X
       

 A la venta el número 12 de nuestra revista en papel

Artículos

Guerra de Ucrania: la desgracia de los europeos hace prosperar a la América de Biden


Frédéric Lassez | 02/12/2022

  Tu ayuda económica a Adáraga es vital

Los europeos tienen principios. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, lo recordó en su discurso sobre el estado de la Unión del pasado septiembre. La batalla en la que estaba inmersa Europa era la de la democracia contra la autocracia. Por supuesto, los próximos meses no serían fáciles, pero nuestros valores estaban en juego. Añadió que no había que preocuparse porque, en materia de energía, Europa se alejaría de su dependencia de Rusia y se dirigiría a proveedores fiables, sobre todo a Estados Unidos. Gracias a las numerosas medidas adoptadas por Bruselas, pronto podremos «garantizar nuestra seguridad de abastecimiento y, al mismo tiempo, asegurar nuestra competitividad a nivel mundial».

Los estadounidenses también tienen principios, pero, a diferencia de los europeos, se aseguran de que estén al servicio de sus intereses. Y, de hecho, si se observa la situación al otro lado del Atlántico, uno se da cuenta rápidamente de que la guerra en Ucrania no sólo perjudica a las personas. Para algunos, es incluso un premio gordo. Mientras Europa se enfrenta al riesgo de escasez de energía este invierno, a la inflación y a la amenaza de recesión, Estados Unidos cobra a los europeos un precio cuatro veces superior al de su mercado interno por el gas de esquisto y aumenta su venta de armas.

Como recordaba recientemente François Lenglet en RTL, lo que estamos presenciando es una gigantesca transferencia de riqueza de Europa a América. Estados Unidos, que ya era el primer productor de petróleo, se ha convertido, gracias a la crisis y a la demanda europea, en el primer productor mundial de gas. Nunca antes el sector energético estadounidense había prosperado tanto.

Con los precios del gas entre cinco y seis veces más bajos al otro lado del Atlántico, la industria europea también se enfrenta a la perspectiva de una deslocalización masiva. El pasado lunes, Emmanuel Macron organizó una cena con industriales europeos para animarles a quedarse en Europa y especialmente en Francia. El presidente y director general de Dassault Aviation, Éric Trappier, que preside la Unión de Industrias y Oficios de la Metalurgia (UIMM), declaró recientemente al diario Les Echos: «Conozco a varios industriales que me dicen que se arrepienten de la inversión que hicieron hace seis meses, que no habrían hecho si hubieran conocido la evolución de los precios de la energía». Lo tomo como una primera señal que no augura nada bueno.

 Descubre los libros de Letras Inquietas y Ultima Libris

Un temor a ver cómo varias empresas se marchan a pastos más verdes, un temor reforzado por las medidas adoptadas por Joe Biden este verano para reforzar el atractivo de su país. La «Ley de Reducción de la Inflación», un plan de inversión masiva de 430.000 millones de dólares, tiene como objetivo, en particular, la creación de una industria estadounidense del automóvil eléctrico. ¿Descarbonización de la economía y fomento de la transición energética? Causas muy nobles. Pero van acompañadas de medidas que distorsionan la competencia y fomentan la inversión en Estados Unidos. Por ejemplo, la reducción de 7.500 dólares en la desgravación fiscal concedida a los compradores de coches eléctricos no se aplicará a los modelos ofrecidos por fabricantes no estadounidenses.

Emmanuel Macron, que voló el martes a Estados Unidos para una visita de Estado, espera convencer a Joe Biden de que dé marcha atrás a estas medidas. Sin embargo, como señaló Le Figaro el 28 de noviembre, «hacer concesiones a los fabricantes extranjeros en un nuevo sector eléctrico en el que Estados Unidos es el líder no le interesa electoralmente». Hay pocas posibilidades, pues, de que la diplomacia macroniana de la camisa blanca y la palmadita en la espalda, que tanto gusta a nuestros medios, impresione mucho al presidente estadounidense.

Hace unos días, Politico informó de las quejas del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, que pidió a Washington que tuviera en cuenta las preocupaciones europeas. La respuesta del portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Biden fue: «La subida del precio del gas en Europa está causada por la invasión de Ucrania y la guerra energética de Putin contra Europa. Y punto».

Detrás de los grandes principios, está el frío realismo de las relaciones de poder. Frente a la política estadounidense, Bruno Le Maire declaró recientemente: «Europa no debe ser el último de los mohicanos». Apostamos a que, como mínimo, será el blanco de las bromas.

Fuente: Boulevard Voltaire