Aleksandr Duguin: "Con la administración Biden, el conflicto se ha vuelto inevitable" – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Aleksandr Duguin: «Con la administración Biden, el conflicto se ha vuelto inevitable»


Bernhard Tomaschitz | 01/02/2022

El politólogo ruso Aleksandr Duguin analiza en esta entrevista las causas y el contexto del conflicto ucraniano, la lucha de las élites globalistas contra la Rusia de Putin y el papel de los europeos.

Bernhard Tomaschitz: El conflicto en torno a Ucrania entre Estados Unidos y la OTAN, por un lado, y Rusia, por otro, sigue intensificándose. ¿Cuáles son las causas de este conflicto?

Aleksandr Duguin: Está relacionado principalmente con la administración estadounidense del presidente Biden. En el pasado, personalidades como el secretario de Estado Biden o la secretaria de Estado Nuland se implicaron en todos los problemas postsoviéticos, trataron de cercar a Rusia y siguieron una estrategia neoconservadora definida por Zbigniew Brzezinski y los llamados halcones liberales. Lo que vemos hoy en la administración Biden es una alianza entre los neoconservadores y los halcones liberales. Y esta alianza está unida por su odio a Donald Trump, contra el concepto de «Make America great again», al que se añade la clásica oposición entre poder marítimo y poder terrestre y la idea de integrar territorios del espacio postsoviético en la propia esfera de influencia para debilitar la posición de Rusia e impedir el futuro crecimiento de la posición de Rusia como polo soberano en un mundo que ha vuelto a ser multipolar.

Esto se remonta a la llamada estrategia del «gran tablero de ajedrez» de Brzezinski, en la que el principal objetivo de la OTAN y del atlantismo estaba claramente definido como la lucha contra Rusia con la ocupación militar de Ucrania. Trump, por su parte, adoptó un enfoque diferente respecto a Rusia: para él, el mundo islámico, Irán y China eran esferas más importantes de las que ocuparse, mientras que Biden volvió a la geopolítica atlantista clásica de Mackinder y Brzezinski.

¿Y qué significa exactamente esto para la política exterior estadounidense?

Significa que la lucha principal se dirige ahora contra Eurasia, contra el Heartland o «corazón del mundo». Esta estrategia de anaconda para rodear al enemigo se utilizó por primera vez durante la Guerra de Secesión estadounidense para negar el acceso a los mares, al océano. Es una política atlantista clásica, pero hoy Rusia está en alza. Cuando se aplicó esta política del llamado «gran tablero de ajedrez» en la década de 1990, Rusia estaba en declive: era la derrota de la Unión Soviética, la destrucción del espacio imperial en Eurasia, tradicionalmente controlado por Rusia. Y Occidente aprovechó la oportunidad para avivar las contradicciones entre Ucrania y Rusia. Rusia fue muy débil y no protestó contra esta situación que se le impuso de facto.

Pero hoy estamos en una situación totalmente diferente y Putin ya no puede tolerar la continuación de esta estrategia, y por eso creo que en la crisis actual Rusia está tratando de invertir la tendencia atlantista existente. Con Trump, Rusia pudo mantener conversaciones para llegar a un acuerdo mutuo sobre objetivos regionales, lo que permitió a Putin evitar un enfrentamiento directo con Trump. Pero con la administración Biden y su mezcla de halcones liberales y neoconservadores, el conflicto se ha vuelto inevitable.

SUGERENCIA:   ¿Es Viktor Orbán el único líder de la Unión Europea que entiende lo que está pasando en Europa?

Creo que Rusia está desempeñando un papel activo en este asunto, porque está tratando de detener este conflicto, y esto sólo es posible cambiando el régimen político en Ucrania o el equilibrio geopolítico, porque en la situación actual Rusia no tiene los medios para impedir que Ucrania entre en la OTAN o, al menos, para impedir la instalación de bases militares de la OTAN o de Estados Unidos en territorio ucraniano. Rusia debería ser capaz de controlar estas amenazas, lo que significa que este conflicto es inevitable.

El hecho es que el último presidente soviético, Gorbachov, fue demasiado crédulo con los Estados Unidos en vísperas de la reunificación alemana. ¿Se está vengando ahora Rusia? En febrero de 1990, el Secretario de Estado estadounidense Baker aseguró a Gorbachov que la OTAN «no se movería ni un centímetro» hacia el este.

Me reuní personalmente con Zbigniew Brzezinski en Washington en 2005 y le pregunté por qué Occidente no había cumplido sus acuerdos con Gorbachov de no ampliar la OTAN hacia el este. Brzezinski me respondió abiertamente que «lo pusimos (a Gorbachov) en una caja». Este es el estilo de la política occidental, es la estrategia anglosajona del engaño, de la mentira y del engaño al otro. Es la práctica diaria del colonialismo anglosajón. Gorbachov no era débil, pero en Rusia se le considera un tonto y un traidor porque traicionó los intereses nacionales de Rusia. Se creyó las mentiras de Occidente, de Estados Unidos, y perdimos toda nuestra zona de seguridad alrededor del núcleo ruso.

Y esto es lo que Putin quiere cambiar ahora…

Putin intenta ahora restaurar la grandeza rusa, por eso está dispuesto a desafiar la situación actual, porque el país de Putin es un país nuevo, un país diferente de la Rusia de los años 90. El país es soberano, el país es independiente, el país es un polo del sistema multipolar. Un país así no puede tolerar la posición en la que fue colocado durante la era de Gorbachov y Yeltsin. Estos dos antiguos líderes son realmente odiados hoy en día en la Federación Rusa.

Creo que ahora Rusia está obligada a demostrar su nuevo estatus. Y este estatus es el de un polo independiente en un sistema multipolar, lo que plantea una exigencia muy justificada de asegurar las fronteras nacionales y mantener alejadas las amenazas inmediatas. Creo que Rusia ha preparado muchas respuestas simétricas y asimétricas, incluida la expansión de su presencia militar y estratégica en América Central y del Sur, una nueva estrategia en Europa Occidental, una alianza con China e Irán y quizás con Pakistán y Turquía.

SUGERENCIA:   Cuatrocientos cincuenta años de Lepanto: ¿el aniversario que olvidamos conmemorar?

Antes has dicho que el conflicto ucraniano era inevitable, lo que suena muy pesimista. ¿Hay alguna posibilidad de resolver este conflicto?

No veo ningún camino razonable y sensato, porque Occidente no puede dejar que Rusia gane esta escalada en las relaciones diplomáticas y no puede aceptar públicamente un acuerdo en el que está escrito que Ucrania nunca entrará en la OTAN.

Esto, a su vez, significaría el fin de la OTAN, porque si la OTAN no puede perseguir su objetivo militar, el valor de esta alianza es casi nulo. Rusia ha planteado ahora una exigencia que Occidente simplemente no puede aceptar, y creo que esta exigencia se ha hecho intencionadamente y que no es un malentendido de las posiciones occidentales. Putin ha cambiado radicalmente el equilibrio de poder y quiere restaurar la grandeza de Rusia como potencia euroasiática independiente. Esta es la causa de la escalada porque Biden quiere exactamente lo contrario.

¿Cómo ves el papel de la Unión Europea en el conflicto ucraniano?

Es evidente que no tiene interés en una escalada. La Unión Europea sólo quiere mantenerse al margen y no participar en el conflicto. Pero la Unión Europea depende demasiado de Estados Unidos, la mayoría de sus miembros también forman parte de la OTAN. La Unión Europea también es víctima de este conflicto, porque la posición atlantista radical de Estados Unidos no sólo se dirige contra Rusia, sino también contra una posible transformación de la Unión Europea en un polo independiente. Así que esta es también una guerra específica de Estados Unidos contra Europa.

Creo que Washington (cuya palabra clave es «sanciones») quiere obligar a Europa a unirse a los estadounidenses en este conflicto. Pero creo que esto no beneficia a los pueblos y estados nacionales europeos. Una élite globalista quiere impedir una alianza entre Rusia y una Europa independiente. Una alianza de este tipo es posible, pero sólo con una Europa independiente y no con una Europa enteramente bajo el control de una potencia no europea, como es el caso de la OTAN o la comunidad transatlántica.

Creo que esto aumentará el conflicto dentro de los países europeos, porque la élite liberal, globalista y atlantista que gobierna hoy Europa no se corresponde con la mayoría de los ciudadanos medios, que no ven a Rusia como un enemigo, no quieren ser molestados por el destino de Ucrania y no comparten esta agenda ultraliberal.

Si se iniciara un conflicto, estaríamos en una realidad totalmente nueva y muchas cosas cambiarían drásticamente. Creo que nos acercamos a un punto histórico muy importante, un punto irreversible de cambio radical en el equilibrio de poder. Esto puede llevar a la guerra, no sólo a una guerra local, sino a una guerra más terrible.

Fuente: Zurzeit

Imagen: Autor desconocido: Aleksandr Duguin

 

Bernhard Tomaschitz
Bernhard Tomaschitz es periodista y colaborador habitual de Zurzeit.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies