Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

El mundo multipolar: una filosofía contra el universalismo occidental


Aleksandr Duguin | 03/03/2024

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

El mundo multipolar es ante todo una filosofía. Se basa en una crítica del universalismo occidental. Occidente se ha identificado con la humanidad de forma racista e imperialista. Hubo un tiempo en que Gran Bretaña reclamaba todos los mares y todos los océanos. La civilización occidental declaró que toda la humanidad le pertenecía, principalmente su conciencia. Esto condujo a la formación de un mundo unipolar.

En este mundo, sólo hay valores occidentales. Un sistema político: la democracia liberal. Un modelo económico: el capitalismo neoliberal. Una cultura: el posmodernismo. Un solo concepto de género y familia: LGBT. Una sola versión del desarrollo: la perfección tecnológica hasta el posthumanismo y la completa sustitución de la humanidad por la inteligencia artificial y los cyborgs.

Según sus defensores, el mundo unipolar es el «triunfo de la historia del mundo», la victoria total de la era occidental moderna: el liberalismo, que se ha convertido en la ideología única e indiscutible de toda la humanidad.

La multipolaridad es una filosofía alternativa. Se basa en la siguiente objeción fundamental: Occidente no es toda la humanidad, sino sólo una parte de ella: una región, una provincia. No es una civilización en singular, sino una civilización entre otras. En la actualidad existen al menos siete civilizaciones de este tipo, de ahí el concepto más importante de la teoría multipolar: heptarquía.

Algunas civilizaciones ya están unidas en enormes continentes-estados, civilizaciones-estados o wénmíng guójiā. Para otros, aún está por llegar. El Occidente colectivo, los países de la OTAN y los vasallos de Estados Unidos son sólo uno de los polos.

Hay otros tres: Rusia-Eurasia, Gran China o Tiānxià y Gran India. Todas son civilizaciones-estado, lo que significa algo más que países corrientes.

Y otros tres grandes espacios, integrados en diversos grados: el mundo islámico, estrechamente vinculado por la religión pero políticamente desunido hasta ahora, el África negra transahariana y el ecumene latinoamericano.

Estas siete civilizaciones tienen perfiles religiosos completamente diferentes, sistemas de valores tradicionales diferentes, vectores de desarrollo diferentes e identidades culturales diferentes.

La civilización occidental, contrariamente a sus pretensiones, no es más que una de ellas. Arrogante, audaz, agresiva, engañosa, depredadora y peligrosa. Sin embargo, sus pretensiones de universalismo son infundadas y su dominación se basa en una política de doble rasero.

La multipolaridad no se opone a Occidente en sí, sino más precisamente a sus pretensiones de unicidad y universalidad. Estas pretensiones no nos son desconocidas; impregnan todos los sistemas de nuestra cultura, ciencia y educación. Occidente, con su ideología tóxica, se ha infiltrado en nuestras sociedades, ha seducido y corrompido a las élites, ha sometido a nuestra sociedad a su control informativo y ha intentado alejar lo más posible a nuestra juventud de la fe y la tradición.

Pero la era de la hegemonía occidental en solitario ha terminado. Su conclusión estuvo marcada por la postura de Rusia, y personalmente por la de nuestro presidente Vladímir Putin, cuando nos negamos a sacrificar nuestra soberanía y entramos en combate mortal con Occidente en Ucrania. Estamos luchando en Ucrania no contra los ucranianos, sino contra el mundo unipolar. Y nuestra inevitable victoria no será sólo nuestra, sino de toda la humanidad, que verá con sus propios ojos que el poder de Occidente no es absoluto, que su política de neocolonialismo y dessoberanización puede ser rechazada con decisión, y que es posible insistir en la propia posición.

Rusia es uno de los polos del mundo multipolar. No se trata de una vuelta al antiguo modelo bipolar, sino del comienzo de una arquitectura mundial completamente nueva.

El rápido crecimiento de la economía china y el fortalecimiento de la soberanía de China, especialmente bajo el liderazgo del gran líder Xi Jinping, han convertido a China en otro polo totalmente independiente. Al ver esto, Occidente, representado por la élite globalista de Estados Unidos, declaró inmediatamente una guerra comercial a China.

El mundo islámico ha desafiado a Occidente principalmente en las esferas religiosa y cultural. Los valores occidentales (que llaman abiertamente a la destrucción de las tradiciones, la familia, el sexo, la cultura y la religión) son incompatibles con los fundamentos del islam. Esto lo entiende hoy cada uno de los cerca de dos mil millones de musulmanes. Y hoy, el mundo islámico está librando su propia guerra contra el Occidente globalista (en Palestina, en Oriente Medio, donde un vergonzoso genocidio del pueblo palestino (el asesinato de niños, mujeres y ancianos palestinos) está en marcha con la plena aprobación de Occidente.

India es otro polo. Hoy, especialmente bajo el liderazgo de Narendra Modi, toda una civilización está volviendo a sus raíces védicas, a sus antiguas tradiciones, a sus cimientos. Ya no es una colonia cultural y económica de Occidente, sino un gigante mundial en ascenso.

África y América Latina siguen metódica y constantemente el mismo camino, aunque no sin problemas.

El movimiento panafricano está allanando el camino para una integración africana unificada y global, libre del control neocolonial. Es una nueva teoría, una nueva práctica, que incorpora los mejores aspectos de las etapas anteriores de la lucha de liberación, pero que se basa en una filosofía diferente, en la que la religión, el espíritu y los valores tradicionales desempeñan un papel crucial.

América Latina también prosigue su lucha anticolonial. Sus pueblos buscan nuevas formas de consolidarse y unirse, superando los modelos caducos que dividían a todos en izquierda y derecha. En muchos países latinoamericanos, los defensores de los valores tradicionales, de la religión y de la familia se unen a los que abogan por la justicia social bajo la bandera de una lucha común contra el neocolonialismo del Occidente colectivo y su pervertida cultura antihumana.

El mundo multipolar de hoy no es una utopía ni un proyecto teórico. Seis civilizaciones de siete (de la heptarquía planetaria) se han unido en un nuevo bloque dentro de los BRICS. Hay representantes de cada una de ellas. Es la institucionalización de la multipolaridad. La Gran Humanidad se une, se comprende y comienza a armonizar sus tradiciones y orientaciones, sus sistemas de valores tradicionales y sus intereses.

Sólo el Occidente colectivo, que busca a toda costa mantener su hegemonía, se niega categóricamente a comprometerse en este inevitable proceso multipolar. Se opone a él. Trama y provoca conflictos. Interviene. Intenta sofocar cualquier atisbo de independencia mediante sanciones y presiones directas. Y si eso falla, entra en confrontación militar directa, como en Ucrania, Gaza, y mañana quizás en el Pacífico.

Sin embargo, Occidente no es monolítico. Hay dos Occidente. El Occidente globalista de las élites liberales y el Occidente tradicional, el Occidente de los pueblos y las sociedades. El propio Occidente tradicional sufre la tiranía de los perversos globalistas e intenta, cuando puede, rebelarse. Los pueblos de Occidente no son enemigos del mundo multipolar. Son sobre todo sus víctimas. Como demostró la entrevista de nuestro presidente con el político y periodista conservador Tucker Carlson, Rusia y los antiglobalizadores estadounidenses tienen mucho más en común de lo que parece.

En consecuencia, la verdadera victoria de la multipolaridad no será la derrota del Occidente colectivo, sino su salvación, su retorno a sus propios valores tradicionales (y no pervertidos), a su cultura (y no la anulación de la cultura), a sus raíces clásicas grecorromanas y cristianas. Creo que los pueblos liberados del yugo globalista del Occidente real se unirán un día a la Gran Humanidad, convirtiéndose en un polo respetado del mundo multipolar. Dejar de ser un hegemón redunda en interés no sólo de todas las civilizaciones no occidentales, sino también del propio Occidente. (…) Tan diferentes, tan especiales, tan únicos, tan autosuficientes, tan soberanos: ¡la humanidad somos nosotros!

Nota: Cortesía de Euro-Synergies