Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Entrevistas

Aleksandr Duguin: «No hay nada más peligroso para un ruso que el mundo occidental»


Marina Hakimova-Gatzemeyer | 18/09/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

«Un verdadero intelectual, un hombre para quien sus propios pensamientos son más importantes que su existencia física»: así describen en Rusia al pensador ruso Aleksandr Duguin mientras la prensa occidental llama al filósofo «mentor de Putin», «cerebro del Kremlin» o «ideólogo fundamental contra el Nuevo Orden Mundial». Hace un año, unos terroristas hicieron volar por los aires a la hija de Duguin, Daria, aunque el objetivo real era acabar con él.

Marina Hakimova-Gatzemeyer: A menudo te definen con el término poco claro de «eurasista». ¿Qué es el eurasismo?

Aleksandr Duguin: Es una visión del mundo que surgió hace unos cien años entre los emigrantes rusos blancos. Los fundadores de esta filosofía política son el gran lingüista y pensador príncipe Nikolai Sergeyevich Troubetskoy, el economista, geógrafo y científico cultural ruso Piotr Savitsky, hijo del académico Vladimir Vernadsky, el historiador George Vernadsky, el filósofo Vladimir Ilyin, el filósofo Lev Karsavin y otros. La sociedad rusa del siglo XIX estaba dominada por la idea de que Rusia era una potencia europea. Los fundadores del eurasismo sostenían que Rusia no formaba parte del mundo romano-germánico, sino que era una civilización independiente. No somos una Europa eslavo-ortodoxa particular, sino un mundo aparte, heredero tanto de las tradiciones bizantinas y mongolas como de las culturas de los pueblos túrquicos, caucásicos y fino-úgricos. Y esto no es una desventaja, sino una ventaja. Es la concepción de Rusia como un imperio supranacional.

El historiador Lev Nikolaïevitch Goumilev es un eslabón intermedio entre los primeros eurasistas y nosotros, los neo-eurasistas. Retomamos su línea de pensamiento en los años ochenta y la aplicamos a las nuevas condiciones históricas. Ampliamos nuestra crítica al mundo romano-germánico y la desplazamos hacia el mundo anglosajón, que ahora ha alcanzado su plena y terrible degeneración. Seguimos criticando a Occidente, defendiendo a Rusia como una civilización distinta, defendiendo la misión rusa en la historia. Esta ideología podría haberse convertido en el destino de Rusia inmediatamente después del colapso de la Unión Soviética. Por desgracia, en la década de 1990, nuestro país se encontró en un callejón sin salida, siguiendo un camino totalmente equivocado. Nos condujo al abismo, a la guerra, al colapso. Hoy, estamos intentando salir de este abismo histórico, en el que colapsamos con los reformistas liberales occidentales. Esa es la esencia del momento histórico actual.

¿Podemos decir que hoy estamos luchando para que Rusia se convierta en una civilización por derecho propio?

Sí, podemos. Hay muchos ejemplos de nuestra confrontación con la civilización occidental. Los eurasistas empezaron insistiendo en que la civilización occidental era hostil, estaba envenenada y era agresiva con Rusia, y que sus pretensiones de universalidad eran una amenaza para nuestra propia existencia. En el actual enfrentamiento con Occidente en el marco de la Organización Mundial del Comercio, esto está quedando claro. Otra cuestión es si nuestro pueblo, nuestra sociedad y nuestros dirigentes comprenden que el escenario euroasiático se está haciendo realidad.

Siempre hemos dicho que si no construimos una civilización soberana independiente de Occidente, estaremos constantemente en una posición humillada. Occidente es un modelo racista y egoísta con el que no podemos entendernos. Hemos propuesto cerrarnos a Occidente o tomar de él sólo lo que nos fortalece, y estar siempre preparados para una guerra seria. En este sentido, es muy interesante que los emigrantes rusps blancos que fueron a Occidente se dieran cuenta por experiencia propia de que no hay nada más peligroso para un ruso que el mundo occidental. Ahora estamos convencidos de ello por el ejemplo de nuestras propias vidas.

El segundo punto, sobre el que mi hija Daria Duguina ha llamado a menudo la atención, se refiere a la composición de nuestra primera línea. De hecho, ella ha hablado a menudo de la composición de nuestro frente. El concepto de «fraternidad de combate euroasiática» es la mejor definición: el frente está formado no sólo por una fraternidad de naciones, sino también por representantes de diferentes grupos étnicos. Los rusos forman el núcleo, pero chechenos, tártaros, fino-ugrios, buriatos y kalmyks luchan junto a los rusos. Están unidos no sólo por su pertenencia al mismo Estado, sino también por profundos valores tradicionales.

Me gustaría hablarte de dos músicos, Sergei Kuryokhin y Yegor Letov, que se consideraban discípulos y alumnos suyos. Por desgracia, murieron prematuramente, pero son ídolos indiscutibles de los jóvenes. Las canciones de Letov son interpretadas ahora por raperos. ¿Es cierto que influiste en ellos?

Fui amigo de Yegor Letov y Sergueï Kouryokhin. Los conocí cuando sus personalidades ya estaban consolidadas, así que no puedo considerarme su maestro. En cuanto a Yegor Letov, es un gran poeta, un músico maravilloso, un artista y un pintor. Y sus letras y sus canciones tienen un enorme significado filosófico. Si se quiere, es un representante de los poetas malditos de nuestro tiempo. Todas sus canciones están escritas con sangre, pagadas con riesgo. Fue lo que debe ser un poeta: se sacrificó por la poesía. Sergei Kuryokhin es mucho más racional, calibrado, comedido, más irónico.

Hace treinta años, Kuryokhin decía que la única forma verdadera de arte era la política…

Era un experimentador en la materia. Por ejemplo, proponía dar conferencias sobre zoología y antropología en discotecas con música discreta. Y a la inversa, durante las clases en el instituto, bailar. En las discotecas, escucharíamos una conferencia sobre Kant, y durante las clases, bailaríamos. Proponía combinar el ocio y la educación, lo serio y lo no serio, la política y el arte. Me parece interesante. Al fin y al cabo, mucha gente se ha metido en política para cambiar el mundo. Y para eso se necesita romanticismo e imaginación. Kuryokhin, Letov, Eduard Limonov y muchos otros amigos míos se caracterizaban por esa actitud global, que combinaba diferentes aspectos de la vida. Les interesaba la política como camino hacia una libertad imposible. La libertad en la sociedad es inalcanzable, pero su búsqueda es la principal tarea del ser humano. Por desgracia, Letov y Kouryokhin no fueron apreciados por lo que eran. El banal medio cultural de la era del liberalismo no los ha comprendido en absoluto. Al pasarse al bando antiliberal, han firmado, por supuesto, su propio juicio. Pero creo que les llegará su hora.

¿Es cierto que, cuando era joven y trabajaba de conserje, aprendió usted mismo nueve idiomas?

No me gusta la juventud. Ni la mía, ni la de nadie. Creo que es un periodo humillante en el que te sientes inferior, en el que quieres convertirte en adulto lo antes posible. Esperar la juventud es como un inválido que espera no tener brazos. Esperando no haber tenido éxito todavía. Por eso, desde que era joven, desde finales de los años 70, he intentado dejar de ser joven. No soportaba ser joven y tampoco soportaba a los demás jóvenes. Era amigo de gente mucho mayor que yo. Sí, durante el periodo soviético trabajé como cuidador. Aunque por poco tiempo. Me parecía que este trabajo me daba el máximo tiempo para estudiar filosofía, teología, lingüística y otras ciencias. La sociedad no me daba la oportunidad de hacer estas cosas, así que elegí esta especie de eremita. Esta elección vino dictada por el deseo de dejar de ser joven lo antes posible. Intenté aprender idiomas, leer todos los libros posibles, traducir, estudiar e investigar. Era la esencia misma de mi vida.

En general, lo que cuenta no es tu posición en la sociedad, sino lo que eres. Hay personas perfectas entre los cuidadores y la gente con profesiones sencillas. Del mismo modo, hay locos, idiotas y monstruos entre los académicos y los altos funcionarios. El filósofo alemán Nietzsche escribió: «Preveo un tiempo en que los últimos nobles serán considerados en la sociedad como escoria. Y, por el contrario, la escoria constituirá la élite dirigente». Por desgracia, a veces parece que los tiempos profetizados por Nietzsche han llegado.

¿Su padre, Heli Alexandrovitch, teniente general de la Dirección General de Inteligencia del Estado Mayor, compartía su punto de vista?

Reaccionó muy mal. Era un homo sovieticus, devoto del marxismo-leninismo. Trabajaba para el Comité de Seguridad del Estado, donde ocupaba altos cargos. Mi padre se divorció de mi madre cuando yo tenía tres años y no vivía con nosotros, aunque nos reuníamos con él de vez en cuando. Cuando vivía, no teníamos relación. Pero nos unía el hecho de que ambos éramos patriotas. Al final de su vida, mi padre estaba muy preocupado por Rusia, por el declive del Estado, por los cambios liberales de los años noventa. Eso nos unió más. Pero, en general, no ejercía ninguna influencia sobre mí. Aunque a veces me traía muchos libros a petición mía, a regañadientes, pero obedeciendo a su deber de padre, y los fotocopiaba en su lugar de trabajo, en las entrañas del KGB. Sin llamar la atención. Por aquel entonces, en los años 80, no había fotocopiadoras de dominio público. Le recuerdo, desconcertado e incluso magullado, entregándome una enorme pila de páginas que contenían el tratado de alquimia de Basil Valentine en alemán antiguo.

¿Y qué pensaba su madre, médico de profesión, de sus aficiones juveniles?

Mi madre era médico y también ella veía mis aficiones con horror e incomprensión. Pero para mí no era fundamental. Por encima de todo, odiaba la juventud y el estado en el que aún no eres una persona hecha y derecha, y ya estás metido en los raíles que te llevan a un lugar donde nunca crecerás como una persona hecha y derecha. Gracias a Dios, he conocido a padres espirituales, personas que me han influido mucho más, de verdad. Hoy me doy cuenta de lo importante que es la institución de los padres espirituales, los padrinos. Antiguamente, los padres naturales educaban a sus hijos hasta los trece años, hasta que llegaban a la pubertad. Después, los niños eran confiados a los padrinos. ¿Por qué esta rotación? Porque los padres físicos tienen límites. Están acostumbrados a cuidar, digamos, del aspecto físico de sus hijos, son responsables de ello. Y a veces no tienen tiempo para ocuparse del desarrollo espiritual y cultural. El Instituto de Padrinos se creó para ayudar a los jóvenes a convertirse en personas espirituales. Es otro nivel de educación y formación. Así, cuando tenía dieciocho años, conocí a unos padres espirituales que desempeñaron un papel decisivo para mí. Eran filósofos, metafísicos, religiosos, portadores de un espíritu de oposición, defensores de la tradición, defensores de lo sagrado. Entre ellos encontré a mi familia espiritual. Y cuando tuve mi propia familia, intenté combinarlas: hacer de mis hijos físicos mis hijos espirituales al mismo tiempo. Es muy difícil y muy arriesgado.

Su hijo Arthur también es filósofo y músico. Crea música que, en mi opinión, es similar a la que usted creaba cuando era joven. ¿Puede decirse que él es el continuador de su obra?

Arthur es una persona totalmente independiente, y su música es diferente. Le interesa el arte, es filósofo, pero ha elegido el campo de la estética y la creación artística. Por eso pinta y critíca arte. El problema de los padres y los hijos es clásico. Cuando era joven, me rebelé contra mi padre, que era comunista y general del KGB. En cierto modo, mi hijo Arthur también se rebeló contra mis opiniones en su día, para ser libre e independiente. Así es como superó esta crisis. Intenté no presionarle, procuré que dejara de ser un jovencito lo antes posible. Arthur es un pensador consagrado, creador de su propia familia filosófica y artística. Me alegro de que comparta mi vector principal, aunque tenga una posición particular. Y eso es lo que estoy alentando.

Arthur se casó hace un año. Hace poco vi en Internet una foto suya con un niño pequeño en brazos. ¿Un nieto?

Como todo lo que me concierne implica un riesgo, no voy a explicarlo. ¿Es por eso que la gente va a participar en la Operación Militar Especial ocultando su rostro? No es porque teman por sí mismos. Es porque hoy en día, cada detalle de la vida personal es extremadamente peligroso y puede perjudicar a las personas que nos importan.

Dijiste una vez que un artista paga por revelarse. ¿Hasta qué punto se aplican estas palabras al destino de su hija Dasha Duguina, asesinada por un comando terrorista hace un año?

Hace poco publicamos los diarios de Dasha. El libro se titula Los picos y las alturas de mi corazón. Es un libro sorprendente en el que Dasha reflexiona constantemente sobre la siguiente cuestión: ¿qué está dispuesta a hacer para defender sus convicciones? ¿Qué podría sacrificar por el pueblo ruso al que tanto ama? Me parece que cualquier afirmación de este tipo siempre es puesta a prueba por el destino. ¿Qué podemos decir de Dasha? No participó en acciones militares, aunque estaba espiritual e intelectualmente en guerra con sus enemigos. Consideraba enemigos a los que odiaban a su patria, a Rusia y a la ortodoxia. Pero no cometió el más mínimo acto violento, ¡ni siquiera insultó a nadie! Y, sin embargo, se convirtió en la víctima de un asesino despiadado, frío y brutal, un terrorista, una mujer también. Y que tenía un hijo. Y Dasha siempre se interesó por los problemas del destino de la mujer, su santidad, su vicio o, por el contrario, su exaltación. Era un feminismo muy ortodoxo.

¿Y qué hay que adivinar? El destino de Dasha habla por sí solo. Lo que le ocurrió fue un horror. Y lo que nos pasó a nosotros… Es muy difícil hablar de ello en términos filosóficos o poéticos. Creo que la muerte de Dasha ha conmocionado a nuestro pueblo. Dasha se ha convertido en una heroína nacional. Me reúno con diferentes personas y todas me dicen lo mismo: Dasha se ha convertido en la encarnación de nuestro espíritu. Personas que no la conocían, ni yo a ella, se han convertido en devotos de su memoria.

Cualquier hombre que haya dado su vida por su país es un héroe. Y su memoria es sagrada. Pero Dasha también encarnaba la inocencia, lo que es verdaderamente horrible. Cuando un hombre toma las armas y lucha contra nuestros enemigos, eso es una cosa. Por supuesto, es un héroe. Pero puede defenderse, contraatacar. Y Dasha no podía hacer eso.

En su diario, hace unos diez años, cuando a Dasha ni siquiera le interesaba la política, de repente escribió: «Un día, daré mi vida por mi pueblo, por mi Estado y me convertiré en una heroína nacional». Una niña, una chica muy joven, no dice: «Me casaré y tendré hijos», sino que habla de algo así… Es una prueba de cierta profundidad… Por supuesto, yo quería que tuviera una familia, un marido e hijos. Pero ella quería ser una heroína. Y hay una providencia aquí. No sabemos lo que es, y ni siquiera puedo aceptarlo. Los caminos de Dios son inexplicables, y nadie puede predecir cómo nos guiará hacia la justicia y la inmortalidad.

¿Es posible enseñar espiritualidad a alguien?

Yo creo que sí. Si no nos quedamos con los niños que se crían en familias religiosas y patriotas, la mayoría de los demás son víctimas de la perversión más monstruosa. Porque la cultura de la educación y la instrucción de las tres últimas décadas ha convertido sistemáticamente a las personas en liberales. Individualistas, aislados de la sociedad. Y, por supuesto, los representantes de las élites dirigentes de los años 90 son responsables del liberalismo de los jóvenes, que han construido toda su cultura y su educación sobre el liberalismo.

Así que tenemos que reconstruir todo el sistema educativo, la cultura, la información e incluso la vida cotidiana. Creo que las personas educadas en falsos principios son víctimas de la enfermedad más grave de todas, el liberalismo. Es una forma de adicción ideológica, como la fascinación por Occidente, como los gadgets. Desde el punto de vista liberal, una persona debe ser tan superficial como plana es una pantalla. Lo que el filósofo Gilles Deleuze llama «schizomasse». En otras palabras, el liberalismo convierte a la gente en esquizomatosa. ¿Y cómo explicarles que existe el alma cuando toda su cultura insiste en que no existe y la ridiculiza, así como a quienes creen en ella?

A modo de despedida, me gustaría preguntarte sobre el futuro…

En teología, hay un concepto llamado «apofatismo». Afirma la existencia de cosas que no tienen nombre en el lenguaje. Bueno, mi sueño no tiene nombre. Y si lo comparto, corro el riesgo de ser malinterpretado.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies