Eugène Krampon: "El eje París-Berlín-Moscú nunca estará completo si Madrid y Roma no se suman" – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Eugène Krampon: «El eje París-Berlín-Moscú nunca estará completo si Madrid y Roma no se suman»


Robert Steuckers | 28/01/2021

Robert Steuckers ha publicado en Réfléchir & Agir esta extensa entrevista en clave geopolítica a Eugène Krampon, la cual ha sido traducida al español en exclusiva para Adáraga.

Robert Steuckers: ¿Qué es una Europa imperial? ¿Es un mito posible o totalmente improbable?

Eugène Krampon: La Europa imperial, y legítimamente imperial, es la que debía encarnar el Sacro Imperio Romano de la Nación Alemana, cuya matriz territorial, entre Tongeren y Aquisgrán, es idéntica a la de los Steuckers. Esta idea-fuerza fue destruida por dos golpes.

Primero, la revuelta de los iconoclastas de 1566, que debilitó definitivamente el Imperio de Carlos V, y creó una vena cultural destructiva y «aceleradora» en el proceso de destrucción, que puso en marcha, y que iba a provocar la parusía en la tierra muy rápidamente. De esta vena surge el puritanismo anglosajón y la actual cultura cancel y la ideología woke, que, como los rompedores de imágenes de 1566, derriban las estatuas y quieren borrar el pasado. Carlos V quiso «contener» esta furia destructiva adoptando lo que la teología tradicional llama la actitud del Katechon. El katehon, una figura política en el sentido más noble de la palabra, tiene la tarea de frenar el ardor de los que quieren cambios incongruentes e imposibles de mantener a largo plazo. En resumen, el Katechon tiene que mantener a los exaltados en un estado de inactividad forzada, para obligarlos por el brazo secular a mantener la boca cerrada. Esto no se hizo y tuvimos la Guerra de los Treinta Años, cuyo coste demográfico fue espantoso.

Segundo, las fuerzas de la Revolución Francesa, que también adoptaron la consigna de romper el patrimonio y destruir los espacios culturales legados por el pasado. El historiador René Sédillot lo ha demostrado ampliamente en dos libros, Le coût de la révolution française y Le coût de la Terreur. Las ruinas de las abadías de Valonia atestiguan este furor: la de Orval fue saqueada y la de Villers en Brabant nunca se levantó de sus ruinas. Estas instituciones religiosas eran principalmente centros de estudio (práctico) y bibliotecas. Todo esto es para decir que incluso en una época en la que esta iconoclasia alcanza su punto álgido con la cultura cancel y la rabia woke (expresiones del Kali Yuga), la idea de un Santo Imperio katehónico no es en absoluto incongruente. Es lo que necesitamos, si no queremos una implosión muy inminente que costará más en sangre que la Guerra de los Treinta Años.

¿Debe la Europa imperial detenerse en los Urales o debe tener los pies en el Pacífico?

Los Urales no son una barrera infranqueable como el Himalaya, los Alpes o incluso los Pirineos, que han sido atravesados a lo largo de la historia desde Aníbal. El pico más alto de los Urales es de 1894 metros, el equivalente al Chasseral en Suiza. Los hunos atravesaron esta región sin problemas, provocando los desórdenes que acabaron con el Imperio Romano. Más tarde, los mongoles tomaron el relevo, subyugando a los pueblos eslavos orientales durante mucho tiempo. Los cosacos simplemente invirtieron la ruta de las invasiones y llevaron a los mongoles de vuelta a la patria de su pueblo, Manchuria. Las conquistas cosacas alejaron de Europa central y occidental el fantasma de una invasión mongola, que estuvo a punto de ser definitiva en el siglo XIII, tras las derrotas germánicas, polacas y húngaras. Por lo tanto, estas conquistas eran necesarias para preservar nuestros territorios de la alienación total.

Por otra parte, la Europa del Atlántico al Pacífico no es una quimera rojigualda actual, como vengo repitiendo desde hace décadas, sino un doble proyecto no revolucionario: la alianza implícita entre Luis XVI, la Austria de María Teresa y la Rusia de Catalina II, contra la voluntad inglesa de fragmentar Europa política y geopolíticamente, era una vía interesante: Habría permitido frenar el poderío otomano en el Mar Negro y el Mediterráneo, controlar el Atlántico Norte con una flota francesa bien equipada gracias a la previsión de Luis XVI, y controlar el Pacífico con marineros rusos o al servicio de la zarina.

Además, habría consolidado la presencia rusa en Hawai y California, donde el hijo del gobernador ruso se había casado con la hija del gobernador español, sellando implícitamente una alianza hispano-rusa en Norteamérica que, de haber sobrevivido, habría impedido a los futuros Estados Unidos adquirir la clave de su poder, es decir, la bio-oceanidad. La Santa Alianza, creada tras la derrota de Napoleón, era también una Europa del Atlántico al Pacífico que los nacientes Estados Unidos temían y que llevó al presidente Monroe a proclamar su Doctrina («América para los americanos») porque una Santa Alianza intacta y unida, incluyendo a España y sus posesiones de ultramar habría podido gestionar el Nuevo Mundo a su antojo, según criterios distintos a los que se derivarían de la doble matriz puritana e ilustrada (esa mezcla de oscurantismo bíblico y filosofías ilustradas que aún domina el campo whig estadounidense, convertido casi en un manicomio bajo el impulso de los caprichos de Hillary Clinton). Las revueltas criollas en la América hispana se basaron en la ideología revolucionaria y de club y, por tanto, favorecieron la balcanización de la América ibérica en beneficio exclusivo de los Estados Unidos, sin que Europa pudiera ejercer la más mínima influencia en este continente, que se extiende desde el Río Grande en Texas hasta la Tierra del Fuego.

SUGERENCIA:   ¿Un pensamiento basado en la identidad?

Faye escribió (pero Thiriart lo había hecho mucho antes que él) que Siberia, casi un continente en sí misma y una extensión natural de Rusia hacia el Pacífico, podría convertirse por su desarrollo en la Texas de Europa y en la gran aventura de la juventud europea. ¿Qué opinas de esto?

Recuerdo perfectamente las discusiones con Faye (¡hace más de 40 años!) sobre Siberia como complemento de Europa. Faye me hizo preguntas: mi material de lectura sobre el tema en aquel momento era un libro del «panopticista» (como decía Jünger) Anton Zischka, un periodista muy prolífico que comenzó su carrera en 1925 con un libro sobre las guerras del petróleo y la terminó en los albores de los años 90 con un estudio magistral sobre el dólar y los efectos nocivos de esta moneda imperialista.

Zischka, al que Thiriart practicaba, había escrito un libro durante la Segunda Guerra Mundial en el que demostraba que la ciencia (el nivel científico de una nación, en este caso Alemania) podía romper, por su capacidad de innovación, los monopolios de todo tipo, generalmente en manos de los consorcios de la anglosfera. Pero Zischka también sabía que la debilidad de Alemania y Europa era su falta de materias primas: Siberia podría compensar esto. Además, la ofensiva alemana contra la Unión Soviética no tenía otro objetivo que disponer de tierras fértiles para alimentar a Europa y no precipitarla a una dependencia americana de los cereales y conquistar las cuencas petrolíferas, en particular las del Cáucaso. Las victorias alemanas en Occidente sólo fueron posibles gracias al trigo y al petróleo soviéticos.

Hoy, nada ha cambiado, salvo que la desaparición de la Unión Soviética ha permitido la aparición de una agricultura rusa en el Kubán y una agricultura ucraniana que, desgraciadamente, está totalmente en manos de consorcios como Monsanto (etc.), mientras que las «tierras negras» de Ucrania son ciertamente las más fértiles. En segundo lugar, los soviéticos habían adoptado métodos agrícolas desastrosos. Rusia puede ahora beneficiarse de un excedente de grano. Además, la dependencia de Alemania de los hidrocarburos rusos es evidente: el actual asunto del gasoducto del Báltico es una buena prueba de ello. Este oleoducto evita a Polonia, que tiene una política pro-OTAN y rusófila. Sin embargo, Polonia también depende de los yacimientos de gas de Yarmal, en el Ártico, y cualquier cambio al gas noruego o al gas de esquisto estadounidense sería desastroso para el consumidor polaco, que vería disparada su factura energética. Por tanto, la necesidad de estar conectados con Siberia es un imperativo para Europa, nos guste o no.

¿Cómo se puede vertebrar políticamente la Europa imperial con un eje París-Berlín-Moscú?

Sí, por supuesto, Henri de Grossouvre era un visionario cuando escribió su libro a principios de la década de 2000, en un momento en que Francia, Alemania y Rusia deploraban conjuntamente la intervención estadounidense en Irak (un país árabe secular que era su cliente). Esos días, desgraciadamente, han terminado: Francia ha renunciado a su política gaullista (y no digo «gaullista»), siguiendo las políticas elegidas por sus tres calamitosos presidentes (Sarközy, Hollande y, sobre todo, Macron). Alemania ha sido subvertida por los Verdes, que en teoría pasaron por antiimperialistas y hostiles a la OTAN, pero que se convirtieron en celosos belicistas y atlantistas en cuanto llegaron a ser ministros: recordamos a Joschka Fischer, que intervino en Yugoslavia; y hoy tenemos a Annalena Baerbock, que supera a los atlantistas y sabotea deliberadamente el suministro de gas a Yarmal, ¡que su país necesita vitalmente!

Rusia se queda sola en la vía, pero está condenada a volver su mirada hacia Asia (China e Irán) en detrimento de una Europa que la sanciona. Sin embargo, permítanme añadir que el eje París-Berlín-Moscú nunca estaría completo si Madrid y Roma no se sumaran, si Varsovia no jugara el único juego que garantizaría la eterna supervivencia de una Polonia independiente y si Estocolmo, cuyos activos en el campo de la alta tecnología no son nada despreciables, no jugara la misma carta europea y unificadora. Entonces tendríamos una Europa verdaderamente vertebrada.

¿Sigues considerando a Estados Unidos como el principal enemigo de Europa? ¿Por qué?

Nos vemos obligados a considerarlo. Veamos la situación geopolítica real de nuestra Europa desde el estallido de la crisis del «coronavirus. Antes de que nos confinaran y nos hundiesen, antes de que nos hincharan y vacunaran como locos, Trump presionaba a Dinamarca para que renunciara a Groenlandia, que contiene tierras raras, porque China tiene el 95% de ellas y, por tanto, es la dueña de la partida en la lucha por la supremacía tecnológica. El objetivo es arrebatar a Europa estos preciosos minerales. Además, Groenlandia ofrece la oportunidad de controlar el Ártico, donde se encuentran los yacimientos de gas de Yarmal.

En la periferia inmediata de Europa, en Libia, el caos se ha instalado por culpa del belicismo de Hillary Clinton: el petróleo libio es, por tanto, inaccesible y los turcos intentan recuperar el territorio que perdieron en 1911 ante la ofensiva italiana. El Mar Negro, con Ucrania, Crimea y Donbass, corre el riesgo de convertirse en cualquier momento en una zona de guerra caliente, privándonos del petróleo de Azerbaiyán y, si es necesario, del trigo de Kuban. No dispongo de espacio para analizar en detalle esta turbulenta área, pero basta con decir que es crucial. El Báltico es ahora una zona de riesgo porque contiene el famoso gasoducto que consolidaría un tándem germano-ruso, y que las criaturas verdes que ahora están en el poder en Alemania rechazan. Suecia, donde todas las locuras de lo políticamente correcto se han arraigado en las mentes de la gente, ahora está tratando de unirse a la OTAN, ¡al igual que Finlandia!

SUGERENCIA:   Sergio Fernández Riquelme presenta su libro La forja del Imperio Ruso

El Ártico, a su vez, se está convirtiendo en una zona de combate potencial. Mientras los europeos se regodean con el virus y sus innumerables variantes, y las que vendrán de Zankezour y Malawi, mientras se pican el triple o el cuádruple, Washington ha adelantado sus peones y, en cuatro frentes, nos arriesgamos a un estrangulamiento definitivo: en el Mediterráneo, el Mar Negro, el Báltico y el Ártico.

¿Es posible expulsarlos de nuestro continente?

En la situación actual, no. Estamos gobernados por bribones que no tienen sentido de la política, tal como lo definen Carl Schmitt y Julien Freund.

¿Es China, con la que Europa comparte una larga frontera común, un competidor o también un enemigo?

Es un competidor, pero las bazas de las que dispone se las ha dado la desastrosa política de deslocalización, uno de los pilares de la ideología neoliberal que la anglosfera nos ha impuesto desde el advenimiento de Lady Thatcher, a la que los trabajadores ingleses llamaban «La vieja bruja malvada»,en el 10 de Downing Street. Si China organiza la esfera de coprosperidad de Asia Oriental, sin infringir la libertad de movimiento y desarrollo de sus pequeños vecinos, si encuentra un modus vivendi con la India en el Himalaya, si desarrolla su interesante proyecto de la Nueva Ruta de la Seda, todo irá bien. Los escollos con China podrían residir en el expolio de los recursos pesqueros del Atlántico o en una ampliación de nuestros respectivos intereses en África.

Tengo presente la idea de Leibniz: las dos grandes zonas de la civilización, Europa y Asia, deben estar conectadas por Moscovia (como se llamaba entonces), cuya función es un puente, un puente euroasiático. La política del «Cinturón y la Ruta» no es ciertamente mala y también es de nuestro interés, contrarrestada por el Eje Norte-Sur de los rusos (India, Irán, Volga, Mar Blanco). Y volviendo a Guillaume Faye, el proyecto chino toma el relevo de tres de sus obsesiones ferroviarias: el Breitspurbahn previsto por la Alemania nacionalsocialista, el aerotren de la Francia de De Gaulle, el transiberiano soviético BAM (Baikal-Amur-Magistral) y la red ferroviaria imaginaria del cuento que flanquea su obra sobre el arqueofuturismo. El tren de alta velocidad chino y el hyperloop corresponden a su visión de las comunicaciones terrestres en «Eurosiberia».

El Pacífico: ¿un mar chino en el siglo XXI o un mare nostrum de la Gran Europa del mañana?

Un pequeño recordatorio histórico: cuando Haushofer, el geopolitólogo alemán, al que todo el mundo redescubre hoy, fue a Japón para ocupar su puesto de agregado militar de la Alemania guillermina, hizo una parada en la India y visitó a Lord Kitchener, que mencionó el Pacífico, donde, en ese momento, Alemania poseía las Marianas, que había comprado a España en 1895. Kitchener le dijo que si Europa perdía el Pacífico, retrocedería inexorablemente. Quería que Alemania se quedara con estos miles de islas. Japón las heredó en 1919, tras el Tratado de Versalles. Y los Estados Unidos la tomaron en 1945. Así que ellos son los maestros del juego allí. Nada ha cambiado.

China simplemente intenta neutralizar lo que se conoce en geopolítica como la «primera cadena de islas», para asegurar su suministro de petróleo de Oriente Medio, petróleo que, además, corre el riesgo de ser bloqueado en los puntos de estrangulamiento de Singapur, Sunda y Lombok. La política de Estados Unidos es contener a China en un pequeño espacio marítimo en el borde del continente y estrangularla en los estrechos de Indonesia y Malaisia.

¿Con qué potencias del mundo podría aliarse Europa en el futuro para hacer frente a sus enemigos?

Europa debe confiar sólo en sí misma. Pero le interesa renovar sus lazos con los países hispanos de América del Sur y con Brasil, siguiendo de cerca la evolución de diversos populismos originales, propios del continente iberoamericano. En estos países de habla hispana y portuguesa, la idea imperial europea, la de Carlos V, Felipe II y sobre todo Felipe III (demasiado a menudo olvidada), no ha muerto, especialmente en la obra de un autor que he descubierto recientemente, el argentino Marcello Gullo. Los proyectos continentalistas son absolutamente interesantes de seguir, sobre todo si se recuerda que se inspiraron en parte en François Perroux, un brillante economista al que el neoliberalismo ha hecho olvidar.

Europa: ¿la última oportunidad del mundo blanco?

No tiene buena pinta. Puedes ver, como yo, el estado moral e incluso físico en el que se encuentran nuestros países. Pero la civilización europea ha dejado un legado considerable que sólo nosotros podemos salvar.

Robert Steuckers, Koenraad Logghe y Denis Ilmas: El peregrino absoluto: Marc Eemans y los evolianos de Bruselas. Letras Inquietas (Octubre de 2021)

Imagen: Gerd Altmann: Globalización

 

Robert Steuckers
Robert Steuckers es un ensayista y activista político belga. Está considerado como el teórico de la Revolución conservadora en la Nueva Derecha. Tras abandonar esta escuela de pensamiento en 1993, fundó Synergies européennes para defender un nacionalismo anticapitalista paneuropeo.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies