X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Reportajes

Colonialismo: una comisaria europeo quiere obligarnos a arrepentirnos


Marie Delarue | 11/12/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

En un acto digno del Actors Studio, nos enteramos de que la Comisaria europea de Igualdad, la maltesa Helena Dalli, se ha lanzado a una gran lección moral para exhortarnos al arrepentimiento.

Lucha contra los «estereotipos» raciales

Al presentar los resultados de «la segunda edición de la encuesta de la Agencia de los Derechos Fundamentales sobre el hecho de ser negro en la Unión Europea», la comisaria afirma que los resultados «son realmente alarmantes». Es un hecho constatado que «los estereotipos raciales, los prejuicios profundamente arraigados y las desigualdades siguen afligiendo a Europa». Los afrodescendientes de la Uniónn Europea «se enfrentan a formas estructurales de racismo y discriminación en todos los ámbitos de la vida».

Con la mirada puesta en las cifras, asegura que «casi la mitad de las personas de origen africano han sido víctimas de discriminación racial, lo que supone un aumento del 6% respecto a la encuesta anterior». ¿Por quién, por qué y cómo? No lo sabemos. Incluso entendemos que la pregunta es irrelevante. Lo importante es la respuesta, y nos concierne. A ti y a mí, sobre todo: «Debemos ser activamente antirracistas. Debemos estar a la altura del lema de la Unión Europea: unidos en la diversidad».

La solución es sencilla: hay que reeducarnos, desarraigar de nuestras viciosas mentes las causas del «racismo estructural y cómo un enfoque interseccional ayuda a entender las estructuras». Fácil: «Los Estados miembros y las instituciones de la Unión Europea deben asumir y responsabilizarse de la historia de colonialismo de Europa y de su papel en la trata transatlántica de esclavos».

Para esta antigua Miss Malta en 1979 y candidata al título de Miss Mundo en 1985, el hombre blanco y la mujer blanca son culpables de todos los males durante siglos. Después pasó a la política, primero como Ministra de Diálogo Social, Consumo y Libertades Civiles, luego como Ministra de Asuntos Europeos e Igualdad en su Estado insular, antes de convertirse en Comisaria Europea de Igualdad. Un cargo en el que podrá desarrollar todas las dimensiones de su generosidad inclusiva e interseccional.

Ya en 2021, Helena Dalli en el centro de una polémica

Ya en 2021, Helena Dalli estuvo en el centro de una polémica en torno a la guía de «comunicación inclusiva». La comisaria de igualdad elaboró una lista de términos y expresiones que debían evitarse para «reflejar la diversidad».

Para garantizar que «todas las personas sean reconocidas en todos nuestros medios de comunicación, independientemente de su sexo, raza u origen étnico, religión o creencias, discapacidad, edad u orientación sexual», ya no debemos hablar de Navidad, tutear a María, decir señoras y señores o incluso utilizar la palabra homosexual, que corre el riesgo de «invisibilizar a las personas intersexuales o queer».

La indignación llegó hasta el Vaticano. Helena Dalli mantuvo un perfil bajo. Pero no por mucho tiempo. Y aquí está de nuevo, instando a sus colegas a «tener cuidado con las connotaciones negativas de ciertos términos», por ejemplo no hablando de la «colonización de Marte», una expresión susceptible de ofender a «apátridas e inmigrantes». Nos gustaría reírnos. Por desgracia, Helena Dalli no es más que una de las delirantes desubicadas que gobiernan la Unión Europea…

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire