Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Los intereses económicos detrás del conflicto en Ucrania


Roger Keeran | 26/09/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Cualquiera que preste la más mínima atención al conflicto en Ucrania puede ver la completa falsedad de la narrativa estadounidense sobre su causa: que el dictador Vladimir Putin se ha embarcado en una guerra «no provocada» en un esfuerzo sangriento por restaurar el imperio zarista de Rusia. Desafortunadamente, la mayoría de los estadounidenses no prestan atención a esto, por lo que esta narrativa circula descaradamente, como un emperador sin ropa.

Afortunadamente, académicos como John Mearsheimer y Jeffrey Sachs y The Nation explicaron que este conflicto en realidad fue provocado, provocado por Estados Unidos que, desde el colapso de la Unión Soviética, extendió imprudentemente la OTAN a toda la frontera occidental de Rusia, una amenaza evidente para la seguridad nacional rusa. Estados Unidos tiene la intención de incluir a Ucrania en el círculo de la OTAN y desde 1991 ha interferido descaradamente en la política interna de Ucrania para apoyar a las fuerzas pro occidentales. Esto incluyó el apoyo a un golpe de estado contra el presidente debidamente electo Víctor Yanoukovitch en 2004, el apoyo a la llamada rebelión de Maidan de 2014, el socavamiento de los llamados Acuerdos de Minsk (I y II de 2014 y 2015), y el apoyo al actual presidente corrupto Volodymyr Zelensky.

Un libro reciente en francés del economista italiano Giulio Palermo, El conflicto ruso-ucraniano: El imperialismo estadounidense conquista Europa, no sólo cuenta esta historia, sino que amplía el material que vi en inglés para explicar los intereses económicos del imperialismo estadounidense en este conflicto.

Por supuesto, no hace falta ser un genio económico para comprender que el gran ganador en este conflicto no es ni Rusia ni Ucrania, sino la industria armamentista estadounidense. Desde que comenzó el conflicto, Ucrania ha recibido más de 75.000 millones de dólares, lo que la convierte, con diferencia, en el mayor receptor de ayuda exterior estadounidense en el mundo. Esto incluye 18.300 millones de dólares en asistencia de seguridad, 23.500 millones de dólares en armas y equipos, y 4.700 millones de dólares en subvenciones y préstamos para armas (Consejo de Relaciones Exteriores, 10 de julio de 2023). Por supuesto, la mayor parte de este dinero termina en los bolsillos de los fabricantes de armas estadounidenses. Lockheed Martin suministra misiles antitanque Javelin y lanzacohetes Himars. Raytheon suministra misiles Javelin y misiles antiaéreos Stinger, etc.

Palermo no se limita a este evidente saqueo al contribuyente estadounidense, sino que explica que dos de los principales beneficiarios de este conflicto son los intereses bancarios y de inversión estadounidenses vinculados a la agricultura y las empresas de petróleo y gas estadounidenses.

Los bancos y empresas de inversión estadounidenses tienen un interés de larga data en hacerse con el control de la agricultura ucraniana, el llamado granero de Europa. Ya en 2014, el presidente pro occidental Petro Porochenko había negociado un préstamo de 15.500 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), que a cambio insistía en la liberalización de las ventas de tierras, es decir, la venta de tierras estatales a inversores privados. Esto significó el fin de la moratoria gubernamental sobre dichas ventas que había estado vigente desde 2001. Bajo Volodymyr Zelensky, la privatización de la tierra se expandió. El 31 de marzo de 2020, el gobierno de Zelensky impulsó una ley impopular que legalizaba la venta de tierras agrícolas, una medida solicitada desde hacía mucho tiempo por el FMI y otros inversores internacionales.

Según un informe de febrero de 2023 del grupo de expertos Oakland Institute, aproximadamente cinco millones de hectáreas (el doble del tamaño de Crimea) de las tierras más fértiles del mundo «han sido robadas por intereses privados del Estado ucraniano». En general, más del 28% de la tierra cultivable está ahora controlada por «oligarcas, individuos corruptos y grandes agronegocios».

Los intereses financieros estadounidenses (pero también europeos y saudíes) son los principales inversores y beneficiarios de este proceso. Entre ellos se incluyen Vanguard (una empresa financiera con sede en Pensilvania que es el mayor proveedor de fondos mutuos del mundo) y NN Investment Partners Holdings, propiedad de Goldman Sachs. Según el Instituto Oakland, «varios grandes fondos de pensiones, fundaciones y dotaciones universitarias estadounidenses también están invertidos en terrenos ucranianos a través de NCH Capital, un fondo de capital privado». El Instituto Oakland no podría ser más claro: «Los hallazgos indican que las tierras agrícolas ucranianas son un factor importante en la guerra».

Otro riesgo, quizás incluso mayor que el de las tierras agrícolas ucranianas, es el mercado europeo de petróleo y gas. Al igual que las tierras agrícolas, los intereses del petróleo y el gas han sido ignorados casi por completo por los comentaristas estadounidenses. La gran ventaja del informe de Palermo es que explica cómo encaja la guerra en las estrategias a largo plazo de las empresas de petróleo y gas estadounidenses, con el apoyo de cualquier administración de Washington. Históricamente, este mercado dependía en gran medida del petróleo y el gas rusos. Al comienzo de la guerra, la Unión Europea importaba el 40% de su gas natural y el 25% de su petróleo de Rusia.

Las compañías petroleras estadounidenses han codiciado durante mucho tiempo este mercado europeo. Este anhelo se intensificó después de la crisis financiera de 2007-2009, cuando nuevas inversiones masivas en el sector del petróleo y el gas aumentaron la producción de gas natural de Estados Unidos en un 70% (entre 2011 y 2014) y convirtieron a Estados Unidos en el mayor productor de petróleo del mundo, superando a ambos. Rusia y Arabia Saudita. Las empresas estadounidenses de petróleo y gas necesitaban una salida para este excedente. Tras haber perpetrado anteriormente ataques militares y económicos contra los proveedores históricos de petróleo y gas de Europa (Irán, Irak, Libia y Venezuela), Estados Unidos sólo tenía un rival para el mercado europeo: Rusia.

En nombre de las compañías petroleras, Washington ha contrarrestado la dependencia europea de la energía rusa. Washington se ha opuesto al gasoducto Nordstream, un plan para satisfacer las necesidades de gas natural de Europa a través de un gasoducto desde Rusia hasta Alemania (Nordstream I seguido de Nordstream 2). Nordstream I entró en funcionamiento en 2011. En febrero de 2022, Rusia invade Ucrania y el 26 de septiembre de 2022, el oleoducto Nordstream sufre tres explosiones distintas. Nadie se ha atribuido la responsabilidad, pero cualquiera con algo de cerebro puede darse cuenta de que los únicos beneficiarios son las compañías de petróleo y gas estadounidenses.

Después de la invasión rusa, Estados Unidos respondió imponiendo tres tipos severos de sanciones económicas destinadas a paralizar la economía rusa. El primero fue la congelación de los activos del Banco Estatal Ruso en el exterior. El segundo fue la exclusión de Rusia del principal sistema de comercio monetario internacional conocido como Swift. La tercera medida fue la imposición de sanciones contra la importación de petróleo y gas ruso, con Washington presionando a Europa para que cumpliera con este tipo de sanciones. De hecho, dada la mayor dependencia de Europa de Rusia (a diferencia de Estados Unidos, que prácticamente nunca ha importado gas o petróleo ruso), la falta de infraestructura suficiente para gestionar el gas y el petróleo estadounidenses y el mayor precio de los productos estadounidenses, Europa tuvo dificultades para cumplir. No obstante, las empresas estadounidenses de petróleo y gas han logrado beneficiarse de la guerra y las sanciones. Ya en 2022, Europa se ha convertido en el principal destino del gas natural licuado estadounidense, representando el 65% de todas las exportaciones, un máximo histórico para las exportaciones de gas estadounidense a Europa.

Cualquier evaluación objetiva de la política estadounidense hacia Ucrania tendría que concluir que es un fracaso abismal, con una excepción flagrante. Todas las armas y el entrenamiento no cambiaron la suerte de Ucrania; el fracaso de la ofensiva ucraniana de primavera y verano lo demuestra. Más armas para Ucrania sólo significaron más muerte y destrucción. Ni las armas ni las sanciones han tenido efecto alguno en la política o la economía rusas. Rusia reemplazó sus exportaciones a Europa encontrando nuevos mercados en China, India y otros lugares. El rublo, que había caído ligeramente tras el inicio del conflicto, está ahora más fuerte que nunca. Los europeos, que pagan más por la energía, no se han beneficiado de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Rusia. Los africanos no se beneficiaron de la escalada de los precios de los cereales inducida por la guerra. La guerra tampoco ha beneficiado a los contribuyentes estadounidenses, que tienen que pagar por la mayor basura militar desde Afganistán.

El único ganador claro en este sangriento conflicto es el imperialismo estadounidense, es decir, la industria militar estadounidense, los bancos y sociedades anónimas estadounidenses vinculados a la agricultura ucraniana y las empresas de petróleo y gas estadounidenses que se han apoderado del mercado europeo.

Nota: Cortesía de ML Today

Traducción: Carlos X. Blanco