestionen esta percepción. En una entrevista concedida a la cadena de televisión noruega NRK, Jens Stoltenberg afirmó que la guerra en Ucrania podría convertirse en «una gran guerra entre la OTAN y Rusia». El 11 de octubre, en una conferencia de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas, ya había subrayado que, en su opinión, una victoria rusa sería una derrota no sólo para los ucranianos, sino también para los miembros de la Alianza.

¿En qué condiciones podría esta guerra convertirse en una guerra más amplia que implicara directamente a la OTAN? Eso es un misterio. Pero la amenaza se ha hecho y haríamos mal en no tomarnos en serio el riesgo de una escalada.

El pasado mes de octubre, en una columna de opinión para L’Express, David Petraeus, ex-general del ejército estadounidense al frente de la Fuerza Internacional en Afganistán y ex-director de la CIA, mencionó otra posible opción sobre la mesa en Washington: la implicación directa en Ucrania de una «fuerza multinacional dirigida por Estados Unidos». ¿En qué condiciones? De nuevo, un misterio. Sin embargo, esta «coalición de voluntarios» evocada al otro lado del Atlántico permitiría sortear las reticencias de ciertos miembros de la OTAN y obtener el apoyo de sus elementos más belicosos.

El anuncio, el pasado mes de junio, de la creación de un cuartel general permanente de las fuerzas estadounidenses en Polonia y el despliegue de la 101 División Aerotransportada estadounidense, las «Águilas Gritonas», en Rumanía, cerca de la frontera con Ucrania, ya habían alimentado muchas especulaciones en Estados Unidos. En Europa, los medios de comunicación no se quedaron al margen. El periódico Le Monde no dudó en escribir, el 11 de diciembre, que el despliegue de carros de combate Leclerc por Francia en Rumanía se inscribía «en su voluntad de evitar una extensión del conflicto, mientras se prepara para un posible enfrentamiento de alta intensidad con Rusia».

¿Política ficción? Tal vez no, si tenemos en cuenta que ninguna de las partes está dispuesta actualmente a hacer concesiones territoriales y sobre todo que, desde el punto de vista ruso, la conquista de los cuatro oblasts ucranianos reivindicados no resolvería la raíz del problema: el mantenimiento en Kiev de un régimen «antirruso» hostil, armado por la OTAN, que reconstituye progresivamente sus fuerzas y que probablemente reanudará los combates más adelante Una especie de «Minsk 3», mientras que la ex-canciller alemana, Angela Merkel, reconocía recientemente que los acuerdos de Minsk habían permitido a Ucrania ganar tiempo y fuerza.

En estas condiciones, que parecen cerrar la puerta a la negociación, ¿qué harían los estadounidenses y sus aliados ante el éxito de una contraofensiva rusa que pusiera en peligro el régimen de Zelensky? ¿No sería grande la tentación de entrar en Ucrania para asegurar su parte occidental? Tal vez no para enfrentarse directamente a los rusos, sino más bien para establecerse como una especie de fuerza de interposición e imponer un alto el fuego. Una hipótesis de muy alto riesgo.

El 29 de noviembre, el viceministro polaco de Defensa, Marcin Ociepa, se preguntaba en una conferencia en Cracovia: «¿Cuál es la probabilidad de una guerra en la que participemos? Muy alto». Demasiado alto para que tratemos este escenario sólo como una hipótesis. En la OTAN parece que nadie quiere la guerra, pero todos piensan en ella.

Fuente: Boulevard Voltaire