Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Günter Maschke, una de las principales figuras de la Nueva Derecha, nos ha dejado


Valerio Benedetti | 14/02/2022

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Supe con mucha tristeza que Günter Maschke nos dejó. Para quien no lo conozca, Maschke fue uno de los principales intelectuales de la Nueva Derecha alemana, así como uno de los mayores conocedores del pensamiento de Carl Schmitt. Hace aproximadamente un año, tuve el placer de entrevistarlo para Il Primato Nazionale (en el número de abril de 2021), una revista que siempre se ha destacado por su diálogo con las mejores mentes de la cultura apolítico-conformista en Europa.

Como no tenía una dirección de correo electrónico, nuestras conversaciones eran en su mayoría por teléfono (conversaciones que duraban un promedio de una hora y media, que literalmente me quitaron la vida, pero siempre fue un placer escucharlas). Maschke me había dicho que había estado enfermo durante algún tiempo y aparentemente su salud se había deteriorado. Tenía la esperanza de visitarlo en Fráncfort pero, en parte debido a la pandemia, eso no fue posible.

Con los años, la bibliografía sobre Carl Schmitt se ha vuelto interminable. Pero, en cualquier caso, quien quiera adentrarse en las profundidades del pensamiento de Schmitt no puede dejar de toparse con el nombre de Günter Maschke. Su conocimiento del gran jurista y filósofo alemán es casi enciclopédico. Cualidades que hasta sus más acérrimos detractores (y hay muchos) se ven obligados a reconocer. Con su intelecto brillante y su lengua afilada, Maschke es un polemista nato. Y sin él, quizás, nuestro conocimiento de Schmitt no se hubiera salvado de las abusivas interpretaciones que de él han hecho muchos intérpretes liberales y marxistas.

Y pensar que Maschke dio sus primeros pasos en la política dentro del Partido Comunista Alemán, que había sido prohibido en Alemania Occidental en 1956. Fue en estos círculos donde conoció a la carismática Gudrun Ensslin, quien fundó con otros la Rote Armee Fraktion, un temido grupo terrorista de extrema izquierda. Pero no fue Gudrun quien se ganó el corazón de Günter, sino su hermana Johanna, con quien se casaría en 1965. Cuando él y su esposa se mudaron a Tübingen, Maschke tuvo la oportunidad de estudiar filosofía en la universidad local y asistir a conferencias de Ernst Bloch. Rebelde, huyó a Austria, donde se unió a la Comuna de Viena y fue arrestado por haber participado en una manifestación contra la guerra de Vietnam. Gracias a efectivas protestas mediáticas, sus compañeros de lucha lograron impedir su extradición a la República de Bonn, lo que le permitió desembarcar en Cuba, donde encontró asilo político.

Sin embargo, fue durante su estancia en la isla caribeña (1968-1969) cuando Maschke rompió con la ideología marxista: expresó reiteradas críticas al gobierno castrista y rechazó muchos puestos ofrecidos por el régimen, hasta el punto de ser finalmente expulsado del país por «actividad contrarrevolucionaria». A su regreso, finalmente tuvo que cumplir un año de prisión por deserción. Mientras tanto, sus reportajes sobre la Cuba de Castro tuvieron mucho éxito y le abrieron las puertas de la prestigiosa editorial Suhrkamp y del Frankfurter Allgemeine Zeitung, el principal diario alemán.

En 1985, escribió un obituario en memoria de Carl Schmitt que desató una gran controversia. De hecho, su lectura de las obras de Schmitt había sido decisiva para su «conversión» política (que seguiría siendo una dolorosa traición para sus antiguos camaradas), tanto que Maschke entabló una sólida amistad con Schmitt, visitándolo a menudo en su «exilio» en Plettenberg. Sin embargo, su obituario en honor de Schmitt provocó una amarga discusión con Jürgen Habermas, que terminó con el despido de Maschke de Frankfurter Allgemeine Zeitung, como me señaló después de la publicación de la entrevista, fue de hecho Dolf Sternberger y no Habermas el responsable de su expulsión).

Su excomunión pública, que le acarreó evidentes problemas, no impidió que Maschke prosiguiera sus estudios sobre Donoso Cortès y Carl Schmitt y se estableciera como el mayor especialista en Schmitt y su pensamiento. Y, añadiríamos, como uno de los más lúcidos intérpretes de las categorías ideológicas dominantes en la actualidad.

Fuente: Euro-Synergies