X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Entrevistas

Alexey Belyaev-Guintovt: «Eurasia no vive en el tiempo, sino en el espacio de la victoria sobre la muerte»


Olga Andreeva | 04/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

A petición de nuestros amigos de Zavtra, publicamos la entrevista de Olga Andreeva al artista ruso Alexey Belyaev-Guintovt, representante de la escuela de la Nueva Seriedad surgida a orillas del Neva a principios de los años noventa. Su poderosa imaginería, de estilo moscovita, combina paradójicamente las tradiciones de la pintura rusa de iconos ortodoxos con las tendencias de la vanguardia rusa y el constructivismo, el clasicismo totalitario del gran estilo soviético con la «artificialidad» formal del Pop-Art estadounidense. Las obras de Guintovt, antiguo ganador del Premio Kandinsky, se exponen en los principales museos del mundo.

Olga Andreeva: Usted es un admirador del «gran estilo». ¿Qué significa esto? ¿Cómo encaja este «gran estilo» con el posmodernismo?

Alexey Belyaev-Guintovt: El grand style niega el postmodernismo en todos los sentidos posibles. El «gran estilo» es la unidad del paisaje generativo con el destino del pueblo. Es la cumbre de la autopercepción, la autorrealización y la misión espiritual del pueblo. La negación total de esto es posmoderna, es decir, la negación de cualquier principio unificador, del Estado, de la fe, del género y, en última instancia, de la pertenencia a la propia especie humana.

¿Cómo se las arreglaron para convivir en estas condiciones?

Aprendimos, nos concentramos, sufrimos derrotas y éxitos ocasionales. Yo he sobrevivido milagrosamente hasta hoy. A lo largo de este mágico viaje, he encontrado maestros, apoyo, una vocación, fe en el futuro y, sobre todo, un optimismo escatológico.

Dice usted que es el único artista rojo de Dublín a Vladivostok. ¿Qué significa eso?

El proyecto rojo es un gran estilo que visitó nuestra nación y nuestra civilización a mediados del siglo XX. Dejó huellas como los cuadros de Hubert Robert: personitas, pastores y sus cabras esparcidos entre las ruinas de templos y estatuas colosales. Reunir, tal vez sobre una base diferente, los fragmentos que quedan del «gran estilo» es la tarea, la exigencia de tiempo y espacio. Por eso hablo tan a menudo del espacio, porque soy euroasiático desde hace mucho tiempo y siempre lo he sido, y concedemos una gran importancia, incluso dominante, a la formación del paisaje.

¿Qué tiene que decir el espacio ruso?

En primer lugar, es ilimitado. No se trata en absoluto de una característica cuantitativa, sino cualitativa. Las personas que genera este espacio caminan, no pasean, no revolotean en el sentido europeo de la palabra, sino que caminan, están en movimiento. Son vagabundos encantados camino del infinito, o cosacos en busca de benevolencia, o fuerzas expedicionarias enviadas a las fronteras del imperio para extenderlo lo más lejos posible. Nuestro pueblo vive en el paisaje que le ha sido dado. Ha sido mágico desde el principio, como lo fue, lo es y lo será, y eso también es una característica cualitativa. Estas dos propiedades -la ausencia de límites y una magia dada- requieren algo nuevo. Heydar Dzhemal ha dedicado un estudio a esta preordenación en el destino de Rusia. Ha demostrado que nuestro espacio está destinado a la revolución. Es una ruptura en una gigantesca cadena de maestros del discurso, y la insubordinación del gran pueblo, su loco deseo de libertad de espíritu, condena definitivamente a nuestro territorio a la revolución, por la que él entiende una revolución conservadora.

En 2008, usted ganó el Premio Kandinsky por su cuadro «Hermanos y hermanas». Esto llevó al público liberal a calificarlo de «fascista» y a ilegalizarlo. ¿Qué pasará ahora con la cultura liberal? Nuestro país surgió del rechazo al proyecto liberal. ¿Tiene alguna esperanza de superar el artefacto narrativo?

¿Qué debería considerarse una victoria? Es necesaria una transformación de arriba abajo. La mayoría de mis conciudadanos vieron la liberación de Ucrania como la liberación de una pequeña Rusia. Se hará grande tras la reunificación. Así es como yo entendía lo que estaba ocurriendo: la abolición de las fronteras y una moratoria sobre la propiedad privada. Ucrania es una oportunidad para purificarnos, para plantearnos por fin y de forma irrevocable la cuestión del destino. No es un país, sino una hermosa parte de una civilización completa: rusa, ortodoxa y euroasiática. La tradición y la justicia social son el ideal imaginado de una gran nación. Intento imaginar cómo será en mis fantasías plásticas.

Según Aleksandr Duguin, la base del proyecto euroasiático es «una nueva asociación estratégica con el hemisferio oriental, que movilice el desarrollo económico». ¿Es eso exactamente lo que está ocurriendo hoy?

La movilización es una demanda de tiempo y espacio. Nada parece más excesivo. Incluso ejércitos de trabajadores y salarios en forma de raciones reforzadas. ¿Quién sabe lo que ocurrirá mañana? La atracción gravitatoria de las masas del noreste de Eurasia hacia el ascetismo es irrevocable. La prueba está en el fenomenal éxito de la Unión Soviética. Podríamos enumerar hasta el infinito los códigos numéricos de estas victorias, pero el misterio del socialismo no puede explicarse con números. Nació aquí, vive aquí, seguramente volverá. No hablo de un socialismo dogmático, marxiano, sino de un socialismo orgánico, comunitario, inherente a las masas ortodoxas e islámicas de nuestros compatriotas.

El proyecto soviético estaba vinculado al concepto de «felicidad diferida». ¿Está preparada Rusia hoy?

Una vez explicado, este proyecto es capaz de un milagro. La cuestión es cuándo, quién y cómo se explicará. Durante más de 30 años, el movimiento euroasiático internacional liderado por Aleksandr Dugin ha presentado una variedad de formas contemporáneas e intemporales de realizar el gran proyecto. La justicia social y la fidelidad a la tradición están siempre en el centro de este proyecto. Las personas son irrevocables, los hombres y las mujeres tienen garantizado seguir siendo hombres y mujeres, la fe es irrevocable. Rusia es la tierra de la salvación. Desde los tiempos de Iván el Terrible, todo el mundo ha tenido la suerte (en el transcurso de una vida) de disponer del tiempo necesario para realizar lo esencial, pero tal proyecto está abocado a entrar en conflicto con la hegemonía del Occidente liberal. Una vez más, la cuestión es ser o no ser. En el plano del asedio, Occidente parece dispuesto a aventurarse en lo inédito. Nosotros estamos dispuestos a hacer lo mismo.

La Edad de Oro de Eurasia: ¿de qué trata?

La Edad de Oro de Eurasia no vive en el tiempo, sino en el espacio de la victoria sobre la muerte. Un pueblo que ha surgido no debe desaparecer de la historia. Está ahí de una vez por todas. La secuencia de la historia en la concepción liberal es la siguiente: etnos, es decir, una suma de tribus, luego una nación, luego una comunidad de individuos, poseedores de pasaportes, luego una sociedad civil como grado extremo de individualismo y el fin del mundo. El euroasiático piensa en la perspectiva opuesta, sin negar los avances tecnológicos. Nuestro mundo está más o menos descrito por Ivan Efremov.

Durante la guerra de Osetia del Sur, usted escribió: «Por primera vez en mi vida consciente, estoy de acuerdo con casi todo sobre la política de nuestro país». ¿Existe ahora tal confluencia entre el pueblo y el poder?

Sí, la hay. Con la llegada de Vladímir Putin, el pueblo y el poder se han acercado. Pero a mí personalmente y a todos nosotros nos gustaría ver mucho más. La gran mayoría de nuestros compatriotas votaron a favor de seguir formando parte de la Unión Soviética en 1991. Y estoy seguro de que, al cabo de 30 años, las estadísticas mostrarían más o menos los mismos resultados. Sí, los acontecimientos de los últimos días exigen una nueva intensidad de atención y un nuevo grado de claridad en las declaraciones de los dirigentes del país. El proyecto debe ser presentado; ahora es imposible vivir sin él. Su esencia y su objetivo declarado son establecer las fronteras inviolables de nuestra civilización, una economía planificada y una nueva asociación en Eurasia, África y América Latina.

Cada día hablo con un gran número de extranjeros en las redes sociales y todos piensan lo mismo. Siempre esperan algo de nosotros. No podemos engañarles.

¿Qué relación tiene el proyecto imperial con la democracia? ¿Es Grecia? ¿Es Roma?

La antigua Grecia oponía la monarquía a la tiranía, la aristocracia a la oligarquía y la politeia a la democracia. Para Platón, la democracia era lo peor que le podía pasar a la sociedad. El imperio es orgánicamente inherente a quienes vivimos aquí. Su desaparición es vista como una gran catástrofe cósmica. ¡Imperio o muerte!

¿Qué ocurrirá políticamente?

Un imperio en forma de erizo, como dice Kuryokhin. Amable y afectuoso con su propio pueblo, pero erizado de agujas hacia su enemigo, Occidente.

Según la vieja idea, la tiranía es buena para la guerra, pero la democracia es buena para la paz.

Esto es innegable, pero los tiempos han cambiado y también la polis y el demos. La palabra democracia es la misma, pero el contenido ha cambiado.

¿Cuál es la cuarta teoría política de Duguin?

Por lo que tengo entendido, se trata de la existencia orgánica del pueblo como un árbol, que crece, que vive con sentido en la historia. Un pueblo es una unidad de pensamiento. El eidos de Platón existe antes, fuera y aparte del hombre. El hombre vive su corta vida; parece tener ideas. Pero esto no es del todo cierto. Las ideas, el eidos, fueron y seguirán siendo después de él. La finalidad de la vida humana es tener tiempo para convertirse en un paladín de estos eidos, en un caballero del Espíritu.

El imperio debe ser jerárquico, autoritario y totalitario.

Totalitario es una palabra del arsenal lexicológico del enemigo, aunque el concepto de totus (universal) no contiene ningún significado negativo. El imperio tiene una meta y un sentido, un destino; está en constante movimiento en su interior, consciente de la infinitud del logos imperial, y se mueve hacia el exterior, esforzándose por salvar, por acudir en ayuda de otros innumerables pueblos. El imperio siempre viene de arriba.

Desde 2014, usted ha visitado a menudo el Donbass. ¿Por qué lo ha hecho?

Desde 1991, nuestro movimiento no ha reconocido la existencia de Ucrania. Sabíamos de antemano que una Ucrania desovietizada sólo podía volverse antirrusa. Lo primero que se prohibió en 2005 después de que Yúschenko usurpara el poder en Ucrania fue el Movimiento Euroasiático Internacional. Muchos de nuestros miembros acabaron en la cárcel, muchos desaparecieron sin dejar rastro.

A finales de mayo de 2014, mis compañeros y yo nos encontramos con Alexander Borodai, entonces primer ministro de la República del Donbass, en el epicentro de los acontecimientos. Declaró el estado de emergencia en Donetsk en nuestra presencia el 25 de mayo de 2014, y una hora después Kiev respondió del mismo modo. Al día siguiente, el aeropuerto fue asaltado. Eso fue lo que ocurrió. Todo nuestro movimiento participó activamente en lo que estaba ocurriendo: modelando los fines y objetivos del proyecto Primavera Rusa, transportando voluntarios, proporcionando ayuda humanitaria. En un momento dado, me pidieron que presentara una imagen plástica del proyecto Novorossiya. Durante tres horas, respondí a preguntas de especialistas en diversos campos. Partimos de la premisa de que éste es un país de ensueño, una república de filósofos. Los filósofos pensaban, los guerreros ejercían el poder. En los primeros años, viajé a menudo a Donbass como corresponsal de guerra, prestando ayuda humanitaria. Visité Donetsk en todas las épocas del año, y una cosa que se mantuvo constante fue su constante bombardeo.

¿Se acerca Novorossiya a su ideal?

Novorossiya es un detonante. Una vez que aprietas el gatillo, todo cambia. Entonces no funcionaba. Los acontecimientos actuales son un intento irrevocable. Se trata de nuevo de si nuestra civilización existe o no. Si fracasa, puede ser técnicamente borrada sin dejar rastro. El ejemplo de Serbia muestra cómo se ha erradicado el Logos del pueblo. Borrar la representación cultural e histórica de las redes es ahora una cuestión de técnica. Así, al equiparar los símbolos soviéticos con los nazis, el enemigo está eliminando irrevocablemente de las redes nuestro cine, nuestro arte y cualquier prueba de nuestra existencia, si contiene símbolos soviéticos. Con la misma facilidad técnica, es posible proferir blasfemias contra nosotros y perseguir a quienes las niegan.

¿Y en caso de victoria?

El 24 de febrero, a las 9 de la mañana, sentí algo muy especial: la sensación de despegar. Fue como despegar del suelo. De repente, todo lo que habíamos soñado, susurrado, hablado durante tanto tiempo, se entendiera o no, se hizo realidad. Todo a la vez, en todas direcciones. Una milésima parte de lo que ocurría antes del 24 de febrero era inimaginable. Y la gente venía a verme, feliz, asombrada, entusiasmada. Gente del ejército, civiles, organizaciones, partidos, individuos, de la capital, de los suburbios, extranjeros. Fue algo sin precedentes.

Desde enero de este año, veo lo que está ocurriendo como una interacción potencial entre Rusia y China, un despertar de Oriente, el proyecto Novorossi-Taibei, en el que la Commonwealth de Rusia y China se convierte en la nueva abanderada de una humanidad renovada. La soberanía, la tradición, el socialismo, el desarrollo sostenible y una política de paz permiten a las naciones participar en este proyecto. India, Irán, Pakistán, Oriente Medio y la región del Pacífico están en marcha. Podríamos enumerar interminablemente los logros de la civilización china actual de referencia y el carácter progresivo de su desarrollo, en contraste con la civilización occidental sumida en la crisis y el resentimiento.

¿Qué sentido tiene la operación especial en Ucrania?

Ramzan Kadyrov utilizó una palabra magnífica: «desheitanización» (de «Sheitan», Satán). Desnazificación, deshooliganización, desmilitarización son todas consecuencias. Pero la idea clave es la desheitanización.

¿Cómo ve el papel del Movimiento Euroasiático Internacional en la actualidad?

Seguimos estando a favor de la irreversibilidad de la situación. Irreversiblemente antiliberal. Hay un Vladímir Putin soleado, que estoy seguro de que es capaz de transformar la realidad hasta hacerla irreconocible, aunque sólo sea por lo que se ha atrevido a hacer. Pero hay un Vladímir Putin lunar que coexiste con una misteriosa imagen solar. Todos hemos visto la influencia del Putin lunar sobre el Putin solar: justo cuando algo empieza, inmediatamente se detiene. Hoy ya no puede ser así. Ya no puede insertar significados mutuamente excluyentes en la misma frase.

Pero lo que ha concebido, preparado y, sobre todo, realizado, ¡era antes impensable! Negoció durante meses con Occidente, con sus representantes, sabiendo ya que nada de lo que discutieran se llevaría a la práctica, ¡y no lo dejó escapar! Esa es la resistencia de un oficial de inteligencia, es una larga voluntad, lo respeto. Me habría gustado que hubiera llevado a cabo todo lo que siguió con la misma inconmensurable resistencia. Lo único que le pedimos ahora es una cosa: más, más rápido, más lejos, más fuerte, y multiplicarlo por cien. Eso es lo que el mundo entero espera de él.

¿Qué le depara el futuro a Ucrania?

Cuando hablamos de Ucrania, no sabemos exactamente qué es, dónde y cuándo, pero está claro que Ucrania está en el tiempo y en el espacio. En última instancia, lo que necesitamos es la liberación de todo el territorio, de las administraciones civiles y militares. Para lograrlo, los liberadores deben dar las señales claras que tanto se esperan. Creo que en un futuro próximo ocurrirá algo que despertará a los durmientes de su letargo mortal.

Occidente lleva mucho tiempo parasitando la imagen de la democracia. ¿Qué podemos aportar a Ucrania?

De momento, casi nada, aparte de liberarla de los falsos nazis. Sí, una lengua materna rusa, una historia autóctona. Pero eso no basta. En el año cero, Alexander Dugin presentó a Vladímir Putin un plan detallado para Eurasia, que éste aceptó. En cierto modo, lo único que está ocurriendo es que se está aplicando, pero es cien o incluso mil veces más despacio de lo que nos gustaría. Sin embargo, la televisión lleva mucho tiempo hablando el lenguaje de la geopolítica, concretamente el lenguaje continental de Dugin. Aleksandr ha publicado un centenar de libros y sus obras se han traducido a 50 idiomas. Ha conocido a muchas de las figuras más destacadas de nuestro tiempo. Entre ellos, líderes espirituales y presidentes. Pero el porqué de este capricho imperial, que hace que la geopolítica sea oficialmente ignorada, junto con Duguin, se me escapa. No se le ha ofrecido ningún cargo público importante, ningún ministerio, ninguna universidad…..

¿Quiénes son sus aliados en Rusia en este momento?

Todas las personas de buena voluntad. El eurasismo es hoy un movimiento sociopolítico, una suma de interacciones, tanto como una asociación informal de personas. No existe una estructura formal. Pero estoy seguro de que la mayoría de los rusos, cuando se les pregunte si son europeos, euroasiáticos o asiáticos, elegirán la segunda opción. Entre socialismo y capitalismo, la gran mayoría elegirá el socialismo. Valores liberales o tradición, la respuesta es obvia. Ni siquiera es necesaria una unificación formal. La televisión habla nuestro idioma, un idioma cada vez más ruso en esencia, y lleva décadas haciéndolo. Hoy parece obvio, pero no hace tanto era apenas imaginable. Recuerdo que en 1999, en pleno bombardeo de Serbia, cuando en un programa político le preguntaron a una mujer del Gobierno si sentía simpatía por los serbios o por los albaneses, respondió: «por los albaneses porque tienen bonitos bigotes». Hoy es imposible llegar a semejante arenga. Se ha hecho un enorme trabajo para explicar la situación, pero al mismo tiempo no hay ni un solo instituto euroasiático activo y significativo. Ni siquiera hay una sola cátedra de geopolítica. Esta situación recuerda en parte a la época de Stalin. Stalin prácticamente no cometió errores geopolíticos, y no había instituciones geopolíticas, ni siquiera castigos por utilizar la palabra geopolítica. No hay geopolítica, y la geopolítica es impecable: todo es una paradoja. No está claro por qué esto ha sobrevivido hasta nuestros días.

Hoy, el 82% de los rusos apoya al presidente de su país. ¿No cree que estamos asistiendo a una especie de pantomima?

Esto es un misterio imperial. Algo inimaginable ocurrió en Donetsk en 2014. Uno se frota los ojos y no entiende cómo pudo ocurrir algo así. La noche del 25 de mayo, el entonces primer ministro de la República del Donvass, Alexander Boroday, vino con nosotros a la administración regional de Donetsk y se limitó a leer diez puntos sobre la posición especial de la DNR. Inmediatamente pensé que estábamos hablando del comienzo de la Tercera Guerra Mundial. Y fue tan banal. Sólo funcionaban algunas cámaras. Terminó de leer y dijo: «Vamos a comer». Y nos fuimos. Era tan extraño ver al mundo, al mundo entero, pendiendo de un hilo muy delgado.

Al día siguiente se produjo el asalto al aeropuerto, que acabó en derrota total. La Primavera Rusa empezó con un desastre, y entre un gran desastre y uno pequeño, así fue hasta hace poco. En un momento dado, había algo enorme, inmenso, invencible, y de repente todo se vuelve pequeño y es derrotado. Sí, el enemigo será derrotado y la victoria será nuestra. Pero es tan extraño…

¿No cree que hay una gran demanda en este momento para que el esfuerzo de guerra sea realmente popular?

Sí, creo que la hay. Y en ambos bandos. El enemigo tiene un impulso popular en ausencia de autoridad, pero con nosotros, todo viene de arriba. A medida que envejezco, me pregunto cada vez más si ésta es realmente la única manera de que funcione un imperio. ¿Es posible que a lo largo de los tiempos haya habido personas asombradas como yo que hayan notado el mismo extraño deseo de extinguir el impulso popular? Así que el imperio gana y pierde. Sólo gana a la manera imperial. En cuanto aparece una iniciativa popular, es inmediatamente aniquilada. La discrepancia entre el impulso, la voluntad y el ímpetu imperiales es el secreto de la historia rusa, quizá el más importante.

¿Pero usted sigue estando a favor del imperio?

Sí, estoy a favor del imperio, siempre y en todas partes. Hablo de la rareza, de la inexplicabilidad que puede aparecer en las circunstancias del combate. Ahí hay un misterio.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies