Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Entrevistas

Aleksandr Duguin: «El imperio es el futuro que seguirá a la victoria rusa en Ucrania»


P. Volkov | 07/12/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

P.Volkov entrevista al filósofo Aleksandr Duguin sobre la actual situación y perspectivas a medio y largo plazo de la Operación Militar Especial rusa en Ucrania.

P. Volkov: El contexto de los últimos acontecimientos, ¿es posible una congelación del frente ucraniano?

Aleksandr Duguin: El conflicto palestino ha cambiado gravemente la situación. Todos los países subordinados a Estados Unidos estuvieron en guerra con nosotros hasta el último momento, cuando Ucrania gozaba de un apoyo considerable. A menudo lo subestimamos por razones políticas y propagandísticas, pero en realidad fue algo tan inaudito que se podía decir que Rusia estaba en guerra con la OTAN. Hoy surge un nuevo sujeto en la escena internacional: el mundo islámico. Aunque se trate de una coalición de unos pocos países (digamos Líbano, Siria, Yemen e Irán), eso ya es suficiente para desviar gran parte de la atención militar a otra región. Y luego está Taiwán. Así que Ucrania no es en absoluto el único frente en la lucha del mundo occidental unipolar contra el mundo multipolar. Están apareciendo nuevas líneas de frente y la cuestión de Ucrania está pasando de ser una prioridad exclusiva a una secundaria. Occidente es leal, Occidente apoyará a Ucrania durante mucho tiempo, pero probablemente no con el mismo entusiasmo. Y en esta situación, puede ofrecernos una nueva iniciativa, por ejemplo congelar el conflicto para rotar, preparar personal fresco, etcétera.

¿Bajo qué condiciones?

Precisamente, cualquier condición de tregua que se proponga ahora estará veinte pisos por debajo de lo que podemos considerar un mínimo aceptable. Serán exigencias humillantes e imposibles que nadie considerará seriamente. ¿Qué ocurrió con el acuerdo sobre los cereales? Cuando Moscú se dio cuenta de que sus condiciones sólo podían estar veinte pisos por debajo del mínimo aceptable, echó por tierra el acuerdo. Y con el alto el fuego, las exigencias serán aún más duras por diversas razones: tanto por las expectativas salvajemente exageradas en la propia Ucrania, como por la demonización radical de los rusos en Occidente y la sobreestimación de nuestra debilidad.

En un momento dado mostramos debilidad al retirarnos de Kiev y de la provincia de Járkov. Después de eso, Occidente tuvo la impresión de que Rusia estaba acabada, que Rusia era débil, que Rusia era un coloso con pies de barro, y que ahora, por fin, podían deshacerse de ella. Después se reconstituyó el frente y resultó que no en los términos adecuados, pero las expectativas seguían siendo altas. Así que creo que ahora pueden llegar propuestas de conversaciones de paz, pero incluso las condiciones iniciales serán tan inaceptables que Rusia, incluso con un gran deseo de lograr la paz, no podrá aceptarlas por mil razones. Ahora comienza la campaña para las elecciones presidenciales, que obviamente se celebrarán bajo la bandera de la victoria, y cualquier cosa que se parezca remotamente a la victoria será bien recibida. Y todo lo que se parezca a una derrota o a una traición, ni el presidente saliente ni el futuro presidente serán responsables de ello. Por eso no me preocupan demasiado las conversaciones de paz. Es lo peor en lo que hemos fracasado, pero resulta que no es lo único. Ya hemos tenido bastantes otros problemas durante la Operación Militar Especial.

Si no hay negociaciones, ¿qué ocurrirá?

Lo más probable es que asistamos a una desestabilización de la situación en la propia Ucrania. Al sentir el debilitamiento de su apoyo, las élites ucranianas vacilarán, pasándose la culpa unos a otros. Zelensky se encuentra ahora en una posición muy difícil. Puede que haya cancelado las elecciones racionalmente. Cuando un país está en guerra, suele estar gobernado por un dictador, alguien que, por circunstancias históricas, se ve obligado a concentrar todo el poder en sus manos; no hay nada especial en ello. Pero en Occidente, la celebración constante de elecciones, la reproducción constante de ciclos electorales, es una especie de herramienta esencial. Es necesario cambiar constantemente de líderes para que no caigan en una sensación de impunidad, e incluso los líderes prooccidentales que se aferran demasiado a sus escaños son derrocados por Occidente. Por eso, la idea de aplazar las elecciones, que Zelensky parece haber aceptado con Occidente, juega de hecho en su contra. Existe un doble rasero: pueden apoyar la anulación de las elecciones y culpar a Zelensky.

Pero si, por la razón que sea, la congelación se produce, ¿qué riesgos supondrá para Rusia? Al fin y al cabo, Rusia también se calienta de alguna manera.

Lo está. Lo peor que puede ocurrir en esta guerra es la paz, es decir, una tregua en las condiciones del enemigo. Alcanzar estas condiciones no puede presentarse como una victoria. Porque las pérdidas son enormes, la gente está perdiendo a sus seres queridos, a sus hijos, la sangre corre por las almas de los rusos, y el simple hecho de decir que vamos a congelar el conflicto no será aceptado por nadie, está cargado de consecuencias y plantea el riesgo de un colapso del país y del sistema, y es mejor ni pensarlo. Creo que nuestras autoridades se dan cuenta con bastante sobriedad de que es imposible congelar el conflicto sin victoria, sin resultados positivos llamativos, tangibles, visibles. Por supuesto, hablaremos de ello, alguien que sueña con la derrota de Rusia dentro y fuera de Rusia exacerbará la situación, pero por lo que puedo imaginar el poder supremo, es imposible. Hablaremos de paz cuando tengamos la victoria.

¿Cómo podemos entender que ha llegado la victoria?

Puede ser diferente: victoria sobre toda Ucrania o liberación de Novorossiya sola, o incluso parte de Novorossiya dentro de los cuatro sujetos que ya forman parte de Rusia dentro de sus límites administrativos. Pero al menos la consolidación de las fronteras de los cuatro nuevos sujetos puede considerarse una victoria mínima, que no será realmente una victoria. En mi opinión, ni siquiera es un mínimo, sino un fracaso y una derrota a los ojos de nuestra sociedad, que ya ha derramado tanta sangre. La mitad de Ucrania (con Odessa, Mykolaiv, Kharkov, Dnipropetrovsk, quizá Sumy y Chernihiv) sigue siendo algo bueno. Pero nadie nos hablará siquiera de cuatro regiones, nos ofrecerán incluso menos de lo que ya es inaceptable para nosotros. La distancia entre lo que podría ser la base de las negociaciones de paz para Ucrania y Occidente y para nosotros es demasiado grande. Hasta que no se acerquen las posiciones, hasta que no lancemos una poderosa ofensiva con asedio a Kiev, será imposible negociar.

Entonces, ¿la base de las negociaciones sólo puede ser la captura militar directa del territorio?

Sí, o si el gobierno ucraniano se derrumba. Por otra parte, podemos negociar si todo se derrumba. Pero, por supuesto, eso es poco probable. En resumen, la diferencia entre los dos conjuntos mínimos de propuestas de paz es ahora tan grande que es inevitable que se produzcan nuevos combates. Esto irá acompañado de procesos políticos dentro de Rusia y Ucrania. En Rusia, estos son predecibles: el fortalecimiento del «partido de la victoria» y la eventual expulsión del «partido de los traidores», mientras que en Ucrania, en mi opinión, deberíamos esperar la desintegración. Cuando la gente no consigue lo que sueña, cuando la distinción entre lo que se proclama y lo que es real se vuelve totalmente inaceptable, busca a alguien a quien culpar. Alguien tiene que responder por el fracaso de la contraofensiva. Esto debilitará a la sociedad ucraniana y dividirá a las élites. Al comienzo de la Operación Militar Especial, la sociedad y las élites ucranianas estaban muy consolidadas por la propaganda de tipo nazi, la expectativa de viajes a Europa y, sobre todo, el odio hacia nosotros.

La rusofobia, la rabia, el odio y el deseo de matar y destruir han unido realmente a la sociedad, pero esto también tiene sus límites. El fracaso de la contraofensiva ha demostrado que Rusia es muy fuerte, y las élites y la sociedad ucranianas tendrán que hacer frente a este fracaso. Para ser sincero, no sé cómo reaccionarán. No puedo decir si este fracaso será suficiente para golpearles lo bastante fuerte como para que se derrumben y se rindan, o si serán capaces de reconstruirse y seguir resistiendo. En cualquier caso, nuestras perspectivas pueden no ser brillantes, pero no son malas, son fiables, ligadas a la determinación del Presidente de llevar al país a la victoria, mientras la situación en Ucrania empeora. Zelensky ya está harto: primero nos hizo reír como un payaso, luego derramó sangre, utilizó todos los métodos para llamar la atención, y ahora ya no le queda nada para impresionarnos, sorprendernos o inspirarnos. Así que su estrella empieza a apagarse, y Occidente está distraído en otros frentes. En esta situación, creo que muy, muy lentamente, la iniciativa volverá a nosotros. Muy lentamente, porque es difícil luchar contra toda la OTAN, y con un títere tan enfurecido y odioso hacia nosotros como Ucrania. Imagínense una manada de lobos rabiosos con misiles de largo alcance. No sabemos muy bien cómo reaccionar ante eso.

Los problemas pueden dividir a la sociedad ucraniana pero, separada o no, no le gustará Rusia de todos modos. ¿Existen todavía instrumentos no militares para sacar a Ucrania del control occidental, o el tren ha abandonado la estación?

No creo que quede ninguno, el tren se ha ido. Los había, pero no los utilizamos. Así que no hay otra solución a este problema que la militar. Otra cuestión es qué hacer a continuación. Si imaginamos que hemos liberado Ucrania hasta Lvov, ¿qué les ofreceremos a continuación? Por supuesto que tenemos que ofrecer algo. Pero esa no es una pregunta para hoy. La guerra será tan complicada y tan larga que tendremos tiempo para pensar en ello. Estoy absolutamente convencido de que no hay otra salida que el imperio y la ortodoxia, un poderoso polo global con la preservación de la cultura clásica y la cosmovisión clásica en contraste con el degenerado Occidente moderno, la movilización de las profundas raíces del mundo eslavo. Necesitamos esto, y será perfectamente aceptable también para los ucranianos. Pero primero tenemos que romperle la espalda a la maquinaria política liberal-nazi, puesta en marcha por la estrategia occidental. Si la destruimos, entonces pensaremos en lo que podemos decir a los ucranianos. Mientras las botas de nuestros soldados no estén sobre el terreno en la frontera con Polonia y Hungría, no tiene sentido hablar de economía o ideología: nadie nos escuchará. Sólo después de una aplastante victoria militar se tomarán en serio lo que decimos.

Hasta ahora, a menudo hemos desaprovechado el potencial de las amenazas. No es grave cuando lo dicen los expertos, pero cuando nuestras principales figuras militares y políticas dicen: «No lo hagáis, o saldréis gravemente heridos», y el «gravemente heridos» no llega, disminuyen considerablemente el valor de las palabras y declaraciones de Rusia.

En esta situación, mientras no hayamos correspondido a nuestras palabras con nuestros hechos, mientras no hayamos derrotado totalmente a Ucrania en el campo de batalla, me parece que, en la situación actual, es sencillamente irresponsable hablar de otro medio de presión. Nadie nos escuchará.

La economía no juega ningún papel: están volando oleoductos que tardan décadas en construirse y cuestan miles de millones de dólares. Para ser sinceros, la economía, con excepción de la economía militar, no importa hoy. Y la economía militar es un número suficiente de armas de alta calidad y buenos uniformes para los soldados. Eso es lo único que importa.

Pero la economía también tiene que ver con el nivel de vida. Eso, entre otras cosas, es lo que atrae a los ucranianos a Europa. No es irrelevante que en esas mismas nuevas regiones haya desarrollo, que la gente tenga un lugar donde vivir, que estudie, que tenga empleos de alta tecnología y bien remunerados. Debe ser interesante verlo.

No, no lo es. En primer lugar, nadie se lo mostrará. En segundo lugar, si Ucrania hubiera luchado por la comodidad, se habría quedado con Crimea, habría sido un poco más sutil y flexible en su política hacia Rusia, habría conseguido la comodidad europea y habría estado en una buena posición en general. No, los ucranianos sacrificaron todo eso por una cosa: matar rusos. La furia de su rusofobia supera cualquier consideración sobre «quién está cómodo allí» y «quién cobra cuánto». No creo que estemos tratando con una motivación material en absoluto en nuestro enemigo del momento. Nuestro adversario está poseído por el demonio. No se puede tratar con un demonio. Un demonio es enviado para destruir, para matar, para morir. No pensará en qué le resulta más rentable hacer, con los rusos, en nuevos territorios para vivir o ir a Occidente. Su conciencia vive completamente separada de su cuerpo. Y en esta lucha con la demonia ucraniana, ningún argumento sobre que los nuevos territorios son mejores, que se construyen ciudades, funcionará en absoluto – en primer lugar, no se les mostrará, y en segundo lugar, no creerán. Mientras una persona esté poseída por un demonio, ¿qué le dices? ¿Qué le dices, por ejemplo, a un borracho? ¿No salgas a la acera, que te van a atropellar? Pero él va porque sus piernas van. No piensa, no oye. La posesión demoníaca es aún peor. Te priva de todo pensamiento crítico, no evalúas nada, no ves nada, no crees nada. Los poseídos viven en un mundo absolutamente ilusorio, donde el propio factor material se transforma en un esfuerzo demoníaco. Nosotros les decimos: aquí está el confort, aquí está la comodidad, aquí está la prosperidad, y ellos dicen: no, nos estáis mintiendo, el factor material es cuando hay que matar a un ruso, cuando hay que sacarle los ojos a un moscovita, cuando hay que quemarlo, entonces eso será un factor material. En algún lugar de Mariupol se están construyendo casas y antiguos ciudadanos ucranianos viven felices allí, pero si lo decimos, nadie lo cree. Incluso si lo ven, no lo creen. Hasta que no le rompamos el cuello a la maquinaria político-militar, nada cambiará, nadie escuchará ningún argumento.

¿Y qué pasa con los habitantes de los nuevos territorios, los varios millones de refugiados que han llegado a Rusia? Llevaban mucho tiempo viviendo en Ucrania y, después del Maidán, se les dio un trato adecuado. Son complicados, y debe haber una forma especial de tratarlos?

Son complicados, pero más fáciles que los del otro lado. Por supuesto que necesitan un enfoque, pero ahora, lo admito, no tengo tiempo para ocuparme de ellos. La existencia de Rusia está en entredicho. No, entiendo que es importante, pero si no hay Rusia, no habrá ni este pueblo ni ningún otro, ningún pueblo en absoluto. En la capital, vivimos en una especie de estado de congelación, mientras que en realidad se está librando una sangrienta batalla por la historia en el frente: en Zaporozhye, en Kherson, en el Donbass. Caminamos por las calles, montamos en scooters, y bajo nuestros pies, el suelo bajo el asfalto está empapado de la sangre y el dolor de la gente que lucha por nosotros. Las personas que se han encontrado recientemente dentro de Rusia al menos entienden para qué sirve todo esto. Ellos son los que tienen que explicarnos lo que está pasando. Nosotros no podemos decirles nada, porque Rusia en general también es responsable de permitir que ocurra todo esto. Cuando Ucrania empezó a comportarse de forma absolutamente rusófoba, ¿por qué no le pusieron fin cuando podían haberlo hecho?

Hemos cometido tantos errores con Ucrania en los últimos 30 años que tenemos parte de culpa. Y los habitantes de los nuevos territorios lo han visto todo por sí mismos, han tomado sus propias decisiones, son nuestros maestros, son mucho más conscientes. En esta guerra fueron los primeros en despertar y despertar a Rusia. Debemos tratarles con el máximo cuidado y amor, pero son ellos quienes deben guiarnos hacia Lvov. Creo que no son ellos los que necesitan nuestro apoyo, sino nosotros el suyo. Los habitantes de los nuevos territorios son nuestra vanguardia, nos muestran el camino. En cuanto a nuestras obligaciones sociales hacia ellos, creo que las estamos cumpliendo. Si no lo hacemos, entonces las estamos cumpliendo aún peor en relación con nuestra antigua población. Ahora nos encontramos en una situación en la que estamos superando la pesadilla en la que se sumió nuestro país a finales de los años ochenta. Es una tragedia compartida. Debemos restablecer la unidad de nuestro imperio: se trata simplemente de un deber histórico y por ello podemos y debemos pagar cualquier precio. No habrá imperio: no habrá Rusia, no habrá nosotros, no sólo no habrá futuro, sino que ni siquiera habrá pasado.

Si derrotamos a Occidente en Ucrania, confirmaremos con nuestros actos que somos un polo de civilización soberana, un polo del mundo multipolar, y preservaremos nuestro presente, nuestro futuro y nuestro pasado. De lo contrario, estamos acabados. Seremos borrados de la historia.

Representa uno de los movimientos filosóficos y políticos más populares de Rusia. Me pregunto cómo ven usted y sus seguidores el futuro de Rusia.

Todo empieza con la geopolítica. Para ser un imperio, como dijo Brzezinski, Rusia debe establecer el control sobre Ucrania. La geopolítica está ligada a la ideología: cuanto más nos vemos a nosotros mismos como una civilización rusa soberana, el mundo ruso, el imperio ruso, más nos volvemos a nuestras raíces, a nuestras actitudes, que abandonamos especialmente hace 100 años, por un lado con los bolcheviques, y por otro (en la década de 1990) con el régimen de Yeltsin. De hecho, nos hemos traicionado completamente a nosotros mismos en 100 años, primero abandonando la religión, la ortodoxia y al zar, después abandonando la justicia social y defendiendo una civilización soviética muy particular. Nos hemos traicionado a nosotros mismos dos veces en 100 años, y no en vano. Traicionamos al Imperio, traicionamos al mundo ruso, traicionamos nuestra identidad y ahora debemos restaurarla.

Brzezinski no es quizás el tipo de pensador en el que la sociedad rusa debería confiar. ¿Qué significa para usted el Imperio? ¿Cuál es la configuración del poder, la propiedad, la estructura social, de qué se trata?

El imperio que construiremos cuando Ucrania sea liberada debe tener una estructura ideológica, política y social totalmente independiente, basada en la continuidad de las diferentes etapas de la historia rusa. Habrá elementos de ortodoxia y poder autocrático supremo, y necesariamente justicia social (durante el periodo soviético, ésta era la principal exigencia de nuestro pueblo ruso y de los demás pueblos de Rusia). Al mismo tiempo, por supuesto, tenemos que deshacernos del ateísmo, del materialismo, de la idea completamente plebeya, mezquina y repugnante del progreso material, y volver a los ideales de la Iglesia, a la ortodoxia, a los altos ideales y aspiraciones, al principio de la aristocracia del espíritu, todas estas son cosas que se han perdido durante los últimos 100 años y que tenemos que restaurar a medida que ganamos victorias en el frente ucraniano.

Me parece que se trata de una especie de eclecticismo: autocracia y justicia social a la vez. ¿Y a quién pertenece la propiedad? Al fin y al cabo, la justicia social depende directamente de cómo distribuimos lo que tenemos.

Sólo los materialistas tienen en mente la cuestión de la distribución de la propiedad. La propiedad es importante. Pero, de hecho, hay muchas opciones distintas a la igualdad material total (que es lo que postulaba el comunismo) y a la desigualdad burguesa. Si hablamos de una sociedad solidaria, la brecha entre ricos y pobres no debe sobrepasar ciertos límites normales. En una sociedad solidaria debe existir la ayuda mutua. El principio de autocracia no contradice en absoluto el principio de justicia social.

El comunismo no es una cuestión de igualdad material total, sino de ausencia de explotación. ¿He entendido bien que en la sociedad unida del futuro imperio seguirán existiendo ricos y pobres, es decir, que habrá capitalismo, pero con «rostro humano», con un reparto más justo?

o, el capitalismo es el modelo occidental anglosajón que lo destruye todo. El capitalismo no es sólo una sociedad de mercado, sino una sociedad de mercado donde todo se compra y se vende, donde sólo hay una clase, la burguesía. El capitalismo es la esencia misma de nuestra lucha. ¡No al capitalismo! No puede haber capitalismo en un imperio verdaderamente sagrado. Es un sistema completamente diferente. Pero, ¿por qué hablar sólo en términos de modelos políticos occidentales? Tanto el socialismo como el capitalismo son préstamos de la cultura occidental, que nos es ajena. Tenemos que construir una sociedad rusa y tendremos propiedad rusa. Así es como el pueblo ruso ha entendido tradicionalmente la propiedad.

En distintas épocas, los rusos han entendido la propiedad de forma diferente. ¿Qué quiere decir con eso?

Lea el libro del jurista euroasiático Nikolai Alekseev El pueblo ruso y el Estado. Es un libro magnífico. Dice que el enfoque más correcto es la idea de propiedad privada relativa. La propiedad privada relativa es más o menos lo que se entendía por propiedad personal en la Unión Soviética. Está a nuestra disposición, pero no podemos hacer lo que queramos con ella. Por ejemplo, somos dueños de un perro, pero no podemos matarlo porque sería inmoral para la sociedad y despiadado para el propio perro. Sería un delito. Lo mismo ocurre con todo lo que se nos confía. Tenemos que tratar la tierra, las casas, el transporte y otras cosas con consideración social y moral. Ese tipo de espíritu es maravilloso.

También es inmoral matar a un siervo. Saltychikha fue castigado por ello en su día, pero sigue siendo un siervo. Pero esa no es la cuestión principal. ¿En nombre de qué principio se nos confía algo? A alguien se le confiará una plataforma petrolífera, a otro un piso de Jruschovka en un barrio dormitorio de una ciudad de provincias, ¿no?

No, así no. Estoy absolutamente convencido de que la riqueza del pueblo (petróleo, gas, recursos naturales) debe pertenecer al Estado. Exclusivamente al Estado, porque no pueden ser propiedad privada, por mucha ayuda que preste la gente para extraerlos. El subsuelo pertenece al Estado, a toda la nación. En consecuencia, todo ciudadano de este hermoso Imperio ruso del futuro tiene derecho a una determinada parte de la riqueza de la nación. Al mismo tiempo, por supuesto, todos deben aportar un mínimo: un mínimo de vivienda, un mínimo de tierra. Esta será la tarea de un poder autocrático fuerte, porque es un apoyo. La gente que vive en su casa, en su tierra, dará a luz hijos rusos, que serán leales y agradecidos, que serán verdaderos portadores, que serán educados de la manera correcta. Tenemos que cambiarlo todo. Si aplicamos al futuro Imperio los principios de lo que vivimos en el siglo XX, o lo que vemos en Occidente, son ejemplos absolutamente falsos. Tenemos que construir una sociedad completamente nueva. Y esta nueva sociedad es la sociedad del futuro Imperio, que tendrá que romper con Occidente, con sus ideas de capitalismo, socialismo, igualdad y desigualdad.

Ni socialismo, ni capitalismo, ni igualdad, ni desigualdad, es difícil ver cómo se puede caminar entre los dos.

Todo tiene que ser diferente. Todo tiene que estar unido, espiritual, altamente desarrollado, altamente educado, altamente organizado. Y nosotros podemos hacerlo. Estas son nuestras ideas, nuestros sueños. En el siglo XIX e incluso en el XX, el objetivo de nuestros antepasados era construir una sociedad justa. Y cuando lo concretamos según los modelos occidentales (uno u otro) acabamos en contradicciones. El desarrollo tiene que ser muy abierto. Todo se resolverá cuando hayamos ganado en Ucrania. No podremos ir más lejos si no renovamos y revitalizamos el sistema en la propia Rusia. Así que, a medida que nos hagamos más fuertes, a medida que recuperemos nuestra propia identidad, iremos ganando victoria tras victoria. Cada victoria en el frente significará, de hecho, una victoria dentro del sistema y el establecimiento en nuestra sociedad de las leyes y proporciones correctas que se han roto monstruosamente a lo largo del último siglo de historia -durante los setenta años del ciclo soviético y, sobre todo, durante los últimos treinta años de gobierno exterior liberal de facto del país-.

Si las leyes y proporciones correctas, como usted dice, se violaron hace exactamente cien años, ¿significa eso que eran correctas a principios del siglo XX? ¿Es esa la sociedad que usted considera buena? Pero era capitalismo con tintes feudales.

No. Y había muchas mentiras. Lo que la gente soñaba en los siglos XIX y XX debe realizarse en el siglo XXI. Todas las formas concretas de realizar esos sueños requieren un análisis crítico muy serio. Pero lo más importante es saber por qué rechazamos los últimos cien años, porque entonces se rechazaba a la Iglesia, se rechazaba lo sagrado. Hemos seguido el camino occidental del materialismo, del ateísmo y, desde hace treinta años, del capitalismo. Antes, el socialismo. Nos hemos dejado llevar por las ideas materialistas y ateas de Occidente y lo hemos destruido todo. Hemos destruido nuestra sociedad, hemos destruido nuestra espiritualidad, hemos destruido nuestras familias, hemos destruido nuestra cultura. Locas como Pugacheva nos mantienen bailando (hasta el último momento), asustándonos con sus gritos histéricos y sin sentido. Luego, en un momento crítico para el país, el monstruo está en Israel, burlándose del país, ahogándose en rusofobia. Y cuando, incluso allí, tiene que mostrar tacto y valentía hacia su nueva patria (aparentemente no tan nueva, ya que es a donde huyó), huye de nuevo. Este es el tipo de fealdad que han producido los últimos cien años de nuestra historia. La repugnante escoria de la raza humana se ha convertido en un modelo en nuestra cultura. Figuras similares en la política, la economía, etc. Ahora tenemos que salir.

¿Son estos personajes sólo producto de la época que ha mencionado? ¿Qué hay de todos los héroes de la Gran Guerra Patria, y no sólo de ésa, que sin embargo nos ha dado? ¿Y en el siglo XIX y antes, todos eran patriotas y ni un solo traidor?

No digo que debamos retroceder. Debemos avanzar y hacer realidad los sueños del pueblo ruso, de los patriotas rusos que lucharon por Rusia, que vieron sus defectos, pero que soñaron con una Rusia mejor, la Rusia del futuro. Son sus sueños los que debemos hacer realidad. No se trata sólo de restaurar lo que fue. Si todo hubiera sido perfecto en el siglo XIX, no habría habido revolución. Y las personas que hicieron revoluciones, quizá muchas de ellas, también estaban impulsadas por buenos pensamientos. Estos buenos pensamientos, estos sueños luminosos, el amor a Rusia, la lealtad a Dios, la comprensión de nuestra cultura, nuestra identidad, su defensa, el deseo de justicia… estos ideales, estos valores tradicionales deben encarnarse ahora en la Rusia que vamos a construir. Así que aquí, sí, la monarquía y la ortodoxia son principios. Son hermosos. Hemos conocido la autocracia a lo largo de nuestra historia. Y en los últimos cien años también hemos tenido monarquía, pero no se llamaba así. La autocracia es el principio más importante en la organización de territorios tan vastos. El principio del imperio, el principio de la ortodoxia y el espíritu, la superioridad del espíritu sobre la materia, es la orientación de toda nuestra sociedad. Sin él, no tiene sentido. No somos de este mundo. Nuestro imperio no es de este mundo. O mejor dicho, en parte de este mundo, en parte no. Y esta dimensión espiritual, esta verticalidad, es lo esencial que hay que transmitir. Tenemos que hacer realidad el sueño de nuestros antepasados (siglo XIX, siglo XX, pero sin religión, sin fe, sin iglesia, sin Dios, sin Crist)- cualquier sociedad, incluso la más perfecta, no servirá para nada.

Pero no puedes hacer que la gente crea en Dios si no creen en Dios.

Sabes, cuando comenzó la Operación Militar Especial, mucha gente, en su mayoría voluntarios, fueron, algunos con una bandera roja, otros con una bandera imperial. Pero hoy, el Salvador de los Incircuncisos (la bandera con Cristo) está cada vez más extendido entre las unidades de voluntarios. Cristo mismo vendrá si nos dirigimos a él, él vendrá a nosotros. Si la gente se da cuenta del amor que siente por su patria y simplemente empieza a hojear nuestra historia página a página, verá la importancia de la Iglesia. No hay necesidad de obligar a nadie. Aquí no debería haber ninguna coacción. Estoy absolutamente convencido de que todo ruso es profundamente ortodoxo. Hay muchos que no se dan cuenta de ello. No hay que obligar ni imponer nada a nadie. Basta con decirlo. Cuando se tortura a la gente durante 70 años con propaganda atea, inculcándole ideas sobre el espíritu, la religión, el alma, la eternidad, el paraíso, la resurrección de los muertos, ¿quién puede soportarlo? ¿Qué pasaría si te metieran en una celda durante 70 años, te torturaran, implantaran ideas falsas en tu conciencia, y luego, durante 30 años, aún peor: te dirían que te cuides, que no hay justicia, que no hay país, que sólo existes tú mientras vives, y luego te convertirías en una máquina y descargarías tus sueños nauseabundos y los acontecimientos de tu vida idiota en un servidor en la nube. Así es como te preservarás si no robas suficiente dinero para congelarte y descongelarte algún día. Estas nociones satánicas infernales de la vida con las que nuestra humanidad rusa ha sido adoctrinada, se desatan hoy en todos los frentes. Se blanden cuando un hombre reflexiona sobre lo que es ser ruso. Es a él a quien va dirigida esta bandera con el Salvador de los Incircuncisos, ¿y quién la llevará? Nosotros. Lo traerán los sacerdotes. Lo traerá el pueblo ruso. El Estado traerá este estandarte con el salvador. Basta con mirarlo para que todo quede claro. Y, por supuesto, ayudaremos a la gente a volver a sí misma, sin obligarla a jurar una nueva ideología. No necesitamos inventar nuevas ideologías. Necesitamos volver a nosotros mismos, porque un retorno a Dios no es un retorno al pasado, es un retorno a lo eterno. Lo eterno existe. Occidente ha decidido construir su civilización durante los últimos siglos sobre el hecho de que no existe lo eterno, que sólo existe el tiempo. Es una idea falsa; el diablo ha hablado por su boca. Este es el diablo contra el que luchamos cada día en Avdiivka, en Kherson, cerca de Bakhmut. Es un verdadero diablo, porque cree que la eternidad no existe. Y nosotros somos los soldados de la eternidad.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies