Explosión en Beirut: ni Estado ni gobierno en el Líbano – Adáraga


Explosión en Beirut: ni Estado ni gobierno en el Líbano


Tibet Dikmen | 17/08/2020

En primer lugar, no debemos olvidar señalar el hecho de que el Líbano, a pesar de su pequeño tamaño, es uno de los países más complicados de Oriente Medio. El número exacto de la población de este país, que contiene 18 religiones y sectas diferentes, aún se desconoce ya que no se ha realizado un censo oficial desde 1932. Esta diversidad religiosa ha dado lugar a muchos conflictos sectarios, que van desde simples guerras limitadas entre barrios (como, por ejemplo, el el conflicto de Jabal Mohsen aún en curso) a devastadoras guerras civiles (1975-1990). Esta heterogeneidad y desunión de la población ha permitido que diferentes polos de influencia se apoderen de regiones y comunidades distintas. Cuando lo miramos de manera concreta, el Líbano no es un estado independiente y soberano.

Incluso si, sobre el papel, existe una República Libanesa con órganos estatales más o menos legítimos, el país está en realidad profundamente dividido en varias partes, cada una con su propia estructura cultural y administrativa. La administración del pseudo-estado también depende en gran medida de estos polos de influencia, lo que crea una situación de verdadera guerra fría en el país. Pero desde un punto de vista general, podemos ver tres grandes campos distintos: por un lado los chiítas, en su mayoría descendientes de los Nusayris de Siria, apoyados por Irán y representados por Hezbolá. Por otro lado, los sunitas que no pueden formar una unión, en particular debido a los polos de influencia que constituyen Arabia Saudita y Turquía. Y tercero, los cristianos maronitas, quienes sienten una fuerte simpatía por Francia, que viven en las zonas más lujosas de la costa y que constituyen, en cierto modo, la élite económica.

Actualmente, observamos un Líbano enfrentado a problemas multidimensionales y en medio del colapso. En particular, por un lado, debido a la crisis económica, los esfuerzos de Irán, Arabia Saudita y Francia por tener voz en el país, y por otro, la grave afluencia de refugiados sirios y las múltiples tensiones que se derivan de ello. La sospechosa explosión del 4 de agosto fue la gota que colmó el vaso.

Sin embargo, el Líbano es tan precioso a los ojos de las grandes potencias mencionadas anteriormente, porque sirve como puerta de entrada y desempeña un papel logístico para alimentar a las diversas organizaciones terroristas y milicias no oficiales apoyadas por estas mismas potencias (en África y Oriente Medio). Este). Incluso podría considerarse como uno de los últimos bastiones de Francia en el exterior, de ahí el comportamiento poscolonial de Macron durante su visita de «apoyo», que disgustó mucho a los medios locales.

RECOMENDADO:   El coronavirus y la responsabilidad criminal del Gobierno

Además, se sabe que el Puerto de Beirut es uno de los principales lugares donde se inventan las operaciones logísticas de los demás. A esto, podemos atribuir las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que esperaban su destino desde 2014. De hecho, la Dirección de Aduanas del Líbano ha afirmado que, durante 6 años, pidió a los tribunales no almacenar esta sustancia en el almacén del puerto sin éxito. Esto significa que hay muchos aparatos estatales chocando en el país, y que estos pueden incluso llevar a una tragedia que destruya la vida de cientos de civiles comunes, como la citada explosión.

La reanudación de las protestas demuestra que el pueblo libanés ya no tiene ninguna confianza en el pseudo-estado libanés. El primer ministro Diab anunció su dimisión en una rueda de prensa celebrada en el Palacio de Gobierno y calificó la explosión en el puerto de Beirut como «el resultado de una corrupción arraigada en la administración del Estado» y afirmó que darán un paso atrás para poder participar en el «movimiento por el cambio codo a codo con el ciudadano». Diab añadió que «queremos abrir una puerta para salvar el país».

Con todo esto, la renuncia del Gobierno no tiene sentido para los manifestantes. El año pasado, el ejecutivo de unidad nacional también renunció, pero se formó un nuevo Gobierno bajo el liderazgo de las mismas fuerzas políticas. La renuncia del primer ministro Hassan Diab ya era previsible y el pueblo se está volviendo ahora contra la propia entidad estatal. Parece que los manifestantes están decididos a continuar su lucha hasta que el presidente y el parlamento sean derrocados. Queda por ver las consecuencias directas e indirectas en la región derivadas de esta crisis multidimensional.

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Explosión del 4 de agosto en Beirut

 

Tibet Dikmen
Tibet Dikmen es alumno de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Lovaina. También es el corresponsal de Euro-Synergies para Oriente Medio.




Adáraga ofrece todos los contenidos de su edición digital completamente gratis. Si quieres ayudarnos a continuar con nuestra labor de reconquista cultural, puedes hacer tu donativo seguro en bitcoins clickando aquí. ¡Muchas gracias!




Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies