¿Es el wokismo un producto del marxismo? – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

¿Es el wokismo un producto del marxismo?


Denis Collin | 23/12/2021

La ideología del «despertar» (woke) y los diversos movimientos que se inspiran en ella toman un lugar cada vez más importante en el espacio universitario y mediático, multiplicando prohibiciones y censuras.

Ayer contra la representación de una obra de Esquilo, al día siguiente contra la estatua de Colbert, reclamando la renuncia de los profesores «de pensamiento incorrecto».

Los portavoces de este movimiento tienen mesa abierta en las radios del servicio conocido como, por costumbre, público. Como no se pierden los viejos reflejos, para denunciar el wokismo, a veces está de moda ver en él una nueva manifestación de un marxismo, aunque en mal estado. Evidentemente, podemos decir cosas malas sobre el marxismo, pero si de hecho existe una acusación infundada, es la que la convierte en el padre putativo del movimiento woke.

En realidad, el movimiento del despertar es como Coca-Cola y Halloween, un producto de importación estadounidense. Pero sus orígenes ideológicos se encuentran en la «teoría francesa», es decir, entre los filósofos «posmodernos» franceses o los teóricos de la «deconstrucción», término que constituye el eslogan principal del movimiento woke.

Ahora bien, todos estos pensadores son acérrimos oponentes del marxismo. Si adoptan voluntariamente un discurso “anticapitalista”, en cualquier caso rechazan tanto la centralidad de la lucha de clases como la figura de la clase obrera como sujeto histórico. La clase trabajadora y sus organizaciones están todas «desactualizadas»: demasiado conservadurismo, demasiados estereotipos. Preferiremos los esquizofrénicos (Deleuze), los «presos» (Foucault), minorías, especialmente inmigrantes (Badiou despidió muy pronto a la clase trabajadora francesa de cualquier papel revolucionario a favor de la figura redentora del inmigrante), movimientos feministas, la «actitud queer» (nuevamente Foucault).

Todas estas corrientes, que florecieron en los años posteriores al sesenta y ocho, consideran, como Michel Foucault, que la cuestión del poder estatal como cuestión central está desactualizada y que es necesario oponerse en primer lugar a los «micropoderes» y «disciplinas» que domestican al individuo. Es de nuevo con Foucault y su alumna estadounidense Judith Butler que se reclama la necesidad de «identidades flotantes» frente a las «asignaciones sociales» a una única identidad sexual. Finalmente, tenga en cuenta que, esta antinomia entre el marxismo y la «teoría francesa» se encuentra en todas las orientaciones del movimiento del «despertar».

SUGERENCIA:   Tomislav Sunic: "Tienes que unirte a tu tribu para salvar la vida"

El marxismo es universalista y considera que las peculiaridades de diferentes pueblos y diferentes religiones están llamadas a pasar por el molino del desarrollo mundial del modo de producción capitalista. Por el contrario, el woke es relativista y denuncia el universalismo como la máscara de la dominación «blanca».

Marx y Engels, al tiempo que condenaban los terribles métodos y abusos de la colonización, la veían como uno de esos trucos de la historia por los que los pueblos colonizados despertarían de su letargo y ocuparían su lugar en la lucha junto a otros proletarios de todos los países. Eran francamente eurocéntricos y consideraban que la civilización europea estaba liderando el camino. Fue nuevamente Lenin quien afirmó que el socialismo moderno era el heredero de la filosofía alemana, de la economía política inglesa y del socialismo francés, que a su vez surgió de la Ilustración. Uno se pregunta por qué los censores «despiertos» no exigen el retiro inmediato de las obras de estos horribles pensadores.

Los marxistas somos antirracistas y antiesclavistas, eso es evidente. Marx escribió el discurso de la Asociación Internacional de Trabajadores al presidente Lincoln con motivo de su reelección en 1864 y lo llamó «un hijo enérgico y valiente de la clase trabajadora» que será capaz de «llevar a su país a la lucha sin precedentes», por la liberación de una raza encadenada y por la reconstrucción de un mundo social. La lucha contra la esclavitud y la discriminación racial es esencial para los marxistas tras las grandes revoluciones «burguesas» del siglo XVIII.

Olvidando el carácter revolucionario de la burguesía, el woke hace de la trata de esclavos una mancha indeleble que condena de antemano a todos los «blancos». La prueba de que los diversos movimientos woke no tienen relación con el marxismo y la lucha obrera, basta con escuchar a sus principales heraldos. La señora Houria Bouteldja, musa del movimiento de los Indigènes de la République, ¿no declaró que el trabajador blanco es su enemigo? La señora Rokhaya Diallo es una figura de la jet set. Es una «intelectual orgánica» de la «clase capitalista transnacional», muy bien descrita hace más de dos décadas por Leslie Sklair. La señora Traoré se ha convertido en la favorita de las grandes marcas de moda. La promoción del lumpenproletariado y de los matones de las «ciudades» al rango de movimiento revolucionario no tiene nada que ver con el marxismo:

SUGERENCIA:   Carlos Martínez-Cava analiza el futuro de España tras la moción de censura

En conclusión, recordemos que los marxistas apenas llevaban en sus corazones la ideología liberal-libertaria que se desplegó después de 1968. Como un viejo hombre blanco heterosexual, Marx condenó el trabajo nocturno de las mujeres como contrario a la modestia femenina. ¡No estaba pidiendo la abolición de la moralidad, sino que denunció al capitalismo como un sistema que barrió todas las barreras morales!

Podemos criticar el marxismo, sin olvidarnos de distinguir entre el marxismo y el pensador Marx, pero en cualquier caso, no podemos culparlo por alimentar el movimiento woke. Si todavía hubiera marxistas serios en este país, no hay duda de que ellos estarían a la vanguardia de la lucha contra estas locuras que en ciertos sectores del capital encuentran un oído complaciente pero que se dirigen ante todo contra los trabajadores, estos «bastardos» y «pobres», estos beaufs (paletos) que saben muy bien que el trabajo sigue siendo el tema central de nuestras sociedades.

Denis Collin: Transgénero: Un posthumanismo al alcance de todos los presupuestos. Letras Inquietas (Noviembre de 2021)

Fuente: La Sociale

Traductor: Carlos X. Blanco

Imagen: wal_172619: Graffitti de Karl Marx

 

Denis Collin
Denis Collin es profesor de filosofía y autor de numerosos ensayos políticos y filosóficos.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies