¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

Contornos de un mundo multipolar (IV): la naturaleza antihumana del sistema ideológico occidental


Ljubisa Malenica | 26/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

El autor cree que el modelo occidental actual debe ser rechazado en su totalidad por ser, en esencia, antihumano. Esta naturaleza inhumana se puede observar, en parte, en la forma en que los países occidentales abordan las cuestiones del aborto, la migración, la demografía, la maternidad y la crianza de los hijos, la vida familiar y los derechos y valores colectivos. Para abordar la esencia del deformado sistema ideológico occidental, centraremos nuestra atención en la contribución del matemático ruso Igor Shafarevich y su obra capital El fenómeno socialista.

El sistema ideológico occidental, tal como es ahora, no tiene nada de valor que ofrecer, ni a su propia población ni a la humanidad en general. Aunque esta afirmación podría considerarse radical, hay fundamento para ella y el trabajo de Igor Shafarevich nos ayudará a trazar el puente entre la ideología occidental contemporánea y el socialismo que explora Shafarevich.

El trabajo de Shafarevich puede entenderse tanto como una crítica como una investigación sobre el socialismo, pero para este texto la principal importancia reside en la comprensión del objetivo final del socialismo, que es la extinción completa de la humanidad como especie. En su obra, Shafarevich hace un paralelo entre este impulso interno subyacente del socialismo y el instinto, parte integral de la psique humana, que Freud llama instinto de muerte o Thanatos.

En numerosas ocasiones en su obra Shafarevich enfatiza esta conclusión, este resultado final del socialismo plenamente implementado. Al referirse a la posibilidad de que este desarrollo sea una coincidencia dentro del sistema socialista, Shafarevich señala que «una multitud de ejemplos similares nos llevan a suponer que la muerte y, en última instancia, la completa extinción de la humanidad no es una consecuencia externa casual de la encarnación de la humanidad”. el ideal socialista pero que este impulso es una parte fundamental y orgánica de la ideología socialista».

Además, al contemplar la posible dominación global de la idea socialista, Shafarevich pregunta qué «se puede decir de la posible situación en la que el ideal socialista se encarnaría en todo el mundo (ya que evidentemente puede alcanzar su máximo potencial sólo cuando haya invadido el mundo entero). ? Es casi imposible dudar de que las mismas tendencias encontrarían entonces su expresión completa en la extinción de toda la humanidad».

En una ocasión anterior del libro, Shafarevich presenta los resultados de experimentos realizados con niños huérfanos que se parecían mucho a las condiciones descritas en las sociedades socialistas perfectas y concluye que «una implementación consistente de los principios del socialismo priva a la vida humana de su individualidad y simultáneamente priva a la vida de su identidad, significado y atracción. Como lo sugiere el ejemplo de los niños huérfanos, conduciría a la extinción física del grupo en el que estos principios están vigentes y, si triunfaran en el mundo, a la extinción de la humanidad».

Como podemos observar, una y otra vez se destaca el motivo de la extinción de la especie humana como objetivo final e impulso subyacente del socialismo. Para entender por qué esto es importante en el contexto de la crítica del sistema de valores moderno del Occidente colectivo, tendremos que referirnos a las estructuras sociales que Shafarevich enfatiza como las más esenciales y que, por lo tanto, son atacadas más agresivamente por el socialismo. Las estructuras en cuestión son la familia, la religión, la propiedad privada y las jerarquías sociales. Cuando se trata de estas categorías antes mencionadas, el socialismo no sólo las ataca sino que busca influir en ellas y transformarlas en formas que conduzcan a los ideales socialistas.

Todas las categorías mencionadas anteriormente están siendo cuestionadas en todo Occidente. La base misma de la familia, la unión de un hombre y una mujer a través de la institución del matrimonio, se ha visto socavada durante décadas por la introducción de la ideología feminista en la legislatura que regula las cuestiones del matrimonio, el divorcio y la custodia de los hijos, privilegiando así a las mujeres a expensas de los hombres y, en el proceso, anulando por completo el principio de igual aplicación de las normas jurídicas hacia todos los miembros de la sociedad. El valor del matrimonio como institución clave de la sociedad, que en algunos casos debería ser más importante que los individuos que lo componen, se ha degradado tanto que el divorcio se convirtió en un hecho normalizado, dentro y fuera de Occidente. La nueva y retorcida noción de lo que es una familia ahora abarca a parejas homosexuales, lesbianas y transgénero, con o sin hijos. La autoridad de los padres está sujeta a la subversión por parte de maestros y profesores, sobre todo en escuelas e instituciones de educación superior de Estados Unidos, que se dedican a lavar el cerebro de los niños para inculcarles una ideología transgénero, lo que a menudo conduce a intervenciones quirúrgicas que pueden describirse mejor como mutilación infantil.

El aborto es otro tema en el que la ideología occidental contemporánea ataca tanto a la familia como al individuo. Desde la perspectiva del autor, el aborto es nada menos que un asesinato. En algunas circunstancias, el aborto puede considerarse como una posible solución al problema en cuestión, pero en general debería prohibirse, sobre la base de la moralidad y el comportamiento civilizado. Quienes afirman que ningún tipo de prohibición podría detener por completo los abortos parecen ignorar la cuestión del asesinato. A lo largo de la historia de la humanidad se implementaron todo tipo de legislaciones con el objetivo de preservar la vida individual y, sin embargo, los asesinatos ocurrieron una y otra vez, y seguirán ocurriendo. ¿Deberíamos legalizar también el asesinato? No se trata de la capacidad de erradicar por completo el comportamiento destructivo, sino de involucrar a toda la sociedad en la restricción de dicho comportamiento para reducirlo al mínimo posible. En Occidente, pero también en muchas otras naciones del mundo, el aborto está normalizado. En algunos estados de Estados Unidos, el aborto está permitido incluso en el noveno mes de embarazo y se percibe como un «derecho de la mujer» y un simple «procedimiento de atención médica».

La religión es otro segmento de la sociedad que ha sido atacado en Occidente, en parte debido a la lucha ideológica entre los nuevos modelos que atacan agresivamente a los antiguos, representados por las religiones, especialmente el cristianismo, y porque la religión misma sirve como una importante estructura de apoyo para la familia, lo individual y lo colectivo, entendidos en su sentido tradicional. Además, si seguimos la contemplación de Shafarevich sobre los objetivos finales del socialismo y, por extensión, del sistema ideológico occidental actual, la extinción definitiva de la humanidad nunca fue promovida dentro de las religiones más prevalentes en Occidente. Por el contrario, se podría decir que dentro de todas las religiones abrahámicas existe un fuerte impulso hacia la propagación y la vida misma. La vida es un regalo divino y como tal no debe desperdiciarse. La muerte era y sigue siendo un concepto importante dentro de estas religiones, pero la muerte es una transición hacia una nueva vida, no la muerte de toda la especie por el simple hecho de morir.

En general, hemos sido testigos en los últimos años de casos cada vez mayores de libertades individuales suprimidas o directamente violadas en casi todos los países occidentales. Hemos visto protestas en Francia y la brutalidad de las fuerzas policiales francesas durante estos eventos. En Estados Unidos, tras los disturbios del 6 de enero frente al Congreso estadounidense, los castigos para quienes participaron pueden describirse como nada más que draconianos. Al mismo tiempo, numerosas irregularidades cometidas en las dos últimas elecciones simplemente se pasan por alto e ignoran, por no hablar de la delincuencia rampante que ha afectado a un gran número de grandes ciudades estadounidenses, donde los perpetradores son capturados y liberados muy pronto o no son intervenidos por los servicios encargados de hacer cumplir la ley en absoluto. En Alemania hay indicios de que AfD, el único partido político que es a la vez euroescéptico y entiende que la subordinación ciega de Berlín a Washington sólo ha empeorado la situación dentro de la UE y la propia Alemania, podría ser prohibido. En las mejores tradiciones de Orwell, la razón dada es la protección de la democracia.

Canadá, alguna vez elogiado como el lugar más deseable para la vida a nivel mundial, ha estado castigando a sus ciudadanos que se resistieron a la vacunación obligatoria contra el COVID congelando sus cuentas bancarias, privándolos así de la base monetaria necesaria no sólo para las protestas continuas sino también para cubrir sus necesidades básicas. Mientras Ottawa persigue a su propio pueblo por negarse a participar en una vacunación dudosa, los funcionarios del Reino Unido llevan décadas haciendo la vista gorda ante las bandas de pedófilos que violan a miles de niñas británicas. Dado que la mayoría de quienes cometen estos crímenes son del sudeste asiático y Pakistán, una de las razones clave de la falta de acción de las autoridades, además de la corrupción, fue la afirmación de que la policía del Reino Unido parecería racista si investigara estos crímenes.

Cada ejemplo del sistema ideológico occidental actual que ataca a elementos ya establecidos de la sociedad puede entenderse también como un ataque a las jerarquías sociales establecidas, principalmente porque estas construcciones sociales verticales son, en esencia, tradicionales y se reconocen como obstáculos a la propagación del nuevo modelo ideológico occidental.

Es interesante observar hasta qué punto el moderno sistema de valores occidental intenta erosionar el mismo conjunto, más o menos, de elementos sociales clave que el socialismo, que Shafarevich reconoció en su crítica. Esto no debería sorprendernos, sin embargo, dado que el sistema ideológico contemporáneo que se encuentra en Occidente tiene sus orígenes en los mismos autores, como Marcuse y otros, que el socialismo y sus derivaciones.

Contornos de un mundo multipolar

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte
Quinta parte

Traducción: Carlos X. Blanco